abril 20, 2021 7:53 AM

Explosión en Beirut: más de 100 muertos, 4 mil heridos y 300 mil personas sin hogar

beirut-explosion-2

A 24 horas de las explosiones en el puerto de Beirut, en Líbano, las autoridades reportan más de 100 personas fallecidas, más de 4 mil heridas y 300 mil más habrían perdido sus hogares debido a los daños ocasionados por la onda expansiva que afectó a la mitad de la ciudad.

El gobernador de Beirut, Marwan Aboud, estimó que los daños ocasionados ascienden a más de 3 mil millones de dólares.

Un día después las escenas que han difundido medios locales y de todo el mundo muestran un puerto devastado, con edificios y comercios reducidos a escombros, hospitales dañados y con sobreocupación.

El Consejo superior de defensa decretó “estado de emergencia” por dos semanas.

Este día comenzaron también las labores de búsqueda de personas desaparecidas bajo los escombros, luego de la explosión ocurrida en el puerto de Beirut, ocasionada por más de 2 mil toneladas de nitrato de amonio almacenado con fuegos artificiales en el Hangar número 12.

Dicha sustancia se utiliza como fertilizante por su alto contenido de nitrógeno, pero también a lo largo de la historia ha sido utilizado para fabricar explosivos por grupos terroristas.

“Es inaceptable que tal carga de nitrato de amonio haya estado presente durante seis años en un almacén, sin medidas cautelares”, declaró ayer el primer ministro libanés, Hassan Diab, ante el Consejo Supremo de Defensa que celebró una reunión de emergencia. También dijo que los responsables del desastre tendrán que rendir cuentas.

Las autoridades aún no han informado las razones por las que este químico se encontraba acumulado en grandes cantidades en las bodegas portuarias de la capital libanesa. Aunque las indagaciones continúan, una fuente de seguridad y medios locales reportaron que la fuerte detonación masiva se inició mediante trabajos de soldadura realizados en una bodega.

Los servicios de seguridad presentaron un informe hace unos meses a las autoridades competentes, en el que se advertía del peligro de la presencia de nitrato de amonio en el puerto de Beirut y se recomendaba que la carga se transportara a un lugar seguro.

En el puerto donde ocurrió la explosión se han compartido imágenes de hangares destruidos y edificios en ruinas que todavía generan columnas de humo.

El corresponsal de RFI en Beirut, Paul Khalifeh dijo que hay barrios devastados en un radio de un kilómetro del puerto, suburbios muy afectados a 4 kilómetros de distancia, y daños a más de 10 kilómetros de la capital, donde las ventanas se rompieron.

La explosión se sintió hasta la isla de Chipre, a más de 200 km de distancia. El instituto estadounidense de geofísica (USGS), con sede en Virginia, dijo que sus sensores registraron la explosión como un terremoto de 3.3 en la escala de Richter.

El presidente de Líbano, Michel Aoun, anunció una bolsa de 100 mil millones de libras libanesas (unos 65 millones de dólares) en concepto de fondos de emergencia, ya que el país se encuentra en medio de una crisis económica sin precedentes y los hospitales están ya colapsados debido a la pandemia de Covid-19.

Varios países reaccionaron muy rápidamente, reportó en detalle la Agence France-Presse. Catár, cuyo emir hizo contacto telefónico con el presidente Michel Aoun, envió dos hospitales de campaña. Países del Golfo, algunos de los cuales mantienen estrechas relaciones diplomáticas y económicas con Líbano, ofrecieron ayuda rápidamente. Kuwait anunció el miércoles la llegada de un avión con “ayuda médica”.

El príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed Bin Zayed, tuiteó la “solidaridad” de Emiratos Árabes Unidos con Líbano y la famosa torre Burj Jalifa de Dubái, la más alta del mundo, se iluminó con los colores de la bandera libanesa.

Arabia Saudita declaró que seguía la situación con “gran preocupación” y ofreció su pésame a las víctimas. Irán, gran rival de Riad y muy influyente en Líbano, ofreció una “ayuda médica”, indicó su presidente Hasan Rohani en un comunicado. Israel pidió el martes “superar el conflicto” al proponer “una ayuda humanitaria y médica” para Líbano, vecino con el que se encuentra técnicamente en estado de guerra.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, prometió “ayuda humanitaria en todos los ámbitos, especialmente en el de la salud”. El rey de Jordania, Abdalá II, ordenó el miércoles la preparación de un hospital militar de campaña para enviar a Líbano. El presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, dirigió su “pésame” a los libaneses y las famosas pirámides de Guiza se iluminaron con los colores del país.

La ONU expresó sus “condolencias” y propuso un “apoyo activo”, además de desear una “pronta recuperación a los heridos”, entre los que hay personal de las Naciones Unidas. Un responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, afirmó que esa agencia de la ONU “comenzó a enviar kits de traumatología y cirugía desde su almacen regional de Dubai”. “También tenemos equipos médicos de emergencia listos para desplegarse”, añadió.

El martes por la noche, el presidente estadounidense Donald Trump, transmitió las “condolencias” de su país a Líbano y repitió que Estados Unidos estaba “preparado” para enviar su ayuda. El papa Francisco pidió el miércoles “rezar por las víctimas, por sus familias y por Líbano” y el envío de “ayuda de la comunidad internacional”.

En Europa, la canciller alemana, Angela Merkel, prometió ofrecer “apoyo al Líbano”. Miembros del personal de la embajada alemana resultaron heridos en las explosiones. Holanda anunció en la radio pública que 67 trabajadores humanitarios holandeses saldrían hacia Beirut el miércoles por la noche, incluido médicos, policías y bomberos.

El Reino Unido declaró que estaba dispuesto a “apoyar de todas las formas posibles, incluido a los ciudadanos británicos afectados”, tuiteó el primer ministro Boris Johnson. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afirmó en Facebook que su país “hará todo lo posible para ayudar”. Canadá, por su parte, hizo lo propio. “Estamos dispuestos a ayudaros”, tuiteó el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

“Rusia comparte el dolor del pueblo libanés”, reaccionó el presidente ruso, Vladimir Putin, en un telegrama de condolencias a su homólogo libanés, Michel Aoun. Aoun también recibió una llamada del presidente iraquí, Barham Saleh, quien transmitió al Líbano su solidaridad y se ofreció a ayudarlo, y una carta de condolencias de su homólogo sirio, Bashar al Asad.

Misma expresión de solidaridad desde Túnez, donde el presidente Kais Saied envió una carta a su homólogo libanés expresando su “apoyo” a un “pueblo hermano”. El jefe de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, expresó su “sincero pésame” y pidió arrojar luz sobre los “responsables” de estas “terribles explosiones”.

La Unión Europea (UE) enviará a Beirut un centenar de bomberos para apoyar en las tareas de búsqueda de víctimas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos