mayo 7, 2021 1:02 AM

El paso de David Beriain por Culiacán y el Triángulo Dorado

TRIÁNGULO DORADO. En las guaridas del Cártel de Sinaloa.

A mediados de abril de 2016, David Beriain aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Culiacán procedente de Madrid, España. Venía dispuesto a entrevistar a los grandes jefes del Cártel de Sinaloa, y con ello mostrar una realidad que hasta entonces muy pocos conocían. No lo logró, pero al menos pudo acceder a pistoleros de alto rango, narco juniors, cocineros de droga, sembradores de mariguana, y mulas que movían droga vía aérea o terrestre, mostrando así una radiografía clara del modus operandi de una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo.

David Beriaian siempre supo que en cualquier momento podría morir asesinado en cualquiera de los viajes que hacía para documentar el mundo criminal. Lo dijo en más de una ocasión en Culiacán cuando vino a esta ciudad a realizar un documental al que llamó Clandestino.

“¿Y no le da miedo meterse con pistoleros del Cártel de Sinaloa?, le preguntó Baldomar Cázares cuando lo conoció en Culiacán, a lo que Beriain respondió: “Uno está consciente en lo que se mete, y por eso sabemos que en cualquier momento puede ocurrir lo peor, y uno tiene la esperanza que lo peor nunca pase, pero si pasa, al menos uno se muere haciendo lo que ama”.

Lo peor ocurrió finalmente el martes pasado muy de mañana, cuando Beriain junto con uno de sus camarógrafos de cabecera, Roberto Fraile, también de origen español, fueron emboscados mientras realizaban un documental sobre la caza furtiva de animales en Burkina Faso, cerca de la reserva de Pama, cuando un grupo guerrillero de procedencia islamista los emboscó con armas de grueso calibre.

En el ataque, además de Beriain y Fraile también fueron asesinados Rory Young, un ambientalista irlandés que tenía años defendiendo la vida silvestre en África, y el Fixer (o productor local), de quién se desconoce identidad y sólo se sabe que era Burkines.

 

El Cártel de Sinaloa

Beriain tenía años queriendo venir a Sinaloa para documentar la guerra contra las drogas, pero sobre todo para meterse hasta lo más profundo de esa organización criminal y documentar algo que, según él mismo decía, “nadie había hecho antes”.

A través de Baldomar Cázares, un cantante de narcocorridos originario de la sierra de Sinaloa, periodistas locales, y personas que tenían nexos con narcotraficantes de nivel medio, Beriain poco a poco ingresó a las entrañas del grupo criminal, primero con pistoleros, que a su vez lo llevaron con los encargados de células criminales, que a su vez hicieron la conexión con mulas, narco juniors, y finalmente con narcos de nivel medio.

“David era aguerrido y venía por todo, pero siempre es difícil llevarse todo, pues la gente en Culiacán es desconfiada, y siempre anda pensando que un extranjero que llega es agente de la DEA, y cuesta quitarles esa idea”, dijo Baldomar Cázares, quien en el ámbito artístico se hace conocer como “El Líder”.

Por esos tiempos era aún más difícil, luego que en enero de ese 2016, la Marina atrapara a Joaquín el Chapo Guzmán, y los hijos del capo, así como gente de Ismael el Mayo Zambada, concluyeran que, para lograr la captura de Guzmán Loera, había influido que el narcotraficante se hubiera visto con Kate del Castillo, y con el actor Sean Penn.

“Era difícil entonces, porque la gente (narcos y pistoleros), no confiaba en nadie, y cuando hablábamos para que nos brindaran el acceso, nadie quería”, recuerda Baldomar Cázares.

A pesar de ello, Beriain sí logró verse con narcotraficantes de perfil alto, y a quienes Baldomar prefiere no mencionar, pero ninguno de estos narcotraficantes quiso hablar con Beriain en cámara, sino que lo vieron sí, pero sólo como parte de una plática cualquiera.

 

DAVID BERIAIN. Morir en África.

