abril 23, 2021 4:23 AM

Peligroso que el presidente diga que la DEA fabrica pruebas: Mike Vigil

CIUDAD DE MÉXICO, 29NOVIEMBRE2018.- Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional, encabezó la última ceremonia para otorgar en su totalidad 103  Condecoraciones a la “Distinción Militar”, “Mérito Técnico” y

La desestimación de cargos en contra del general Salvador Cienfuegos Zepeda, desató la semana pasada una oleada de críticas por parte de Estados Unidos, que amenazó con reabrir nuevamente el proceso en contra del militar e ir contra él, según confirmó el Departamento de Justicia de ese país (USDOJ).

Lea: Liberan a Cienfuegos: ‘se salva la patria’ https://bit.ly/3nJr7hF

“El gobierno de Estados Unidos se reserva el derecho de reiniciar el proceso contra Cienfuegos si el gobierno mexicano no cumple su parte”, dijo el USDOJ en un comunicado.

Horas antes, la Fiscalía General de la Republica (FGR) había emitido un comunicado asegurando no haber encontrado “ningún elemento en contra del General Cienfuegos”, y por consiguiente no iniciarían ningún proceso en su contra.

El anuncio fue remachado por un comentario hecho por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien dijo no sólo avalaba la resolución de la FGR, sino que sugirió que la DEA fabricó evidencia en contra del general.

El comentario indignó a la agencia estadounidense, que no sólo criticó la decisión de la FGR sobre no presentar cargos a Cienfuegos, sino que calificó de “peligrosos”, los comentarios de López Obrador, al acusarlos de fabricar evidencia.

“Yo sabía que no iban a presentarle cargos al general Cienfuegos llegando a México, por el grado de corrupción que existe en ese país, aunque es más grave aún que el presidente López Obrador diga que nosotros fabricamos evidencia”, dijo Mike Vigil, ex director de operaciones internacionales de la DEA.

Agregó: “Siendo la palabra del ejecutivo de un país, sus palabras son peligrosas, porque aunque no sea cierto, la gente lo va a creer y eso va a afectar las relaciones bilaterales de ambos países, además que los agentes mexicanos con quienes trabajamos también le van a creer, y eso va a ser como si el presidente mexicano disparara al pie de las relaciones, lo cual eventualmente va a provocar más violencia en México y más drogas llegando a Estados Unidos”.

Vigil, quien es uno de los agentes más condecorados de la DEA y responsable de operaciones multinacionales en al menos 36 países, destacó que el hecho que México no presente cargos al general Cienfuegos, significa un caso de impunidad hacia un oficial de alto grado en el gobierno mexicano, lo que dará como resultado una mancha muy oscura dentro del sistema de justicia mexicano.

“Me extraña mucho que la FGR diga que no encontró evidencia contra el general, y la pregunta aquí es: ¿qué investigó la FGR?¿Qué tanto pudo hacer en ocho o nueve semanas que lo tuvieron (en su poder), cuando son casos que toman varios meses en construirse al tratarse de situaciones muy complejas que requieren investigaciones, testimonios, grabaciones, evidencia? Lo que hizo el gobierno de México se presta para pensar que hubo un alto grado de corrupción”.

El gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), dijo que, como una forma de evitar malos entendidos, daría a conocer toda la información en cuanto al expediente acusatorio contra el general, lo cual “dará respeto a México”.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, dijo que para tomar la decisión de no presentar cargos a Cienfuegos, se habló antes con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, a quien le habrían aclarado que los elementos aportados por la DEA no constituían pruebas para iniciar un proceso contra el general.

“Recibimos los elementos que el fiscal Barr nos mandó, que son copias fotostáticas de las llamadas de la pantalla del teléfono (presuntamente de Cienfuegos con integrantes del crimen organizado), y la realidad es que con esos elementos, en México no podríamos vincular a proceso a un detenido”, dijo Ebrard en conferencia de prensa.

 

MIKE VIGIL. Habrá consecuencias

Ese argumento resultó ridículo para Vigil, autor de libros sobre su labor al frente de la DEA como Deal, y Narco Queen, al insistir que las investigaciones no se hacen en un mes, ni en dos, ni en tres, sino que toma mucho tiempo armar una acusación.

“En los 13 años que trabajé en México, siempre defendí sus políticas, acciones, estrategias, pero en este caso no puedo hacerlo, y menos considerando que se está defendiendo a un oficial corrupto, y menos cuando el presidente sugiere que fabricamos evidencia”.

