Cine: ‘Los reyes del mundo’

Cine: ‘Los reyes del mundo’

Después de muchos años de espera, por fin, Rá (Carlos Andrés Castañeda) recibe los documentos que lo acreditan dueño de las tierras que le hereda su abuela, de las cuales, como a otros tantos, a ella la despojaron. Con una mochila cargada de sueños e ilusiones, el joven deja la vida en la calle y, acompañado de sus amigos, a quienes ve como sus hermanos: Sere (Davison Florez), Nano (Brahian Acevedo), Culebro (Cristian David Duque) y Winny (Cristian Campaña), se dirige de Medellín a Cauca para reclamar lo que le corresponde y construir su hogar, en caso de que la burocracia, la corrupción y unos oportunistas invasores se lo permitan.

Con Los reyes del mundo (Colombia/2022), su segunda película, la cual considera la primera epicapunck (por elocuente y subversiva) en el mundo, la directora Laura Mora Ortega pretende abordar la violencia ligada a los hombres como un patrimonio masculino –como ejemplo, en el 2021, las víctimas de homicidio en Colombia fueron 12 mil 242 hombres y 993 mujeres. También, en 2017, la cineasta realizó Matar a Jesús, en la que una joven de 22 años presencia el asesinato de su padre, lo cual le sucedió a ella misma en la realidad.

Con un guion de María Camila Arias junto a la propia Mora Ortega, en la cinta no solo se aprecia la violencia en las características de personalidad de los cinco actores principales, quienes, solo porque sí, se tratan de manera agresiva y cometen actos de vandalismo cada que pueden, sino en la manera en que algunos se apoderan de la propiedad de otros con el respaldo de las autoridades, por el hecho de que en el lugar existen minerales valiosos, que los llevarían a enriquecerse a costa de lo que sea.

El filme disponible en Netflix posee uno que otro aspecto por demás interesante. De entrada, al mismo estilo de Rodrigo D. no futuro (1990) y La vendedora de rosas (1998), del también colombiano Víctor Gaviria, se vale de actores no profesionales para interpretar a los personajes, lo que provoca una naturalidad y veracidad inigualable a la historia. Además, que en el trayecto de los jóvenes, de una ciudad a otra, y las aventuras que viven, se logra una interesante road movie en la que sí o sí, el movimiento no solo es físico, sino personal, sobre todo emocionalmente.

Son varias las escenas en realidad impactantes en las que los protagonistas experimentan diferentes batallas para logar su objetivo, aunque dos son particularmente impecables: cuando Rá (excelente capacidad histriónica, aparte) reclama la propiedad que le dejó su abuela, la que murió sin recibir justicia, y ante la negativa de las autoridades de devolvérsela, él intuye que le pudiera suceder lo mismo; y esa conversación en una casa en ruinas con dos personas de la tercera, quienes supuestamente conocieron a la familia del joven que busca hacerse de su tierra.

Es interesante cómo la película aborda el tema de la amistad de una manera muy especial, en tres de los jóvenes, principalmente, los cuales, a pesar de todas las adversidades y al asumirse solos en el mundo, logran una empatía sana, honesta y crear un vínculo que difícilmente se pudiera quebrantar. No obstante, por otro lado, la violencia también está presente como un aspecto inalienable, sin duda, de los varones. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 15 de enero de 2023 en la edición 1042 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.