domingo, septiembre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Ahome en pos de limpiar la casa

AHOME. Pasto de depredadores.

En manos de regidores el fin de la casta de impunidad

 

 

El Órgano Interno de Control del Ayuntamiento de Ahome entró en una encrucijada: mantenerse en el ostracismo y la sospecha de servir al alcalde y a su gabinete en turno para sepultar las corruptelas oficiales o convertirse en un contralor que transparente el servicio público y frene el saqueo del erario.

Además, la dependencia ha servido como una agencia de colocaciones de un clan de amigos que se han enquistado en las últimas tres administraciones: Arturo Duarte García (2014-2017), Álvaro Ruelas Echave-Santa Ovidia Meza Lugo-Manuel Urquijo Beltrán (2017-2018 ) y Manuel Guillermo Chapman Moreno (2018-2021).

En ellas, Pavel Roberto Castro Félix aparece, y pretendió perpetuarse en el cargo por dos administraciones más, pero la sindicatura en procuración lo venció en su propio juego por sentencia del Tribunal Electoral de Sinaloa en la resolución del expediente 05/2020 que deshizo la sesión de cabildo extraordinaria del 17 de septiembre del 2020 en la que el cabildo aprobó la autopropuesta del todavía contralor, pasando sobre la facultad exclusiva de Angelina Valenzuela Benites de proponer al funcionario.

Tirado a tierra, la funcionaria propuso para el cargo, al abogado Alan Rubio Jiménez apegándose a las facultades que le otorga la Ley de Gobierno Municipal del Estado de Sinaloa. La propuesta está por verse si pasa, porque el actual asesor jurídico de la Valenzuela Benites no es de las simpatías del alcalde ni de los regidores comparsas, pero sí lo es de los opositores y de oficialistas.

No era la primera vez que Castro Félix era impugnado por Valenzuela Benites porque al principio de la administración de Chapman Moreno ella y su equipo de transparencia encontraron que estaba impedido para el cargo porque incumplía los requisitos de elegibilidad en lo concerniente al artículo 67 BIS D párrafo quinto de la Ley de Gobierno Municipal que ordena que el pretenso no debía tener una relación laboral directa con el municipio durante los últimos cinco años anteriores, y este venía de cobrar como asesor externo en la administración de Duarte García.

Con toda y contrato rubricado por el propio alcalde, su secretario, Álvaro Ruelas Echave y el síndico procurador de entonces, Carlos Alberto Anchondo Verdugo, la denuncia de Valenzuela Benites no prosperó.

En el 2014, Castro Félix era el asesor contable de Anchondo Verdugo y Auihtzol Rentería Contreras asesor externo, y los tres amigos de Juan Carlos Villareal y Carlos Julián Avendaño García, que resultan compañeros de estudio de Víctor Hugo Pacheco Chávez, actual magistrado de la sala Regional Zona Norte del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Sinaloa.

A medio trienio de Duarte García se crea el Órgano Interno de Control y Gerardo Vargas Landeros promueve a Rolando Luque colocándole también a Villareal y a Avendaño, resultando que todos los amigos cobraban al municipio. En ese periodo, Castro Félix decide estudiar una maestría y entonces se le “beca” con un contrato de servicios.

Cuando Ruelas Echave renuncia para irse de candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para la alcaldía de Ahome, su puesto de secretario lo ocupa Martín López Montiel y el de jefe de asuntos jurídicos Auihtzol Rentería, afianzándose el clan.

Tras ganar Ruelas Echave la presidencia y Cecilia Hernández la sindicatura de procuración, Pavel Roberto Castro Félix es ungido como contralor general, Villareal asume la dirección de responsabilidades administrativas y coloca en un puesto clave a Anayansi Verdugo Estrada, que sería su esposa y sobrina del profesor, Simón Estrada, primer secretario de Chapman Moreno.

El clan de amigos marchan sin pena ni gloria y nunca detectan administración fraudulenta de nadie, incluso validan permutas abusivas y otorgan permisos de construcción de gasolineras sin recato.

Al entrar Chapman Moreno como alcalde, el grupo queda intocado, pero Valenzuela Benites comienza a indagar y encuentra las ilegalidades solapadas por los cabildos, topándose con el mismo problema.

Advierte a Castro Félix que sería investigado y este recurre a sus amigos e interpone un procedimiento con Víctor Hugo Pacheco Chávez, actual magistrado de la sala Regional Zona Norte del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Sinaloa, que emite un acuerdo frenando la investigación. A la par, el gabinete de Chapman Moreno minimiza las acciones de Valenzuela Benites, y ella encuentra una rendija legal, sus derechos políticos vulnerados por el ejercicio abusivo del poder.

Tras dos juicios electorales, Valenzuela Benites se impone a Chapman y al clan de amigos, cuyo final está más cerca.

“Es por justicia para Ahome por la que Pavel Roberto Castro Félix debe salir como funcionario, porque cobijó la corrupción y permitió el uso abusivo del poder. No más abusos, no más saqueos del erario, pero requerimos de un contralor honesto, sin vicios ni componendas políticas”, consideraron los ediles, Gerardo Amado Álvarez y Ramón López Félix.

Artículo publicado el 20 de septiembre de 2020 en la edición 934 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Desfile Cívico Militar por los 211 años de la Independencia de México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.