Semana de decomisos y ataques en Culiacán

TEPUCHE. Ataque contra el Ejército.

Aseguran tres laboratorios y en el mismo periodo ocurren tres ataques a fuerzas estatales y federales

La semana pasada en Culiacán las autoridades efectuaron una serie de decomisos de laboratorios de metanfetamina y, como contraparte, los delincuentes de ataques a balazos a convoyes del Ejército y policías locales.

Entre el 27 y el 30 de enero decomisaron tres laboratorios y en menos de 72 horas hubo tres ataques a balazos.

Los decomisos ocurrieron en las sindicaturas de Imala y Sanalona, donde con frecuencia aseguran fábricas de “cristal”.

Las agresiones contra militares y policías ocurrieron en Imala, Tepuche y la cabecera municipal.

El Ejército y la Policía Estatal Preventiva tienen una sola base de operaciones asignada a la vigilancia de las sindicaturas de Imala, Tepuche y Sanalona.

El gobernador Rubén Rocha Moya descartó que estén relacionados los ataques con los decomisos de laboratorios.

Las agresiones fueron circunstanciales cuando los militares y policías se encontraron, indicó.

“Yo creo que en general los cárteles mantienen sus disputas, sería fuera de la realidad decir yo creo que ya se arreglaron, no porque me conste si la mantienen o no, pero el sentido común te dice eso. El tema de lo que ha ocurrido ahí (en Imala) fue a partir de una mera circunstancia, se provocó un choque con un carro que no iban a perseguir a nadie, sino que iban a hacer un rondín de rutina y ahí se dio una persecución, incluso, se dio un intercambio de disparos”, dijo.

Mencionó que “en el segundo caso (en Tepuche) se encontraron también de manera ocasional”.

El primer decomiso fue el 27 de enero en el poblado Carboneras, en la sindicatura de Sanalona.

La Secretaría de la Defensa Nacional informó que ubicó el lugar con trabajos de inteligencia.

En el inmueble aseguraron 3 mil 907 kilos de metanfetamina sólida y dos mil 408 litros de metanfetamina líquida, que al cristalizarse se obtendrían mil 926 kilos.

De acuerdo con la Sedena este es el mayor decomiso de “cristal”, del actual gobierno federal.

El 29 de enero, aseguraron otro laboratorio en el poblado Tachinolpa, en la sindicatura de Imala.

La Sedena informó que operativo se llevó a cabo de manera terrestre, pues elementos castrenses realizaron labores de reconocimiento a pie cuando encontraron un inmueble empleado por integrantes de la delincuencia organizada para elaborar droga sintética.

Al ser localizado, las tropas establecieron un cerco de seguridad periférica, efectuando el aseguramiento de mil 600 kilos de metanfetamina sólida y mil litros de metanfetamina líquida.

El 30 de enero elementos militares y de la Policía Estatal Preventiva decomisaron otro laboratorio, en el poblado San Antonio, también en la sindicatura de Sanalona.

DROGA ASEGURADA.

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado informó que fue gracias a un reporte ciudadano sobre fuertes olores a químicos y trabajos de reconocimiento.

En el laboratorio para la elaboración de metanfetamina había decenas de bidones con capacidad de 50 litros con sustancias químicas en su interior, además de cajas de cartón que contenían bolsas plásticas con polvo blanco, y diversos utensilios para la fabricación de drogas.

Hasta el viernes, la Fiscalía General de la República no había dado a conocer las cantidades de droga y sustancias químicas que había en el lugar.

El 30 de enero por la noche, ocurrió la primera agresión en la comunidad de El Pozo, en la sindicatura de Imala.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, hubo cuatro presuntos sicarios detenidos y un militar quedó lesionado al ser atropellado por un vehículo de los delincuentes.

Los agentes agredidos son elementos de la Policía Estatal Preventiva y del Ejército que conforman la Base de Operaciones Interinstitucionales asignada a la vigilancia de las sindicaturas de Tepuche, Imala y Sanalona.

Según la SSPE, los agentes realizaban recorridos de vigilancia en El Pozo cuando se encontraron con un convoy de hombres armados desde el que les empezaron a disparar.

Los elementos repelieron la agresión y se inició un tiroteo y persecución de varios kilómetros.

Dos vehículos huyeron rumbo al poblado Tachinolpa, y una camioneta Tacoma y una Hummer quedaron sobre la carretera, una de ellas chocada.

En una de las camionetas no había ocupantes y en la otra había cuatro hombres que fueron detenidos.

En los vehículos aseguraron nueve fusiles, entre ellos dos Barret calibre 50 y una ametralladora Minimi, seis granadas calibre 40 y un arma con lanza granadas.

Durante el tiroteo uno de los vehículos que se dio a la fuga atropelló a un soldado.

En la persecución los delincuentes arrojaron “poncha llantas” y poncharon las llantas de cuatro patrullas y una ambulancia que acudían a auxiliar a los elementos que sostenían el enfrentamiento.

En el momento en el que se enfrentaban reportaron que había una persona baleada en el penal de Aguaruto, pero resultó falso. La SSPE presume que pudo ser un distractor para desviar a las autoridades hacia el centro penitenciario.

El segundo ataque ocurrió dos días después, el martes 1 de febrero, en la comunidad Paso del Norte, en la sindicatura de Tepuche.

La agresión fue en contra elementos del Ejército que patrullaban la zona, minutos después de las 10:30 horas.

Los agentes circulaban en convoy cuando se encontraron con dos jóvenes que circulaban en una motocicleta y uno de ellos les disparó.

EL POZO, IMALA. Camioneta asegurada.

Los militares respondieron la agresión y lesionaron a uno de los tripulantes quien cayó de la moto.

El conductor continuó la marcha y se inició una persecución que concluyó metros adelante cuando descendió del vehículo y huyó a pie por entre el monte.

En el lugar aseguraron la motocicleta, un fusil AK47 y detuvieron al lesionado, identificado como Ismael de 30 años, quien fue trasladado a un hospital.

La Sedena presume que los dos jóvenes eran halcones y en el momento en que se encontraron con los soldados realizaban labores de vigilancia en la zona.

La tercera agresión ocurrió la madrugada del martes 2 de febrero, en la cabecera municipal.

El ataque fue a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, alrededor de las 3 horas, en el bulevar Rotarismo en el Desarrollo Urbano Tres Ríos.

De acuerdo con la SSPyTM los elementos circulaban por la zona cuando fueron atacados por hombres armados que viajaban en varios vehículos.

Los agentes pidieron apoyo a C4i por lo que elementos de todas las corporaciones se desplegaron por la zona.

Agentes de la Policía Estatal Preventiva interceptaron uno de los vehículos y tras una persecución lograron detener a los cinco ocupantes en la colonia Chapultepec.

Los agentes municipales resultaron ilesos, solo la patrulla quedó con balazos en la carrocería.

El gobernador Rubén Rocha Moya consideró que no es necesario solicitar más apoyo al gobierno federal por los ataques registrados la semana pasada.

“Lo que no quiero es que alarmen este asunto. En seguridad nos está yendo mejor que el gobierno anterior. Nosotros, por ejemplo, en el mes de enero bajamos homicidios dolosos y feminicidios; en noviembre y diciembre bajamos considerablemente uno y otro. Entonces, no es un repunte, lamentablemente sigue siendo una normalidad que no nos gusta, necesitamos bajarlo. En donde sí debo admitir es que tenemos repunte en robo de carros y en robo a locales comerciales”, indicó.

Artículo publicado el 06 de febrero de 2022 en la edición 993 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.