JUICIO CONTRA EL QUILLO. Los tiempos y la espera.