Un cocinero de fentanilo, que aún conserva su narcolaboratorio en la zona de San Lorenzo, recuerda que cuando llego Beriain acompañado de Roberto Fraile y Sergio Caro, sus dos camarógrafos, sintió mucha desconfianza, porque los extranjeros que hablan español son a los que más les temen, pero como tenía la orden de su jefe de que los recibiera, no tuvo otra que mostrarles cómo se cocinaba el producto.

“Ya uno va agarrando confianza poco a poco, pero al principio me decía: con que este compa no resulte gobierno porque a muchos se nos acaba el corrido”, recuerda el cocinero, quien pidió que sólo se le identificara como “Manuel”.

Un episodio curioso, quizá el momento más tenso que vivió Beriain en su viaje a Sinaloa, fue cuando entrevistaba a un narco junior en un motel del sur de la ciudad, y quien drogado, tomado, y con una pistola en la mano, respondía a las preguntas de Beriain.

El momento era tenso porque el narco junior estaba drogado y hacía alarde de todo el poder que tenía y Beriain que, en momentos de tensión solía sonreír —no como burla sino como un tic nervioso—, sólo miraba cómo el entrevistado movía el arma en todas direcciones, inconsciente que en cualquier momento se le podía salir un tiro.

Al ver que Beriain no dejaba de sonreír, el narco junior le preguntó con un tono agresivo de qué tanto se reía:
“No me estoy riendo, le respondió Beriain”.

“Cómo chingados que no, sí se está riendo”, alzó la voz el narco junior, y entonces pidió a Fraile y a Caro que apagaran las cámaras hasta que se aclarara la risa de Beriain.

Debió intervenir Baldomar Cázares, quien había logrado el acceso a través de un grupo de conocidos que alguna vez lo contrataron para que amenizara una fiesta, y tras una breve aclaración y hasta disculpa por el malentendido, continuaron la entrevista.

El acceso se extendió hasta la sierra de Sinaloa, en la zona conocida como el triángulo dorado, donde David y su equipo llegó a documentar parte del tráfico de droga, siempre con la esperanza firme de que no ocurriera algo malo, pues todos, incluyendo camarógrafos, Rosaura Romero, que era la productora ejecutiva del proyecto, Pablo García-Inés, otro de los productores locales, y el mismo Baldomar Cázares, estaban conscientes que a la menor falla, lo peor pudiera presentarse.

Lo peor para David Beriain y Roberto Fraile, ocurrió cinco años después exactamente, pues por las mismas fechas que el equipo español llegó a Sinaloa, a finales de abril, llegaron a Burkina Faso.

La muerte habría esperado cinco años, y lo peor que alguna vez anticipó David Beriain llegando a Sinaloa, ocurrió al otro lado del mundo.

De acuerdo a reportes de diversos medios de comunicación, Beriain, Fraile y Young, serían escoltados por al menos 40 policías burkineses para ingresar a una zona controlada por el grupo Yihadista, que los emboscó sin misericordia en una de los caminos solos de la región.

Según uno de los policías que respondió a la agresión, luego de los primeros disparos, formaron un anillo de seguridad para proteger a los europeos y al Fixer, pero al dilatarse el enfrentamiento, Beriain, Fraile, Young y el Fixer se arrastraron hacia un lugar seguro para ponerse a salvo de los balazos, que es una de las medidas de seguridad que primero se enseñan para acudir a regiones de alto riesgo.

Se cree que el grupo Yihadista los encontró ocultos cerca de la balacera, y sin mediar ningún tipo de palabra, fueron masacrados.

Horas después los gobiernos Burkines y Español, anunciaron la muerte de los periodistas. En España el Congreso realizó un minuto de silencio en honor de los periodistas, y dos días más tardes, los restos de cada uno de ellos fueron llevados de regreso a casa.

Según medios de inteligencia de todo el mundo, Burkina Faso ha sufrido un aumento de la inseguridad durante los últimos años, especialmente a causa del repunte de los ataques por parte de grupos yihadistas, entre ellos la rama de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), que han provocado además un incremento de los enfrentamientos intercomunitarios.

Artículo publicado el 02 de mayo de 2021 en la edición 953 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 953
02 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.