domingo, septiembre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Pero ¿Qué necesidad?

QUÍMICO BENÍTEZ. La soberbia por delante.

Bien lo razona el historiador Luis Antonio Martínez Peña, cuándo afirma que el alcalde de Mazatlán no entiende la “dinámica de los movimientos sociales” cuando pretende endosar las manifestaciones feministas ocurridas en el puerto al biólogo Gildardo Izaguirre, quien seguramente se apareció en la última manifestación frente al Palacio Municipal y donde al alcalde le dijeron de todo lo que se le pueden decir a una persona misógina y contraria al libre ejercicio de la protesta.

Y es que claro, al no entender esa dinámica, lo más sencillo es echar la culpa a “quien” supuestamente mueve los hilos tras bambalinas en un colectivo autónomo como el de las mujeres que no necesitan de tutelas para organizarse y movilizarse por sus demandas en un entorno violento contra ellas.

¿O, acaso, ya se olvidó que este año han asesinado a decenas de mujeres sinaloenses y que la mayoría de los feminicidios están sin resolverse?

Pues, todo parece que sí, el alcalde no tiene sinergia con este y otros colectivos y en lugar de acercarse y hablar con ellas, hacer política, toma el atajo del ataque más vil que es el desnaturalizar su independencia.

Hablar en un tono autoritario y es que, por simple cálculo político, debería ser más cauteloso, porque ese colectivo vota y levanta una de las banderas más sentidas de las mujeres de Morena, que es la lucha contra la misoginia del poder y por la igualdad de hombres y mujeres.

Pero, como bien reza aquella expresión del filósofo Miguel de Unamuno, “lo que natura non da, Salamanca non presta”, el alcalde porteño es un personaje pedestre, en muchos sentidos nada acorde con los tiempos que corren hoy en día.

Y, por la edad, ya no va a aprender, entonces este y otros colectivos reivindicadores de causas justas deben comprender que están frente a uno de los remanentes de la sinrazón política.

Un perfil extraño para alguien que aspira a continuar disfrutando de las mieles del poder y dice que buscará nuevamente la alcaldía, lo que debería llamar a la prudencia y el diálogo no a manifestar su enojo porque las mujeres enarbolen sus demandas justas.

Detrás de ellas no sólo está Gildardo Izaguirre, sino miles de hombres y mujeres mazatlecas que comulgan con el ideario feminista y que moralmente están siguiendo este tipo de manifestaciones en el puerto, en Sinaloa, en México.

Y esa gente vota, o mejor votó por Morena, y lo que programáticamente representa, no por hechuras de lo peor de la intolerancia de otro tiempo, donde solo unos dedos tronaban.

Ese México autoritario ya no existe, pero sí sus resabios y muletillas, que a cada momento nos asaltan con sus expresiones misóginas como esa de que al colectivo de las mujeres “un hombre las dirige”, refiriéndose al biólogo Izaguirre.

Que no le olvide al alcalde que su triunfo electoral vino endosado al de López Obrador, y si está dispuesto a volver a competir en la constitucional deberá pasar la aduana de su partido donde igual que entre las mujeres tiene sus detractores que le están haciendo imposible su promoción.

Que por cierto ya no habla que va por la gubernatura, si no por algo más modesto, el gobierno municipal del puerto.

Mazatlán, como el mismo lo recordó, no hace mucho tiempo, “se cuece aparte” y es cierto que no sabe de lealtades y está entrenado en echar del Palacio de Gobierno a los malos gobernantes; recordemos cómo le fue a Alejandro Higuera, quien consumido por su soberbia, pensaba que era eterno y una soberana patada en el trasero lo puso fuera del poder perdiendo con Fernando Pucheta.

Y algo de eso está pasando con el actual gobernante, que se muestra ostentosamente con sus excesos, cómo esa última de llegar a un acto público en una camioneta Mercedes Benz del año que es de “su hijo” y que independientemente de que lo sea o no, muestra su visión del mundo al que aspira en su imaginario y que choca con la vida de los gobernados.

Y, eso, y lo de las mujeres, terminará pagando en las urnas y lo que podría ser peor en el rechazo cuando vuelva a ser un simple mortal, el que llegaba a desayunar con sus amigos a la Fonda del Chalío en Olas Altas.

¡Al tiempo!

Artículo publicado el 11 de octubre de 2020 en la edición 924 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 972
12 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Desfile Cívico Militar por los 211 años de la Independencia de México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.