diciembre 3, 2020 3:50 PM

‘Rueda cabeza’ de José Rosario Peñuelas de Copaci ante protesta indígena en el norte de Sinaloa

conflicto indigena-ahome

Esta noche de lunes y luego de seis horas de discusión entre la Policía Estatal preventiva y yoremes del norte de Sinaloa se liberó la caseta de peaje de nuevo San Miguel en donde los indígenas bloqueaban las casetas de cobro y cerraban la circulación intermitentemente para exigir la destitución de Librado Bacasegua Elenes como presidente del Consejo Supremo Mayo de Kobanaros y Pueblos Indígenas de Sinaloa.

El acuerdo de liberación de la caseta lo suscribieron el director de Gobierno, Julio César Romanillo Montoya, el Subsecretario de Gobierno, José Joel Boucieguez Lizárraga y Secretario de Desarrollo Social, Ricardo Madrid Pérez.

Los yoremes lograron que Madrid Pérez destituya a José Rosario Peñuelas como Comisionado para la Atención de las Comunidades indígenas (Copaci) y que el gobernador, Quirino Ordaz Coppel, los reciba este miércoles para resolver de fondo el caso Librado Bacasegua Elenes, quien se ha vuelto un representante vitalicio, pero espurio, que ha causado una severa división y confrontación en cuando menos 18 comunidades, desde Choix hasta Topolobampo, al ser considerado un “traidor y de vender al mejor postor los intereses tribales como usos y costumbres.

Poco después de las 18:30 horas, los manifestantes aceptaron retirarse de la protesta con el acuerdo que los funcionarios estatales se comprometieron a cumplir al pie de la letra.

Antes de retirarse, los indígenas comisionaron a Felipe Montaño Valenzuela, Cobanaro de Ohuira para que advirtiera a los funcionarios que en caso de incumplimiento de cualquier de los puntos, las tribus del norte de Sinaloa se lanzaran en su contra y se movilizarían hasta obtener las tres destituciones.

La rebelión indígena fue encabezada por Montaño Valenzuela, cobanaro de Ohuira, seguido de más de 100 yoremes y gobernadores tradicionales que se enfrentaron a la policía y evitaron ser desalojados.

En el zipizape, la Policía Estatal Preventiva agredió a mujeres, golpeó a ancianos e insultó a los hombres y los retó a pleito de puñetazos. Las provocaciones no prosperaron en una mayor trifulca. La protesta duró siete horas.

La movilización yoreme fue producto de la desatención del Gobierno de Estado a una protesta iniciada el jueves en la sede del Consejo Supremo Mayo cuando se le emplazó a que en 72 horas se presentaran a negociar un fin al conflicto, de lo contrario, las acciones se radicalizarían. Desatendieron el llamado y los indígenas se movilizaron.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 931
29 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos