mayo 14, 2021 7:01 PM

Los ‘trapitos sucios’ de la DEA

DEA 2

Investigaciones internas ubican conductas “inapropiadas” de los agentes

 

 

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos está nuevamente en el ojo del huracán, luego de una investigación interna conducida por la Oficina del Inspector General (OIG), del Departamento de Justicia de ese país. Aunque lleva años abierta, indagan sobre supuestas conductas “inapropiadas” por parte de agentes y funcionarios de la DEA, incluyendo nepotismo, encubrimiento, pago a fuentes confidenciales y haber trabajado bajo los efectos del alcohol.

Lea: Reformas a Ley de Seguridad Nacional, con dedicatoria para la DEA https://bit.ly/2NCmKsF

Los documentos internos y que son públicos, salen a la luz justo cuando en México el gobierno aprobó una reforma para acotar la actuación de agentes extranjeros en territorio nacional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo después de que fue exonerado el general Salvador Cienfuegos, que la DEA “fabricó evidencia” en el caso, y que varios de los agentes que dirigieron esa investigación “no actuaron con profesionalismo”.

La investigación de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia habría iniciado en 2018, luego de una llamada anónima hecha a la oficina, en donde se denunciaba directamente a un agente de la DEA, de quien se omite el nombre, por haber solicitado el servicio de prostitutas estando en activo.

El incidente, ocurrido en una de las grandes ciudades de Estados Unidos donde la DEA tiene oficinas, fue presentado a uno de los superiores del agente denunciado, y sin embargo éste no fue castigado ni sometido a ningún acto de disciplina.

Según los documentos de la OIG, este mismo agente habría estado involucrado en actividades sexuales hechas al aire libre, y aunque se hizo la denuncia, nuevamente su superior encubrió el incidente.

Otros documentos del USDOJ, también parte de la misma investigación, revelan cómo otro funcionario de alto rango de la DEA, reclutó a su hijo como contratista y posteriormente contrató a la esposa de un agente jubilado.

Hasta donde refieren los documentos, por ahora solo se trata de una investigación interna, no penal, y sobre actividades ocurridas dentro de su propio territorio, no en otros sitios del mundo donde la DEA tiene oficinas. En México, por ejemplo, la Agencia tiene apartados de la dependencia en los consulados de los Estados Unidos y en la propia embajada, con lo que cubren casi todo el territorio nacional. Entre ellas en Tijuana, Ciudad Juárez, Hermosillo, Nogales, Guadalajara, Monterrey, Mérida, entre otras.

Mike Vigil, ex director de operaciones internacionales de la DEA, consideró en llamada telefónica para Ríodoce que es posible que haya malos elementos en una agencia tan grande, pero son más los buenos elementos que se rigen con honor y profesionalismo para hacer su trabajo.

“Es como una manzana podrida en una canasta llena de esa fruta; la gente sólo se fija en la manzana mala y ese es el caso de los agentes de la DEA: los medios siempre nos tienen en la mira y cada vez que surgen casos de agentes malos, lo destacan en gran medida”, consideró.

Ya existían antecedentes de agentes de la DEA que habían sido reportados porque estuvieron en fiestas con narcotraficantes en Colombia, y que incluso las reuniones culminaban con la participación de prostitutas que llevaban a los elementos. Todo pagado por los cárteles colombianos, lo cual habría obligado a la entonces administradora de la DEA, Michele Leonhart, a renunciar a su cargo, en mayo de 2015.

“La realidad es que puede ser muy fuerte la tentación, al estar investigando temas tan sensibles y no sentirse atraído por ese mundo, pero cuando el agente es sano la integridad y la responsabilidad se imponen”, dijo Vigil, que trabajó 13 años como agente de la DEA en México.

A pregunta expresa si él, o alguno de sus colegas, alguna vez se involucró con narcos o incurrió en actos de encubrimiento o conductas inapropiadas, Vigil fue categórico y dijo que él nunca incurrió en un solo acto negativo, y tampoco se enteró que alguno de sus compañeros haya tenido relaciones de amistad o compadrazgo con quienes investigaban.

“Y lo digo con sinceridad: no tengo porqué proteger a nadie y digo la verdad al señalar que nunca me enteré de ese tipo de actos en mi estancia en México, que incluye cinco años en Hermosillo, de 1978 a finales de 1983 y ocho años en Ciudad de México, de 1991 a 1997”, enfatizó Vigil.

En diciembre pasado en México se aprobó una reforma a la Ley de Seguridad Nacional que establece controles a la presencia de agentes extranjeros en el país. Aunque no hace referencia a la DEA de manera directa, la iniciativa de reforma surgió después del suceso de captura y liberación de Salvador Cienfuegos, detenido en Estados Unidos y a quien le retiraron los cargos a cambio de que fuera investigado en México, donde fue exonerado.

Vigil, a diferencia de agentes encubiertos que se meten a las organizaciones criminales como compradores de droga y son protegidos por la ley bajo el principio jurídico Autoridad Pública, fue siempre un agente adscrito a la DEA, y como tal realizaba investigaciones valiéndose de informantes que le pasaban información sobre cómo operaban los narcos en México.

Los agentes encubiertos por su parte, como fue el caso de la agente Danielle Dreyer, de quien se dice logró ingresar a las entrañas del Cártel de Sinaloa, sólo reportan a sus jefes y según Vigil, muchas veces ni los mismos agentes saben quienes son hasta que van por un cargamento o por un capo de alto rango.

Artículo publicado el 21 de febrero de 2021 en la edición 943 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.