junio 18, 2021 7:12 PM

Groucho Marx y los conversos

GROUCHO MARX. No hay nostalgia peor...

Damas y caballeros, estos son mis principios. Si no les gustan tengo otros, decía con genialidad Groucho Marx para criticar la hipocresía y la volubilidad de las creencias y valores de la gente, que cambia de parecer según le beneficien. Y quizá se quedó corto el comediante neoyorquino, pues hay quienes hacen esa mudanza por solo sentirse parte de una historia de éxito. Nunca mejor dicho que en estos tiempos donde la política dejó ser ideológica para convertirse en pragmatismo llano y duro o corrijo una ideología, con una nueva envoltura con destellos envolventes.

Y más cuando hay gente que viene de la izquierda y siguen viendo la política en clave de ideología. Pero una ideología asida a cierta nostalgia. Con un aire de melancolía por aquello que Joaquín Sabina sentencia cuando interpreta Con la frente marchita y registra aquella imagen poderosa y genial: “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió…”

Y con esa idea van por la vida. Con los años y sus dolores. Sus recuerdos y los tiempos heroicos de la militancia. Aquellos de las grandes manifestaciones y las consignas que con su coro infinito hermanaba por encima de razas, lenguas, países, géneros. Qué tiempos, qué tiempos.

A una parte de esa generación la sacudió el obradorismo con su gesta heroica y muchos de ellos arriaron las banderas rojas con la hoz y el martillo para entregarse acríticamente al nuevo Príncipe. Dejaron el internacionalismo proletario por el nacionalismo revolucionario que en el pasado tuvo épocas de gloria con los gobiernos priistas de Luis Echeverría y José López Portillo.

Y eso, en el mejor de los casos. La mayoría de ellos se recogió en la comodidad del hogar y una vida complaciente. La historia les pasó por la tele y los noticieros. Habían dejado de ser parte activa de esa historia heroica. Pero nada es para siempre. Esos hombres y mujeres que hoy pintan canas están de vuelta ya sin la hoz y el martillo.

Ahora, hay en ellos, una suerte de totemismo. Un renovado culto a la personalidad, al líder. Ya no son Stalin, Trotsky, Mao o Fidel. Es algo más mortal, de carne y hueso, como usted o yo. Con un nombre de cualquier mexicano: Andrés Manuel.

Y, sin duda, hay motivos para sentirse cómodo con Andrés Manuel, un político que militaba en el PRI, cuando otros lo hacían en ese abigarrado sistema de anagramas rojos anti priistas y estaban pensando en la revolución mundial o en la revolución en un sólo país; la revolución sandinista o salvadoreña o la épica del Che Guevara.

Nuevamente la nostalgia por “lo que nunca jamás sucedió”. A menos que lo que hoy vemos en Centroamérica sea un resultado social que llene de orgullo. No es Daniel Ortega y tampoco Nayib Bukele.

Pero dentro de esa burbuja de nostalgia poder decir, esperamos, pero al fin sucedió, tenemos un gobierno sin duda sensible socialmente. Y como todo hombre público sujeto de críticas. Sean porque vienen de la necesaria oposición económica o política, como por simple equilibrio del poder.

Sin embargo, para aquellos que “están de vuelta” es imperdonable. ¿Acaso quieres que gane el PRI? ¿Qué pierda Rocha? o, uno más aguerrido, desde la comodidad de su casa, acusa que todo lo de los críticos es para favorecer a Zamora.

Caramba, no sé si eso le favorezca, pero lo que tengo claro es que la crítica es libre como el viento. Y vienen desde antes de estas elecciones la crítica de la llamada Universidad Partido y su poder tras bambalinas que representa Héctor Melesio Cuen.

El mismo que hoy algunos le encuentran virtudes por estar acompañando a Rubén Rocha. A los que se les olvida que fueron sus críticos incluso todavía hoy algunos lo señalan en pláticas de café o frente a una cerveza. Pero, así es siempre con los conversos que son capaces de olvidar o “sacrificar el mal menor por el bien superior”.

Y no les gusta estar solos, quieren compañía en esta que podría ser su última gesta heroica ahora en el ciberespacio, al lado de sus nuevos paladines y su narrativa transformadora que en su foro interno los lleve a un estruendoso ¡he cumplido!, con mis ideales libertarios con el triunfo de Rubén Rocha.

Groucho Marx, sonreiría socarronamente, para refrendar: “estos son mis principios. Si no les gustan tengo otros”.

Artículo publicado el 23 de mayo de 2021 en la edición 956 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.