junio 18, 2021 12:14 AM

Humberto Macías, pionero de las ciencias sociales

HUMBERTO MACÍAS. El humanismo por delante.

Esta semana el virus SARS-Cov-2 se llevó al sociólogo Humberto Macías Méndez, quien fue fundador de la hoy Facultad de Ciencias Sociales de la UAS y uno de los artífices de un proyecto académico inimaginable en Mazatlán en los albores de los ya lejanos años setenta, pero fue una realidad, gracias a la llegada al puerto de un pequeño núcleo de académicos en el área de las ciencias sociales.

En ese esfuerzo colectivo hubo que crearlo todo ya que ni siquiera tenía edificio donde fungir regularmente como escuela y quizá fueron los primeros okupas de edificios abandonados, para construir desde ahí, y en condiciones muy precarias, ese centro educativo que rápidamente se volvió en una referencia académica en el noroeste del país.

En 1973, Humberto Macías estaba estudiando en la FLACSO, Chile, cuando ocurre el golpe de Estado contra el gobierno democrático de la Unidad Popular que encabezaba el socialista Salvador Allende y tuvo que abandonar el país austral para volver a México; a los días se incorporó como profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Ahí conoció a Benito Collantes, un politólogo que estaba en la tarea de conseguir profesores para la escuela en ciernes, quien lo invitó a esta creación en ciencias sociales. Aquello le entusiasmó y abandonó la UNAM para venir a Mazatlán a construir esa institución en un páramo para el desarrollo de las ciencias y en un momento, especialmente complicado para la UAS, porque las diferencias políticas frecuentemente se resolvían a balazos.

Son los años de la llamada” enfermedad”, del ultraizquierdismo exacerbado, que cuestionaba el reformismo que le imponían los grupos de la izquierda comunista y los llamados chemones (grupo “José María Morelos”). Ambos tenían un control inestable de la institución Rosalina bajo la conducción de Arturo Campos Román, el primer rector comunista, con quien Humberto desarrolló una buena relación y aquel le brindó apoyo nombrándolo director de la Escuela de Ciencias Sociales, lo que le provocó no pocos problemas con el sector ultra que operaba en el puerto.

Pero Humberto resistió y empezó a fortalecer la institución trayendo académicos argentinos, chilenos, bolivianos, peruanos y ecuatorianos y, por supuesto, mexicanos, donde algunos se integraron a la Escuela y otros venían hacer estancias académicas o a dictar conferencias sobre temas fundamentales del pensamiento crítico latinoamericano.

Recuerdo de esa época la llegada de sociólogos como el brasileño Ruy Mauro Marini, a quién me toco entrevistarlo para la revista de la Escuela, al boliviano René Zavaleta, al ecuatoriano Agustín Cueva; al politólogo mexicano Arnaldo Córdova y, entre los economistas, al mexicano Jorge Juanes; el español Pepe Denis y más tarde, el mexicano-catalán José María Vidal Villa, decano de la Universidad de Barcelona.

Esta pléyade de académicos fortaleció los vínculos con una planta cada día más sólida donde destacaban los economistas Gustavo Lozano Velázquez (+), Reyes Ayala (+), José Manuel Villanueva, Sergio Delgado, César López Cuadras (+), Guillermo y Jorge Ibarra, Marcial Martínez, Lorena Schobert, Arturo Corrales (+) y Pedro Brito; el filósofo Melvin Cantarell; los sociólogos Segundo Galicia (+), Arturo Santamaría, Enrique Vega, Roxana Loubet, Carlos Morg, Rafael Peláez, René Jiménez, Aura Puyana y Ernesto Hernández; los comunicólogos José Luis Beraud (+), Prócoro Hernández, Nery Córdova y José María Adame. Sin duda, en los años ochenta y noventa, esta institución de la UAS tuvo su mejor época y hoy, lamentablemente, es una sombra de lo que fue.

Años, después, Humberto decide cerrar el ciclo UAS y se va a Michoacán, donde continúo la vida académica en una escuela modesta de Uruapan. Sin embargo, su paso por tierras sinaloenses, no había sido en vano pues no solo había sido artífice en la construcción de una escuela excepcional, sino su vocación política lo llevó a la lucha social donde animó la constitución de colonias populares como Tierra y Libertad y Rubén Jaramillo, además, de participar activamente en el movimiento universitario y en la luchas ciudadanas y obreras de Mazatlán, apoyó, además, los procesos de unificación de la izquierda socialista en los años ochenta siendo fundador del PSUM, PRD y murió siendo militante de Morena.

Humberto, era un latinoamericanista convencido, lo que le llevó a viajar por la región sudamericana y por Europa, donde dictaba conferencias e impartía cursos; era un hombre sencillo de una amplia cultura sociológica y política, y nunca perdió su bonhomía y gran generosidad, siempre atento de sus amigos y los acontecimientos que rodeaban la vida pública nacional.

Escribo en la madrugada y me asaltan los recuerdos de una noche de julio de 1977, cuando lo conocí en la Ciudad de México; en esa ocasión iba acompañado de un joven estudiante de sociología: Gustavo Mora Navia. Había quedado de cenar con su hermano José Luis y su esposa María Elena, con quienes yo tenía una buena amistad y ellos me habían instado a que fuera a conocer a Humberto; llegue puntual y nunca imaginé que esa noche sería decisiva en mi vida.

Luego de una charla entre viandas, vino y anécdotas, Humberto me preguntó sobre mi quehacer en el entonces DF, y le contesté que estaba terminando mis cursos en la carrera de sociología de la UNAM y trabajaba en el Instituto Nacional de Estudios del Trabajo —donde había conocido a su hermano— además, impartía un curso en la Escuela Nacional de Biblioteconomía y Archivonomía y al final de los detalles profesionales, me preguntó si me interesaba regresar a Sinaloa e integrarme a la naciente Escuela de Ciencias Sociales. Luego de pensarlo esa noche, acepté dejando todo atrás.

Y aquí sigo, descanse en paz, el amigo inolvidable y talentoso Humberto Macías, y desde esta tribuna le mandó mis condolencias a su familia sinaloense-michoacana y también a sus amigos y correligionarios.

Artículo publicado el 07 de febrero de 2021 en la edición 941 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.