Malayerba: Despídete de tu hijo

Le habían dado todo, sin pedirle nada. Ahora él les daba males: dolores de cabeza, insomnio, preocupaciones, una zozobra honda bajo el párpado inferior, unas manos gastadas de tanto tallarse entre sí, unos pliegues en la piel que cada vez se pronunciaban más, y una vejez apurada y reflejada con fidelidad alrededor de ojos, boca […]