Según explicó Vigil, cuando se investiga a un acusado la mecánica inicia recabando evidencia en contra de un individuo, y esa evidencia se presenta ante fiscales federales que a su vez deben de evaluarla, y si ellos consideran que no está lo suficientemente sustentada la acusación, la desechan.

“Lo mismo hace un juez, si la acusación no está sustentada, nunca firma una orden de arresto”, insistió.

—Hay abogados que dicen que la DEA basa muchas de sus acusaciones en testimonios de testigos protegidos.

—Así puede iniciar una investigación; si un acusado decide cooperar con la DEA, y señala a un individuo a quien acusa de ser narco se inicia una investigación en su contra, ya que el testimonio como tal no es suficiente, y entonces se recaba más evidencia, que pueden ser grabación de llamada telefónicas, fotografías, más testimonios, videos, droga que tenga la marca de cierto narcotraficante, etcétera.

—¿No considera usted que se violan los derechos humanos y la privacidad de un individuo cuando le graban sus llamadas telefónicas?

—Si ocurre (ese tipo de prácticas), la DEA no lo hace; en todo caso incurren en ello las fuerzas de seguridad mexicanas, pero nosotros como agencia no lo hacemos porque no contamos con la jurisdicción ni para grabar llamadas ni para arrestar a nadie en territorio mexicano.

—No fue el caso del doctor Humberto Álvarez Machain, en febrero de 1985, cuando un comando de la DEA entró ex profeso a México para arrestarlo…

—Fue algo diferente porque se trató de una situación problemática, y no estuvo bien que se hiciera y no estoy de acuerdo que así haya ocurrido. Y sobre eso puedo decir que sí ha habido situaciones en donde la DEA o el gobierno de Estados Unidos no ha actuado de manera correcta, pero son situaciones que puedo contar con los dedos de mi mano izquierda, como esa situación en que se arrestó a Machain, o como el caso de Rápido y Furioso, que dirigió el ATF, y sobre ese tipo de acciones y operativos no estuvo bien que se hiciera.

Confundido por el desvío de la entrevista, Vigil retoma el caso del general Cienfuegos, e insiste que estuvo mal la decisión del gobierno mexicano, porque había cuatro acusaciones bastante robustas en su contra, y fue por eso que cuando el fiscal del Distrito Este de Nueva York entregó a Cienfuegos, dijo que lo soltarían aun cuando la evidencia era fuerte en su contra, por eso es indignante que el presidente diga ahora que la evidencia era débil.

“¿Cómo va a ser débil? ¿Cómo la DEA va a fabricar evidencia? Si nosotros fabricáramos evidencia perderíamos nuestro trabajo, y tarde o temprano seríamos procesados por inventar pruebas en contra de un acusado”, cuestionó Vigil.

El USDOJ no precisó fecha para reabrir la acusación en contra de Cienfuegos, o si realmente lo haría, aunque por lo pronto el general Cienfuegos se encuentra libre, y sin cargos pendientes ante la justicia mexicana.

 

Sí existe fabricación de pruebas: extraditables

De acuerdo a los testimonios de un grupo de presidiarios entrevistados por Ríodoce, sí hay fabricación de pruebas en las carpetas que arman las autoridades mexicanas estadounidenses, incluyendo la DEA, pues aunque la DEA lo niegue, basan muchos de los expedientes en testimonios de testigos protegidos.

“No sólo fabrican pruebas, sino que en la mayoría de los casos hay violaciones a la soberanía e independencia y derechos humanos e invasión a la privacidad con intervenciones no autorizadas por el gobierno mexicano en comunicaciones, dijo un presidiario que cuenta con una orden de extradición por tráfico de droga, y quien solicitó no se revelara su identidad.

De acuerdo al acusado, es la misma DEA, a veces de Estados Unidos, y desde las mismas oficinas de blackberry, de whatsapp, o de Facebook, que intervienen ilegalmente la privacidad e invaden la intimidad del usuario de esas redes o servicios.

“Lo hacen sin mayor pudor, con fines comerciales y con fines de carácter penal en muchos casos, por eso el señalamiento del ejecutivo (López Obrador) es importante, pues se trata de alguna ilegalidad lo cual en algunos casos lo acomodan a modo y eso se llama fabricar pruebas”.

En su momento la defensa de Joaquín el Chapo Guzmán, durante el llamado juicio del siglo, acusó que muchas de las pruebas presentadas durante el proceso, carecían de sustento, y que era triste que algunas se basaran en testimonios de testigos protegidos, “que estarían dispuestos a vender hasta a sus propias madres con tal de reducir sus sentencias”, acusó Eduardo Balarezo, uno de los abogados del Chapo.

Artículo publicado el 17 de enero de 2021 en la edición 938 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos