sábado, octubre 1, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

AMLO fracasa en atender las causas sociales de la inseguridad

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Programas sociales fallidos.

Después de 43 meses de gobernar, ya han sucedido más de 126 mil homicidios dolosos, casi el doble de los ocurridos en el sexenio pasado y el triple de los registrados en el sexenio antepasado, para lapsos similares.

De enero a mayo de este año, han sido asesinados mil 053 menores de edad, esto es, siete niños al día, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“Pedimos al Presidente que revise su proyecto de seguridad pública porque NO vamos bien. Nuestro tono es pacífico, pero alto y claro: Que las acciones de Gobierno acaben con la impunidad. Los abrazos ya NO nos alcanzan para cubrir los balazos” dijo el padre jesuita Javier Ávila, luego del asesinato de dos sacerdotes dentro de una parroquia de la localidad de Cerocahui, Urique, Chihuahua.

Las encuestas que muestran una aprobación presidencial de 61 por ciento también señalan una desaprobación del 67 por ciento de su políticas de seguridad ciudadana.

La encuesta de El Financiero dice que solo 21 por ciento apoya la estrategia de López Obrador denominada por él como de “abrazos, no balazos”.

El presidente ha insistido en que su estrategia para enfrentar a la delincuencia, es atender las causas que originan la violencia, por lo que, dice, se apoya a la población por medio de sus programas sociales.

Expertos han señalado que la pobreza no es la única causa de la delincuencia por lo que la estrategia gubernamental debería tener otros componentes importantes para ser exitosa.

Lo más grave es que la tabla de salvación proclamada, los programas sociales, se diseñaron y se implementan pésimamente por lo que no ayudan a reducir la inseguridad.

Los programas sociales del presidente no dan opciones a los jóvenes que delinquen por pobreza.

Según datos del propio gobierno federal, en 2018, al inicio de la administración de Morena, había 16 millones de jóvenes en situación de pobreza y en 2020, 17 millones 600 mil.

La pobreza de los jóvenes creció el 10 por ciento en los dos primeros años del actual gobierno de López Obrador.

La pobreza extrema de la juventud mexicana creció 36 por ciento, de 2 millones 500 mil a 3 millones 400 mil.

Los programas sociales del presidente no sirven para disminuir la pobreza de los jóvenes y mucho menos para atender las causas sociales de la inseguridad.

Los programas sociales del presidente no se enfocan en los más pobres; se ejecutan con muchas irregularidades; no se complementan con la generación de empleos formales para jóvenes; no producen resultados importantes de capacitación; no atienden especialmente a los jóvenes que corren mayor riesgo y son de carácter individualista que no crean comunidad.

Los programas sociales del presidente no cumplen el “primero los pobres”.

Según la Secretaría de Hacienda, en 2020, el 2.1 por ciento del presupuesto del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” se dedicó a los hogares más pobres y 6.1 por ciento a los más ricos.

De la misma forma, las becas Benito Juárez para bachillerato destinaron 7.1 por ciento de sus recursos a los más pobres pero a los más ricos les tocó el 4 por ciento.

Los programas sociales del presidente no apoyan suficientemente a un joven que está ante la opción entre delinquir y quedarse en la escuela.

No hay una estrategia especial hacia los jóvenes en mayor riesgo, les dan lo mismo a todos.

Mientras la delincuencia ofrece de 5 mil a 30 mil pesos, las becas son de 840.

La economía nacional no está creando los empleos necesarios. Los egresados del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” no encuentran trabajo.

México requiere 2 millones de empleos anuales para jóvenes, pero en 2022 apenas habrá espacio para 520 mil, estima ManpowerGroup.

Bimbo recibió 2 mil 800 beneficiarios y contrató 400.

Además no hay ninguna garantía de que los jóvenes que participan en ese programa reciban capacitación.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, organismo del gobierno federal, señala que “Jóvenes Construyendo el Futuro” no tiene mecanismos operativos, metodología, ni personal, para determinar si está siendo efectiva la capacitación laboral.

Los programas sociales del presidente lo hacen mal y sin honestidad ni transparencia.

La Auditoría Superior de la Federación encontró en 2021 decenas de irregularidades en “Jóvenes Construyendo el Futuro”, entre ellas que se entregaron apoyos a 38 personas registradas como beneficiarias que habían fallecido entre 2019 y 2020. Un probable daño de 351 mil 720 pesos.

Las Becas para el Bienestar Benito Juárez tienen 263 millones 695 mil 365 pesos pendientes por aclarar de la Cuenta Pública 2019.

El órgano fiscalizador consignó que entre las irregularidades se encuentran pagos a beneficiaros fallecidos, trabajadores por honorarios que desconocieron las firmas en los contratos, pagos duplicados y recursos que no se reintegraron pese a que no se pagaron.

Los programas sociales del presidente no crean capacidad para que los miembros de una comunidad se asocien para resolver sus problemas comunes.

Son programas individualistas donde a cada quien se le entrega su cheque.

Es una política social que no fortalece el tejido social de modo que los pobladores no son motivados por el programa a no hacerse daño entre sí o a unirse para colaborar en estrategias de seguridad pública.

El reportero Felipe Rodea informó el 3 de enero del 2018, que Andrés Manuel López Obrador, precandidato a la Presidencia, se comprometió a pacificar el país en tres años.

“Yo voy a conseguir la paz, ese es mi compromiso, voy a conseguir la paz y voy a terminar con la guerra, no vamos a continuar con la misma estrategia que no ha dado resultados… A mitad del sexenio ya no habrá guerra”, indicó.

Hoy somos testigos de que no cumplió su promesa y de que programas sociales del presidente no sirven para atender las causas sociales de la inseguridad.

Si de sus programas sociales depende, entonces nos van a seguir matando, violentando, desapareciendo, robando, extorsionando o atemorizando.

Unámonos y busquemos alternativas.

Artículo publicado el 10 de julio de 2022 en la edición 1015 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1026
25 de septiembre del 2022
GALERÍA
Un #terremoto de magnitud 6.9 sacudió el sureste de Taiwán este domingo, indicó el USGS, dejando al menos una persona muerta y más de 70 heridas; y activando alertas de tsunami a lo largo de las costas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.