agosto 4, 2020 11:18 PM

Que no se perfile una democracia castrense

FUERZAS ARMADAS. Las sombras del pasado.

“Hay que evitar que se asocien la delincuencia organizada con la autoridad; no caer en el error de proteger a una banda y castigar a otra; aplicar la ley por parejo; vamos a reunirnos con los gobiernos estatales, municipales, para hacer un frente y combatir el flagelo de la delincuencia. También vamos a dar más facultades al Ejército para el combate al crimen organizado… Pero insisto, la mejor solución al problema de la inseguridad, es creando mejores condiciones de vida y de trabajo”.

Parece un pensamiento nuevo el de Andrés Manuel López Obrador después de que durante la última década, ante el fracaso de Felipe Calderón frente a la delincuencia, dijo otra cosa. Al menos respecto al papel que deberían jugar las fuerzas armadas en el combate al crimen organizado.

En realidad la cita corresponde a parte de lo que dijo el 6 de junio de 2006, durante el debate presidencial organizado por el IFE, es decir, hace 14 años. En ese tiempo, AMLO tenía claro que, ante la corrupción de las fuerzas policiacas de todos los niveles, había que dar más facultades al Ejército. Calderón, ya en la silla presidencial, le compró la idea, pero con resultados desastrosos para el país.

Ya como presidente, poco tiempo le tomó a AMLO volver a su viejo discurso, luego de pregonar durante la campaña y los primeros meses de su gobierno, que la violencia no se combate con violencia, y de sus llamados a los abrazos en vez de balazos. Desmanteló la Policía Federal y, de la mano del Ejército, apoyado por el Poder Legislativo, creó la Guardia Nacional. En el inter, el presidente concedió al Ejército Mexicano la construcción del nuevo aeropuerto de Santa Lucía y en medio de la pandemia, lo aprovechó para remodelar y construir hospitales Covid, privilegios y cercanías que otros gobiernos no le concedieron.

Así, otorgar al Ejército y a la Marina el control absoluto del sistema de aduanas encaja perfectamente en esa visión renovada del presidente sobre cómo combatir el flagelo del narcotráfico. Si bien no ha desatado una “guerra” al estilo calderonista, ha estado golpeando –sobre todo al Cártel Jalisco Nueva Generación—sus bases financieras, por medio del congelamiento de miles de cuentas bancarias. Con la militarización del sistema de aduanas, el gobierno federal estaría pretendiendo “ahogar” las operaciones de trasiego de armas, drogas y dinero que fluyen a través de las fronteras, de los puertos y de los aeropuertos con la vigilancia directa de la Marina y del Ejército, desmantelando las redes de corrupción que ahí se tejieron durante décadas.

Si funciona, la estrategia tendría que estar dando frutos en el corto y mediano plazo, cuando los mandos civiles sean removidos, se instaure un sistema eficaz de vigilancia y empiecen los decomisos importantes. Hasta ahora, la incautación de insumos para la elaboración de drogas sintéticas ha caído a cuentagotas y hasta parecen parte de traiciones internas de los cárteles o “cuotas” que tienen que pagar para ellos seguir operando y su contraparte ofrecer “resultados”. Igual los aseguramientos de cristal, mariguana, cocaína y fentanilo, son insignificantes respecto a la proporción en que se producen y trafican.

Pero eso ya se verá… si se ve. El problema aquí es que el presidente sigue otorgándole espacios de poder a las fuerzas armadas que no tuvieron nunca; hay una militarización de áreas de Gobierno que históricamente estuvieron en manos civiles y, como lo ha hecho paulatinamente, debe pensarse que esto no parará aquí, que seguirán la concesiones a un poder, el castrense, que ha sido duramente condenado en muchos de sus procederes a través de la historia.

Es evidente que el presidente López Obrador está improvisando medidas respecto al tema de la seguridad, habida cuenta el fracaso que ha sido hasta ahora, pues los índices delictivos han estado al alza durante su gobierno y la violencia ligada al narcotráfico ni se diga. Nada de esto estaba en sus planes. De hecho, quedó claro muy pronto que no tenía una estrategia definida contra la violencia más allá de sus programas sociales, cuyo impacto podría verse en el largo plazo pero no ahora.

Pueden funcionarle estas medidas, pero darle tanto poder a las fuerzas armadas puede significar, en el futuro, hacerle un gran hoyo a la democracia.

Bola y cadena

“… NO CAER EN EL ERROR DE PROTEGER a una banda y castigar a otra; aplicar la ley por parejo”, dijo AMLO en aquel debate. Ojalá el presidente siga pensando lo mismo. Lo dijo porque así habían actuado los gobiernos priistas durante lustros y de Fox se estaba diciendo entonces que había apoyado al Cártel de Sinaloa y que eso había agudizado la violencia. Y que si él piensa lo mismo, también lo hagan sus subalternos, incluidos los generales y los almirantes. Ojalá.

 Sentido contrario

POR ALGO SERGIO JACOBO, líder de los diputados locales priistas, alegaba que la revisión de las cuentas públicas era “un cochinero”. El viernes pasado, el Congreso del Estado reprobó las cuentas del gobierno estatal correspondientes a 2018, por el cochinero que significó el apoyo que se pretendió dar a los damnificados por las lluvias y que terminó en cientos de colchones reciclados. ¿Se recuerda? El otro “cochinero” se encontró en cientos de millones de pesos destinados a remodelar o construir estadios con recursos públicos, para que los empresarios hagan dinero. Pues sí, es un cochinero.

Humo negro

SEGUIMOS ENTRE LA ESPADA Y LA PARED, entre reactivar la economía y cuidar nuestra salud. Aún así, no se vale torcer los datos para dar la impresión de que la pandemia va cediendo. En Sinaloa estamos peor que en abril, que en mayo, que en junio. Y lo que falta.

Columna publicada el 26 de julio de 2020 en la edición 913 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 914
02 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos