martes, septiembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Obesos sobrevivientes del Covid-19

LIBRARSE DEL COVID. El reto de los obesos.

No todo es tristeza y desolación cuando se habla de infectados por coronavirus que desarrollaron la enfermedad, incluso, hay registro de pacientes hospitalizados con el diagnóstico de Covid-19 que lograron sobreponerse a la enfermedad a pesar de la famosa comorbilidad o enfermedades agregadas como la obesidad.

Si bien es cierto que estos casos son la excepción, también es cierto que la obesidad no significa de ninguna manera una sentencia de muerte para los enfermos de coronavirus, es un riesgo mayor que deberá tenerse en cuenta como factor de mal pronóstico.

Nadie quisiera contaminarse con el virus, menos los que tienen una enfermedad previa como los diabéticos, hipertensos y obesos, hay personas que tienen todo estadísticamente para morir, es decir, son mayores de sesenta años, tienen sobrepeso, son diabéticos de larga evolución, además hipertensos, esto es un coctel con pronóstico reservado para cualquier enfermedad infecciosa, y no se diga para un virus cuya letalidad es muy alta.

Los obesos sobrevivientes a la enfermedad viral, son una especie de personas con suerte, suerte derivada de un sistema inmune privilegiado. No es novedad decir que lo primero que tiene que hacer un obeso es bajar de peso, sin embargo, en la práctica clínica podemos observar paciente cuya obesidad no les afecta su presión sanguínea, o les ha respetado el páncreas y no han desarrollado diabetes, son personas con una constitución genética privilegiada, con un sistema de defensas que los mantiene en la clasificación de fuertes.

El tiempo es el único enemigo que no se puede vencer, por eso, los obesos jóvenes se mantienen desafiando a las estadísticas, pero con el tiempo van a caer fulminados por la resignación de una o más enfermedades que acabarán con sus vidas.

Qué bueno que podemos contar los obesos que han superado al Covid-19, pero que malo que dos terceras partes no pudieron recuperarse, esto es una lección doble, primero para los sobrevivientes de la enfermedad, y segundo, para los obesos que aún no se han infectado y corren un riesgo mayor al estándar.

La ocupación de los obesos en época de pandemia, debe ser por deshacerse lo más rápido posible del exceso de grasa, fortalecer su sistema neuromuscular y mantener un régimen dietético encaminado a mantener un sistema inmunológico competente.

La capacidad pulmonar de los obesos es por definición comprometida, tanto el corazón como los pulmones tienen que trabajar a marchas forzadas para compensar el exceso de un metabolismo secundario a la abundancia de grasa, por eso, prácticamente es un milagro que un obeso supere la enfermedad por coronavirus ya que precisamente, el virus afecta principalmente el tejido pulmonar.

Mientras el obeso disminuye su índice de masa corporal, debe fortalecer su masa muscular, y extremar las precauciones para mantenerse aislado del virus mortal. Para el obeso no es tiempo de jugar a la ruleta rusa, es tiempo de tomar cartas en el asunto para bajar de peso ya.

Artículo publicado el 30 de agosto de 2020 en la edición 918 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.