Rafael Caro Quintero: Viaje sin retorno

CARO QUINTERO. La reaprehensión en su tierra.

Al líder del extinto Cártel de Guadalajara la libertad le duró nueve años. El viernes pasado la Secretaría de la Marina obtuvo un trofeo para la DEA, que desde 2013 ha buscado su captura para juzgarlo por el asesinato del agente Enrique Camarena.


Esta vez sí agarraron a Rafael Caro Quintero. El Narco de Narcos cayó cuando se ocultaba entre matorrales en la comunidad de San Simón, en Choix.

Lea: Rafail https://bit.ly/3luz88W

Caro Quintero fue detenido por primera vez en 1985 por el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena y el piloto Alfredo Zavala Alvear; y en 2013 obtuvo su libertad con un amparo.

Desde su liberación, el gobierno estadounidense buscó su reaprehensión para extraditarlo, congelaron cuentas de sus empresas y familiares y decretaron decomiso de bienes.

De acuerdo con la Semar, el Príncipe, fue capturado en un operativo realizado en conjunto con la Fiscalía General de la República (FGR) el pasado viernes 15 de julio.

Fue localizado entre matorrales por un elemento canino de la Marina, de nombre “Max”, cuyo adiestramiento de búsqueda y rescate permitió su ubicación, habiendo sido puesto a disposición de la FGR para la integración de la carpeta de investigación correspondiente, informó la dependencia.

Según la Marina, el capo cuenta con dos órdenes de aprehensión en México y una orden de extradición a Estados Unidos.

“Se logró la detención de un presunto transgresor de la ley en el estado de Sinaloa, señalado como un objetivo prioritario para el Gobierno de México y de los Estados Unidos de América”, informó la Semar.

En diversos operativos en Badiraguato, la Semar había intentado detener a Caro Quintero.

En agosto de 2017 decenas de elementos de la Marina irrumpieron en los poblados Guanajuato y Santiago de los Caballeros en el municipio de Badiraguato.

Lea también: ‘Peina’ la Marina territorio de Caro Quintero

Los agentes sobrevolaron los poblados e ingresaron a las viviendas buscando al narcotraficante.

En abril del año pasado de nueva cuenta personal de la Marina arribó vía aérea a los poblados Guanajuato, Babunica y Bamopa.

En ninguno de los operativos tuvieron éxito.

Una historia criminal

En la década de los 80, junto con Miguel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto; Caro Quintero fundó el Cártel de Guadalajara.

La organización delictiva se vino abajo a partir de 1985 cuando asesinaron al agente “Kiki” Camarena; y al piloto, Alfredo Zavala Alvear.

Caro Quintero fue detenido el mismo año del asesinato de Camarena en Costa Rica; días después capturaron a Don Neto; y a Félix Gallardo en abril de 1989.

Caro Quintero estuvo preso durante 28 años y fue puesto en libertad después de obtener un amparo con el que fue absuelto en 2013.

Días después de que fue puesto en libertad, un juez giró una orden de aprehensión con fines de extradición y la DEA anunció una recompensa de 5 millones de dólares por su captura.

En 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación revocó la sentencia por la que había sido liberado y lo declararon responsable de los delitos de privación ilegal de la libertad, en la modalidad de secuestro, homicidio calificado y ordenaron su inmediata reaprehensión.

Lea también: ‘Peina’ la Marina territorio de Caro Quintero

Cuando se encontraba prófugo, fue sentenciado a 40 años de prisión por el asesinato del agente de la DEA y el piloto; por lo que le faltan por compurgar 11 años.

En la misma sentencia lo absolvieron de los delitos de homicidio calificado y privación ilegal de la libertad de los trabajadores de los ranchos “El Búfalo”, “Los Juncos” y “Montesco”.

Para el gobierno estadounidense, Caro Quintero nunca dejó de delinquir, y mientras estuvo en prisión continuó aliado con narcotraficantes.

EL TRASLADO.

En 2013, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ubicó una red de lavado de dinero de 35 empresas en la que Caro Quintero utilizaba a familiares y a varias personas para invertir en compañías legales.

Lea también: La DEA no olvida a ‘Kiki’ Camarena; va a la caza de Caro Quintero

En 15 de las empresas supuestamente lavaba dinero en alianza con Juan José Esparragoza Moreno, el Azul.

Las empresas eran gasolineras, constructoras, bares, restaurantes, inmobiliarias, venta de calzado y productos de belleza, ubicadas en Jalisco.

“Ninguna cantidad de esfuerzo puede limpiar su dinero sucio, pagado con su violencia y por sus víctimas, incluido el agente especial de la DEA, ‘Kiki’ Camarena. La DEA se compromete a que se haga justicia y no descansaremos hasta que se cierre el negocio de sus redes criminales globales, se hayan confiscado sus activos y se le haya quitado la libertad”, señaló el Departamento del Tesoro en esa ocasión.

Nuevas acusaciones

El 12 de abril de 2018 el gobierno estadounidense informó que habían incluido a Caro Quintero en la lista de los 10 más buscados del FBI y ofrecieron una recompensa de 20 millones de dólares.

El mismo día, el Departamento del Tesoro dio a conocer que en 2017 había presentado una acusación en su contra en la corte del Distrito Este de Nueva York.

El Departamento de Justicia señala que está acusado de participar en una conspiración internacional de distribución de heroína, metanfetamina y cocaína desde febrero de 2015 hasta enero de 2017 y una conspiración internacional de distribución de mariguana desde enero de 1980 hasta enero de 2017, así como el uso de armas de fuego.

Los millones de dólares generados por las ventas de drogas luego fueron transportados de regreso a México, señala la acusación.

El dinero era enviado a México mediante esquemas de lavado de dinero o se transportaba físicamente por medios clandestinos.

Caro Quintero operaba una vasta red de transporte de estupefacientes y fue responsable de la fabricación e importación de México a los Estados Unidos de toneladas de heroína, metanfetamina y mariguana. También fue responsable del envío de varias toneladas de cocaína desde Sudamérica hacia México y a los Estados Unidos, establece la acusación.

Menciona que la gran mayoría de las drogas traficadas por Caro Quintero desde Sudamérica, fueron importadas a los Estados Unidos, donde fueron consumidas.

La acusación también es por conspirar para asesinar personas que representaban una amenaza para su grupo criminal, e incluye el secuestro y asesinato del agente de la DEA, “Kiki” Camarena.

“La DEA nunca olvidará. Esta acusación es el resultado de una tremenda colaboración entre las fuerzas del orden público para llevar a Caro Quintero ante la justicia y envía un mensaje al cártel de que el tiempo no hace ninguna diferencia en nuestros esfuerzos para detener su tráfico de drogas y la violencia relacionada”, señaló en esa ocasión el agente especial, James J. Hunt.

Como líder del grupo criminal, Caro Quintero empleó a numerosas personas, cada una de las cuales jugó un papel para garantizar el éxito de la organización, incluidos los sicarios que llevaron a cabo actos de violencia en México, como asesinatos y secuestros para silenciar testigos potenciales y tomar represalias contra cualquier persona que proporcionara información a las fuerzas del orden.

También en 2018 la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) bloqueó 18 cuentas bancarias vinculadas con el Cártel de Sinaloa y Caro Quintero.

Lea también: UIF congela 18 cuentas bancarias al cartel de Sinaloa y a Caro Quintero

En 2020 el capo promovió un amparo contra la orden de extradición y dijo que era económicamente insolvente, porque por su condición de prófugo no podía trabajar y generar ingresos.

“El nombrado recurrente alega insolvencia porque dice tener más de 60 años de edad, no estar pensionado ni jubilado, y como hecho notorio aduce encontrarse sustraído de la acción de la justicia, lo que le impide laborar o desempeñar alguna actividad por la que pueda adquirir recursos económicos”, señala un documento del juzgado.

En 2021 el tribunal federal de Brooklyn dictó una sentencia en rebeldía y un decreto parcial de decomiso que autoriza la incautación y el decomiso de cinco bienes inmuebles ubicados en Guadalajara, México y sus alrededores, adquiridos por Caro Quintero.

DESDE LA CLANDESTINIDAD. ‘Quiero vivir en paz’

Caro: “quiero vivir en paz”

En enero de ese año, Caro Quintero envió una corona a su ahijado Juan José Esparragoza Monzón, el Azulito, fallecido por COVID-19.

“De tu padrino Rafael C. Q.”, decía la cinta de una corona de más de 500 rosas enviada a la funeraria donde era velado el hijo de Juan José Esparragoza Moreno, el Azul.

Lea también: Caro Quintero envía corona a hijo de el ‘Azul’

Desde la clandestinidad, en 2016 y 2018 dio dos entrevistas a la periodista Anabel Hernández.

En las entrevistas negó haber asesinado al agente “Kiki” Camarena y haber traficado cocaína, heroína y anfetaminas a Estados Unidos, pero reconoció que sí vendió toneladas de mariguana en México.

Del homicidio de Camarena dijo que él solo estuvo “en el lugar equivocado, en el momento equivocado”.

“Yo pediría que la DEA sea más cautelosa en sus investigaciones, y también el gobierno de México. Si pueden probar que es realmente cierto, me entregaré, pero no me entregaré para convertirme en informante”, señaló.

Reconoció que tras obtener su libertad se reunió con el Mayo Zambada y el Chapo Guzmán pero no hizo ningún negocio con ellos.

Negó continuar con el trasiego de droga después de haber salido de prisión y aseguró que solo se dedicaba a huir, sin dinero y comiendo lo que le daba la gente.

“Mire, lo que quiero es que la gente me deje en paz, lo que me queda de vida, quiero vivirlo en paz. Todos nosotros, creo, merecemos una segunda oportunidad”, manifestó.

“Todo lo que hago es huir, por algo para lo que ya cumplí mi condena”, dijo.

Pero para el gobierno estadounidense todavía no ha cumplido. Y será extraditado.

DEA participó en operativo para detener a Caro Quintero

La Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos confirmó su participación en la detención el pasado viernes de Rafael Caro Quintero.

En un comunicado Anne Milgram, administradora de la DEA, informó que el equipo de agentes en México colaboró en la reaprehensión del capo para llevarlo ante la justicia de su país por el secuestro y asesinato del agente Enrique Camarena.

“Hoy, nuestro increíble equipo de la DEA en México trabajó en conjunto con las autoridades mexicanas para capturar y arrestar Rafael Caro Quintero, acusado en Estados Unidos de la tortura y asesinato del agente especial de la DEA ‘Kiki’ Camarena y con muchos otros delitos”, señala el documento.

“Durante más de 30 años, los hombres y mujeres de DEA han trabajado incansablemente llevar a Caro Quintero ante la justicia. El arresto de hoy es el resultado de años de sangre, sudor y lágrimas, sin su trabajo, Caro Quintero no enfrentaría la justicia”, añade.

La participación de la DEA en el operativo en el que participó la Marina, se da luego de que las relaciones se tensaran con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a partir de la detención del general Salvador Cienfuegos en Estados Unidos, debido a que no se informó a México, y en 2020 el presidente envió una reforma a la Ley de Seguridad Nacional para restringir la presencia de la DEA y otras agencias en el país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este lunes que la DEA no participó directamente en la detención de Caro Quintero.

“La Marina actúa en apoyo de la Fiscalía (FGR) para hacer valer, para ejecutar una orden de aprehensión, desde luego esto implicó un trabajo de inteligencia como con el propósito de que no se pierdan vidas humanas, fue un trabajo que llevó a cabo en la Fiscalía con el apoyo de la Secretaría de Marina, en el caso de la participación de la DEA como lo señaló el embajador de Estados Unidos (en México, Ken Salazar) no tuvieron intervención directa”, enfatizó.

La Fiscalía General de la República (FGR) dio a conocer que Caro Quintero fue trasladado la noche del viernes al penal del Altiplano, en Almoloya, Estado de México, en cumplimiento de la orden de detención provisional con fines de extradición.

“Una vez que Rafael “C” sea internado, se le notificará de inmediato al Juez de la causa, el cumplimiento de la orden de detención referida para que dicha autoridad judicial, fije fecha y hora para la audiencia correspondiente. En la misma, se hará del conocimiento del reclamado lo que la autoridad jurisdiccional determine en este proceso”.

La noche del viernes, luego de la detención de Caro Quintero en el poblado de San Simón, en Choix, la Embajada de Estados Unidos en México emitió una alerta ante la posibilidad de enfrentamientos entre grupos del crimen organizado y las autoridades mexicanas en Sinaloa y Sonora por la captura del capo.

“Existe la posibilidad de enfrentamientos entre las organizaciones criminales y las fuerzas de seguridad mexicanas en Sinaloa, con base en los informes del arresto de un destacado líder del cártel”, advirtió la representación diplomática.

La dependencia llamó a sus ciudadanos a esperar a “encontrar una mayor presencia policial mexicana tanto en Sinaloa como en Sonora”.

“Los asesinatos de organizaciones criminales y las disputas territoriales pueden provocar que los transeúntes resulten heridos o muertos”, señala.

La Alerta de Viaje del Departamento de Estado para Sinaloa es Nivel 4, es decir que se llama a no viajar por delincuencia y secuestro y el aviso de viaje para Sonora es de nivel 3, que significa reconsiderar viajar debido a delitos y secuestros.

EL BLACKHAWK DE LA ARMADA. Héroes inmolados.

La tragedia en medio del operativo

Luis Fernando Nájera/ Los Mochis


La tragedia enlutó una de los golpes al narcotráfico más fuertes de las últimas décadas. Un helicóptero que había participado en la captura de Rafael Caro Quintero, en la sierra de Choix, se desplomó casi al llegar al aeropuerto de Los Mochis.

Según testigos, cuatro helicópteros BlackHawk volaban en formación diamante, cuando el de la retaguardia se desplomó a tierra en un descampado, levantando un polvaderón.

Poco después, decenas de camionetas de la Armada de México con fusileros a bordo llegaron al lugar y tendieron un cerco de seguridad.

El aparato quedó convertido en una mole de fierros retorcidos, sobre la soca de sorgo reverdecida de una parcela ya trillada, en el predio Las Mañanitas, a unos 10 kilómetros al sur de Los Mochis y en paralelo a la carretera Los Mochis-Topolobampo.

El accidente aéreo ocurrió poco después de las 15:00 horas del pasado viernes, poco después de que se diera a conocer la captura de Caro Quintero.

Las labores de rescate concentraron a todos los cuerpos de auxilio, y la extracción de los fallecidos se prolongó por más de tres horas.

En el lugar se levantó una carpa para analizar el terreno del accidente, recoger los cuerpos y recuperar las piezas destrozadas de la aeronave.

Los oficiales que se concentraron en el lugar guardaron hermetismo, pero se flanqueó la labor reporteril. No hubo obstáculo.

En un comunicado de la Marina reportó la muerte de 14 de los 15 navales de tripulación. Uno está herido de gravedad.

La dependencia aseguró que al momento no se determinan las causas del accidente. Al día siguiente, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que la nave y sus tripulantes habían participado en la operación para atrapar a Caro Quintero.

Artículo publicado el 17 de julio de 2022 en la edición 1016 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1113
GALERÍA
Pequeños productores de Sinaloa se declararon en plantón permanente en palacio de gobierno de Culiacán, inconformes por el precio de 5 mil 457 pesos la tonelada de maíz.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.