Campesinos vs gobierno neoliberal sin sentido social

PRODUCTOR AGRÍCOLA. Nosotros cumplimos, falta el Gobierno.

En 2018, los campesinos sinaloenses le creyeron a Andrés Manuel López Obrador.

Les prometió 7 mil pesos por tonelada como precio de garantía para el maíz y firmó un acuerdo para que “se termine el menosprecio, el abandono al campo y se comience una etapa nueva de rescate a los campesinos y a la actividad productiva”.

Lea también: Cápsulas de filosofía política para pascua

“Les digo de manera sincera que el rescate al campo es una de las principales prioridades de nuestro gobierno, vamos a impulsar las actividades productivas del campo, como no se ha hecho en mucho tiempo, en décadas”, presumió.

Luego de cuatro años de gobierno, muchas voces campesinas reclaman que se cumplan esas promesas.
Algunos aún se resisten a manifestarse como lo hicieron contra otros gobiernos que tampoco les cumplieron.

El presidente desapareció Financiera Rural, el banco gubernamental, si los campesinos sinaloenses quieren crédito, deben ir al banco privado.

El presidente desapareció varios programas y redujo el presupuesto de la Secretaría de Desarrollo Rural. Los campesinos sinaloenses compiten, sin apoyo del gobierno, contra agricultores de otros países. El presidente deja a los campesinos sinaloenses solos en el mercado.

El presidente aplica una política neoliberal a los campesinos sinaloenses.

Los campesinos sinaloenses cumplieron con producir 6 millones de toneladas de maíz y ahora exigen que se les cumpla la promesa de precio de garantía, solo así sus familias tendrán condiciones dignas de alimento, vivienda, vestido, educación y salud.

El mercado sólo ofrece 5 mil 800 pesos, el gobierno quiere comprar a 6 mil y, solo un millón de toneladas, a 6 mil 965.

Lo que está en juego es la calidad de vida de las familias campesinas.

Si los dejan solos tendrían que comer menos, no reparar sus viviendas, no comprar útiles escolares ni medicinas y, probablemente, no tener con que sembrar el próximo ciclo.

Ya protestaron y obligaron a que les dieran una primera respuesta, insuficiente, pero es el inicio de la ruta.
Si no hubieran reclamado no les hubieran dado nada.

No son los únicos.

“Con el precio que hoy tenemos es la muerte del campo, si el gobierno no sale en auxilio de los productores”, dice Juan Leyva Mendívil, líder de los productores de trigo de Sonora.

“El año pasado llegamos a vender nuestras cosechas en 12 mil millones de pesos; con la caída del precio internacional y la depreciación del dólar, venderíamos en 8 mil millones de pesos; son 4 mil millones menos”

“Al sordo hay que gritarle”, agrega el sonorense.

De “politiquerías” tacha un diputado de Morena los reclamos de los campesinos sinaloenses.

Los mexicanos consumimos 33 millones de toneladas de maíz blanco al año. Los 6 millones que producen los campesinos sinaloenses son fundamentales.

Si los productores de maíz se hubieran comportado como “neoliberales” y hubieran sembrado lo que tenía mejor pronóstico de precio en el mercado, hoy el país sería deficitario en el artículo alimentario más consumido.

Los precios de la tortilla estarían mucho más altos, al igual que otros componentes esenciales de la comida de los mexicanos. Estaríamos negociando y comprando maíz a otros países, con el pie de ellos en nuestro cuello.

El 29 de octubre pasado vino el presidente a Sinaloa, a Guamúchil, a pedir a los campesinos sinaloenses que aumentaran las siembras de maíz para evitar que la inflación de los alimentos continuara.

Los campesinos aumentaron la superficie cultivada de 439 mil hectáreas, que habían sembrado el ciclo pasado, a 501 mil, en la actual.

Los campesinos sinaloenses cumplieron.

Ahora les responden que los que tienen que comer menos son sus familias.

Ahora resulta que el gobierno no puede intervenir porque no quiere alterar los precios que marca el mercado.

Ahora resulta que el presupuesto del gobierno no puede ser usado para apoyar a las familias de quienes produjeron los alimentos que todos comemos.

Los campesinos sinaloenses enfrentan una prueba suprema.

Buscan vida digna para su familia.

Buscan pago justo para su titánico esfuerzo.

Enfrentan a un gobierno neoliberal y sin sentido social.

Los campesinos deben salir de este proceso con mayor capacidad productiva y con una nueva relación con el gobierno, los mercados y la sociedad.

No los dejemos solos.

Censuremos a los funcionarios y líderes que les fallen.

No deben perder.

¡Siete mil pesos por tonelada de maíz y 8 mil por la de trigo!

Artículo publicado el 16 de abril de 2023 en la edición 1055 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1111
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.