Aterciopelado, ‘diálogo’ de Rocha con diputados

Aterciopelado, ‘diálogo’ de Rocha con diputados

La oposición brilla por su ausencia en una sesión solemne y agotadora

Al final, cuando ya habían transcurrido cinco horas de la reunión con el gobernador Rubén Rocha Moya, el área de butacas del Salón de Sesiones del Congreso del Estado lucía desolada. Se habían retirado los beneficiarios de los programas sociales que había invitado, los trabajadores de Salud que presumió había basificado, los empresarios, dirigentes de organizaciones, rectores de universidades… y hasta periodistas.

Estoicos, los integrantes de su gabinete permanecieron hasta el final, cumplieron con el deber de dar acompañamiento a su jefe. También los diputados de todos los grupos parlamentarios y los representantes de las fuerzas armadas, a quien Rocha Moya elogió por haber permanecido en el recinto, aunque explicó que por su formación y entrenamiento, estaban preparados para jornadas como la de ese día.

A diferencia del día de su toma de protesta, no hubo presencia de representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, ni un surtido de sus ex compañeros senadores, más que los sinaloenses, Imelda Castro, Raúl Elenes su suplente hoy en funciones, y Mario Zamora, quien fuera su rival en la contienda electoral por la gubernatura.

Invitados, pero ausentes, Francisco Labastida Ochoa, Jesús Aguilar Padilla y Quirino Ordaz Coppel, su antecesor, de quien dijo no le dejó ni para pagar los aguinaldos. El único presente, Mario López Valdez.

En las primeras filas los presidentes municipales, hombres y mujeres, a quien quiso presentar uno por uno con toda paciencia. Justo al centro, atrás de las curules de los legisladores, su familia, hijos, su hija Eneida quien preside el DIF Sinaloa, yerno, nueras, nietos, bisnietos, a todos presentó, aunque con mayor celeridad.

Hacía 15 años que un gobernador no acudía al Congreso del Estado para escuchar los posicionamientos de las diferentes fuerzas políticas representadas en el marco de un Informe de Gobierno.

En el encuentro no hubo ovaciones, tampoco interpelaciones durante el mensaje del mandatario en el marco de la reunión de trabajo, a la que el Congreso del Estado evitó denominar comparecencia, y prefirió catalogar como sesión solemne.

Bajo el nuevo formato de Informe de Gobierno que le tocó estrenar a Rocha Moya al rendir cuentas de su primer año de administración estatal, tuvo la novedad de que se abrió un espacio de preguntas y respuestas, cuyo número y secuencia fue consensuada entre los grupos parlamentarios.

La reunión se había estimado con una duración de dos horas, máximo dos horas y media, pero las estimaciones fueron totalmente inexactas, pues el tiempo se duplicó. No calcularon que el gobernador respondería con toda paciencia cada una de las preguntas, sin prisas.

Al igual que las iniciativas enviadas para análisis y aprobación, los legisladores dieron un trato similar. No hubo preguntas incómodas, señalamientos ásperos ni epítetos de ninguna índole, ni de diputados ni de la concurrencia.

Del tema de las deudas heredadas, de las arcas sin fondos no hubo ningún cuestionamiento, ni de las investigaciones de casos espinosos como la concesión y construcción del estadio Kraken que tanto habían señalado los diputados de Morena en la anterior Legislatura; tampoco de la falta transparencia en las obras públicas denunciadas por organizaciones como Iniciativa Sinaloa.

En cambio, hubo reconocimientos a la solución de las demandas laborales de los trabajadores del sector Salud, la entrega de apoyo a discapacitados…

El diputado sin partido, Adolfo Beltrán Corrales, llegó a afirmar que Rocha Moya era el primer gobernador humanista de toda la historia de Sinaloa; el PAS, en voz de su coordinadora parlamentaria, Alba Virgen Montes, le refrendó el apoyo que le dieron en la alianza electoral; lo mismo haría el PT con la diputada Guadalupe Cázares.

Morena, como era de esperarse elogió los logros de Rocha Moya y su humanismo solidario que está soportado en una política de izquierda, como lo denominó el coordinador del grupo parlamentario, Feliciano Castro.

El PRI reclamó el rezago en las actividades primarias como la agricultura, a la cual solo se asignaron cinco metas en el Plan Estatal de Desarrollo 2022-2027, las cuales la mayoría están reprobadas. La diputada Cinthia Valenzuela Langarica, quien funge como líder del PRI, lamentó el desplome de sectores como el agrícola con el 20.6 por ciento.

La diputada del PAN, Giovanna Morachis Paperini, dijo que no estaban satisfechos porque la infraestructura y equipamiento de los centros urbanos enfrentan un constante deterioro. Además de que la “llamada obra social” eran pequeñas inversiones en comunidades que si bien alivian la situación de los pueblos, no tienden a solucionar las necesidades de crecimiento y generación de empleos.

La política al mando en el ejercicio del gobierno de Rubén Rocha Moya es el humanismo solidario, soportado en la política de izquierda, en las tradiciones más profundas del pueblo de México, el amor al prójimo, y en el amor a los otros, dijo el coordinador parlamentario de Morena ante un público agotado, en una intervención de 14 minutos, cuando solo tenía derecho a cinco.

Artículo publicado el 27 de noviembre de 2022 en la edición 1035 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.