julio 28, 2021 7:25 AM

El gobierno no se endeudó, pero el pueblo sí

RETIRO DE FONDOS. Desempleados y desprotegidos.

En julio pasado 184 mil 196 empleados que perdieron su trabajo retiraron de su afore mil 993 millones de pesos, cifra superior en 85 por ciento respecto a la del mismo periodo del año pasado. Usaron la que sería su futura pensión para sobrevivir ese mes.

Los programas y acciones de gobierno no fueron ni suficientes ni eficientes para evitar la pérdida del patrimonio de esas familias mexicanas.

Es la cifra más alta para un mes en retiros por este concepto desde que se tiene registro, 2005.

No han sido los únicos que se han quedado sin recursos para sobrevivir y se ven obligados a usar lo que era su protección para evitar una vejez en pobreza.

De enero a julio, los retiros a las afores por desempleo se ubicaron en 10 mil 563 millones por parte de 997 mil 443 mexicanos.

No son los casos más dramáticos, los hay que, además de desempleados, no tienen afore pues trabajan en la informalidad. Son 12 millones de mexicanos.

El periódico La Jornada reportó el 20 de mayo: “Una red de agiotistas pretende aprovecharse de la crisis económica derivada de la pandemia y ofrece créditos inmediatos (…) con tasas de interés que rayan en la usura: del 25 al 40 por ciento mensual.”

“…exigen en prenda las escrituras de terrenos o facturas de vehículos con un máximo de antigüedad de 2 años”.

La política social del gobierno federal no brindó el apoyo que los mexicanos necesitaron.

La pérdida de ingresos de los empleados es histórica.

En marzo pasado, antes de la pandemia, los ingresos de todos los trabajadores mexicanos fueron de 218 mil 345 millones de pesos. En mayo descendieron a 163 mil 219 millones, esto es, sufrieron una pérdida de 55 mil 126 millones y en junio fueron de 179 mil 755 millones, una pérdida de 38 mil 590 millones de pesos.

En mayo y junio las familias de los trabajadores mexicanos padecieron la pérdida de 93 mil 716 millones de pesos, afectando sus condiciones de vida.

El gobierno federal no estuvo a su lado. Veamos un ejemplo.

En el país existen 2 millones 400 mil personas que se dedican al trabajo doméstico. Según estudios de la ONU el 76 por ciento está en riesgo de perder su empleo por la crisis del Covid-19, alrededor de un millón 800 mil de ellos, en su mayoría mujeres.

Ante su situación, el IMSS ofreció un préstamo, no un subsidio, a solo 23 mil trabajadores domésticos.

La encuesta ENCOVID de la Universidad Iberoamericana  señala que 2 de cada 3 hogares declaran que han visto reducidos sus ingresos desde el inicio de la cuarentena. La reducción promedio en el ingreso entre los hogares que reportaron tener un menor ingreso fue de 47 por ciento en junio y 48 por ciento en julio. Mientras que 1 de cada 3 hogares declaró una reducción del 50 por ciento o más en sus ingresos.

La preocupación por contar con alimentos en el hogar continúa aumentando, pues en junio  el 69 por ciento de los hogares encuestados reportaron preocupaciones o dificultades para acceder a alimentos, mientras que en julio este porcentaje aumentó a 73 por ciento.

El gobierno de la cuarta transformación no creó un programa social de apoyo en los momentos donde los trabajadores mexicanos se quedaron sin ingresos.

Esto lo advirtió, en mayo, el CONEVAL, que es el organismo del propio gobierno federal para evaluar la política social, al analizar la incidencia de los programas anunciados el 23 de abril por el presidente. Cito la página 17 de su estudio: “Hasta el momento ninguna acción está dirigida a la población que perdió su empleo a raíz de la emergencia sanitaria.”

El presidente presume que su gobierno no se endeudó como la mayoría de los demás gobiernos, quienes tomaron recursos para entregarlos a su población durante lo más difícil de la crisis.

La deuda de las familias mexicanas la tendrán que pagar ellas solas, las más pobres. Si hubiera sido deuda gubernamental la habríamos pagado proporcional y solidariamente entre todos.

Las tasas de interés que están tomando las familias mexicanas son mucho más altas que las que se hubieran tenido como gobierno.

¿Antes los gobiernos se endeudaban y no beneficiaban al pueblo? Sí, frecuentemente.

Este gobierno no se endeuda ni cuando el pueblo lo necesita, lo deja solo.

La 4T dejó que el pueblo perdiera sus ahorros y se endeudara. Lo que hayan hecho no lo hicieron en la cantidad y la calidad necesarias. Como antes.

Columna publicada el 23 de agosto de 2020 en la edición 917 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.