diciembre 2, 2020 2:23 AM

¿Qué fue primero? ¿Las armas o los crímenes?

armas

Al borde del cierre de la edición de Ríodoce circuló un video en redes sociales, donde se muestra una chorrera de carros blindados con más de 70 hombres armados. La cámara hace un largo recorrido de la formación, del primero al último grupo, se va acercando a ellos y gritan a pulmón: “pura gente del señor Mencho”.

Es toda una coreografía: Traen armas largas, chalecos, cascos, el atuendo militar completo. La mayoría de las camionetas traen montado un rifle Barret, otros vehículos traen en la puerta la leyenda de “grupo elite”, algunos traen lanzagranadas.

Ríodoce comprobó con fuentes militares la autenticidad del video. Lo ubican en la zona limítrofe, por la vegetación, entre los estados de Jalisco y Michoacán, área de influencia del Cártel Jalisco Nueva Generación, que encabeza Nemesio Oseguera, el Mencho.

Pueden hacerse muchas interpretaciones, pero es inevitable relacionarlo con la visita del Presidente López Obrador a Jalisco este jueves. No es la primera vez que el CJNG recurre a las redes sociales y su inmediata difusión para enviar mensajes a la autoridad o sus rivales.

Hace apenas unas semanas, la Unidad de Inteligencia Financiera congeló mil 939 cuentas de supuestos operadores del Cártel del Mencho. Bautizaron el operativo con nombre de serie televisiva Agave Azul, e involucraba casi 3 mil millones de pesos. Se dijo también que la DEA había definido los objetivos, y ubicar al mayor número de empresas y sujetos involucrados en el blanqueo del dinero del grupo.

López Obrador fue a apaciguar al beligerante gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, pero fue el Mencho quien le arrima el caballo y se muestra como el señor.

Todo esto, también, cuando Nemesio Oseguera es el nombre que surge con dos de los casos recientes de ataques directos a altas autoridades: un juez y un jefe de policía. Se le adjudican el asesinato del juez en Colima, Uriel Villegas, y su esposa. También el atentado contra el Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Omar García.

Desde hace cuatro años en los Estados Unidos convirtieron al CJNG en el más poderoso de México. Según los informes oficiales estadounidenses, una vez capturado el Chapo y en ese momento (2016) casi extraditado, la fuerza  criminal estaría en Nemesio Oseguera. Un año antes el Departamento del Tesoro había dicho lo mismo: la Organización Sinaloa perdía fuerza y entonces el más poderoso de México era el Jalisco Nueva Generación.

En mayo de 2015 el Mencho mostraría su poderío: inauguraron la modalidad de los narcobloqueos a gran escala. Paralizando una ciudad y hasta un estado. Quemaron camiones, circularon decenas de camionetas con hombres armados y se enfrentaron directamente a la autoridad ante la pretensión de captura de Nemesio Oseguera.

Lo que sucedió en octubre de 2019, con otro Presidente, con otros generales, en otra ciudad, no fue más que una réplica superada de aquellas acciones del Mencho. En Guanajuato emprendieron también este año algo parecido los de la organización de Santa Rosa de Lima, del Marro.

Pasaron los años, el final del gobierno de Peña y el inicio de López Obrador, y el Jalisco Nueva Generación siguió acaparando poder y territorios. Hoy está convertido en ese monstruo que anticiparon los estadounidenses y sus agencias –o que ellos mismos promovieron para que creciera- hace cinco años.

 

Margen de error

(Armas) Las imágenes de los hombres armados del Mencho, presumiblemente ni son todos de esa organización ni los únicos en el país, no es más que la muestra gráfica del poder de las armas de que puede ufanarse el Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Sinaloa, el Chapito Isidro, los de Michoacán, los Guerreros Unidos, los de Tepito….un largo etcétera, que incluye también al más simple bravucón del barrio o nuestro vecino que puede tener una arma y salga a relucir en el más ridículo pleito.

En México no existe un solo informe oficial, un estudio detallado, metodológico, o siquiera serio, estimando la posesión de armamento de organizaciones criminales y civiles en este país.

A diferencia de nuestro vecino, y proveedor, los Estados Unidos, donde está permitida legalmente la posesión, acá hay una prohibición que impide casi tener una resortera. Ellos las venden, hacen el negocio, arman a lo grande, y en México y otros países hasta donde llega el poderoso mercado de las armas, tocan los crímenes.

La Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, UNODC por sus siglas en inglés, presentó el viernes pasado el Estudio Global 2020 sobre el tráfico de armas de fuego.

En él México tiene un lugar destacado en el flujo constante de armas ilegales, incluso como trampolín para otros países.

 

Primera cita

(Sinaloa) Según el estudio en México se incautaron entre 2016 y 2017 unas 10 mil armas: “entre las 32 regiones administrativas el mayor número de armas incautadas en 2017 fueron en Tamaulipas, Sinaloa, Michoacán y Guerrero”.

Recuérdese que en México dos terceras partes de los asesinatos se cometen con armas de fuego. En Sinaloa la proporción es aún mayor, 7 de cada 10 homicidios y feminicidios son con armas de fuego.

De ahí la pregunta, que no solo es retórica: Qué es primero, las armas o los crímenes (PUNTO)

Columna publicada el 19 de julio de 2020 en la edición 912 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 931
29 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos