jueves, agosto 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Más de 3 mil 600 contagios de Covid-19 entre personal de salud en Sinaloa

PERSONAL MÉDICO. Batallas en el desierto. 

30% de casos Covid-19 en el estado se ubican en la “primera línea”  

 

 

El traje es pesado y se siente caliente. Las jornadas son largas y extenuantes. Las condiciones de trabajo distan de ser las mejores. Todo por el Covid-19. Y ello se vuelve más delicado cuando se pone en riesgo la vida. Los médicos ante la pandemia llevan ya seis meses en pie de guerra. 

La mañana del jueves 27 de agosto unas mantas colgaron del puente peatonal de la avenida Enrique Sánchez Alonso en el sector Tres Ríos en Culiacán. Sobre las escaleras de la Catedral, veladoras y arreglos florales rendían honor a compañeros y compañeras del sector salud caídos ante el coronavirus. 

Pero también es una protesta. En Sinaloa han fallecido 45 trabajadores de la salud a causa del virus. 

Clarisa no pertenece al grupo que se manifestó. Ella labora en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Tiene menos de 30 años y junto a ella, el equipo que labora al interior de ese nosocomio ninguno sobrepasa esa media de años. Son puros jóvenes. 

“Mis padres son médicos y alguna vez se oyó muy fuerte el rumor de que si nadie se apuntaba a esto, el gobierno llamaría a los médicos, cosa que es difícil, sí. Entonces dije no, a ellos no se les toca, les toca a los de mi edad”, explica. 

Ella fue contratada en el esquema para atender pacientes Covid-19. En Sinaloa el IMSS contrató a mil 927 trabajadores para atender la emergencia sanitaria de los cuales mil 090 son de carácter temporal y el resto de carácter ordinario. 

Y Clarisa, siendo médico general, tomó el trabajo. No ha sido el dinero o la “oportunidad” de obtener una base. No. Según explica, esto es una guerra y ella se enlistó. 

“He leído algunos artículos extranjeros que lo comparan con una guerra y los efectos similares que producen ambos en el personal de la salud. Aquí poco se hablará de eso, aún en las mejores instituciones porque atendemos en masa y los directivos prefieren las cifras que los hacen ver bien”. 

Y al ser una guerra, hay bajas. En Sinaloa en seis meses de emergencia sanitaria 3 mil 659 trabajadores de la salud se han contagiado del virus SARS-CoV-2, y de esa cantidad el 40.8 por ciento pertenece a la capital. 

El estado aparece entre las entidades federativas con mayor número de trabajadores de la salud contagiados de coronavirus sobre todo entre médicos y de enfermería con 957 y mil 573 de manera respectiva. 

Ese número representa casi el 30 por ciento del total de casos registrados en Sinaloa que superan los 16 mil 600 contagios en más de 180 días. 

Como dato comparativo, de los casos confirmados en Sinaloa hasta el martes 1 de septiembre, el grupo de enfermeras y enfermeros es el que más contagios ha tenido por sector, seguido por personas jubiladas o pensionadas y en cuarto sitio aparecen los médicos.

Clarisa pertenece a ese grupo. Ella adquirió el virus y por su juventud pudo salir adelante. Ahora, al igual que al menos 10 de sus compañeros, ha vuelto a trabajar después de haber enfermado. A pesar del horror que se vive explica que no hay opción. 

“Ahorita en todos los hospitales hay muchas historias, daría para escribir una columna entera de ellas. Lo que enternece es que ahorita pues no pueden estar los familiares ahí y eso lo vuelve aún más doloroso. Sólo te enteras por terceros de lo que pasó, hasta entiendo que por eso crean que les hacemos algo mal, más no lo justifico”. 

Sinaloa ha dejado una estela de más de 2 mil 839 decesos por el Covid-19 hasta el jueves 3 de septiembre, de los cuales 964 ocurrieron en Culiacán. El dolor de ver a sus compañeros enfermar y morir se suma al que ya experimentan al ver a pacientes correr la peor de las suertes. 

Y los casos siguen y el personal médico, la mayoría, lleva ya seis meses en otro tipo de confinamiento, en uno más allá del voluntario. Al menos así lo ve Clarisa. Es el cumplimiento de su deber. 

Debido a esto trabajadores médicos se encuentran en muchos casos bajo tratamiento antidepresivo. 

Ese es el caso de Martha. Ella también es contratada bajo el esquema del IMSS en el Hospital General Regional número 1. 

“La verdad al principio nos poníamos unas friegas, casi casi nos obligaron a ver a los pacientes al área Covid, veíamos unos 20 pacientes al día”, explica.  

El aumento de casos, lo pesado y caliente del traje y el no poder removérselo ni para ir al baño. El sudor, el riesgo. Y a eso se le suma el sufrimiento y la impotencia de ver los contagios multiplicarse. 

“Pero también veíamos cómo la gente fallecía y pues nos dimos cuenta de que teníamos que bajar aunque sea a ayudarlos a no sufrir”, explica. 

Y esta situación tiene sumido al equipo médico en todo el estado en un problema. Se habla de secuelas que pueda dejar el coronavirus, y entre el gremio se habla de otro tipo de secuelas que van más allá del estado físico. 

Y todos los hospitales lo padecen. El Civil de Culiacán, el Hospital General Regional del IMSS, el del ISSSTE, los de la Secretaría de Salud. Todos. 

Artículo publicado el 06 de septiembre de 2020 en la edición 919 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Fuertes incendios forestales en Turquía, al menos ocho muertos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.