agosto 10, 2020 9:23 PM

Crece la guerra ninis-rusos en Culiacán

CAMINOS DESOLADOS. Tierra de nadie.

Mientras, el gobierno parece solo un espectador

 

 

La disputa entre Los Ninis y Los Rusos arreció la semana pasada. El recrudecimiento se veía venir desde marzo, cuando la ola de violencia empezó a escalar.

Lea: Tepuche, tan cerca… tan lejos https://bit.ly/3gbRVUA

Desde noviembre del año pasado las dos facciones del Cártel de Sinaloa, lideradas por el Nini, sicario de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán y el Ruso, operador de Ismael el Mayo Zambada, mantienen una disputa en la zona norte de la ciudad.

La sindicatura de Tepuche y los poblados que se ubican rumbo a Jesús María, se convirtieron en el centro de la lucha intestina en marzo. Desde entonces han asesinado al menos a 26 personas y se han registrado nueve enfrentamientos entre delincuentes y contra policías.

La presencia de 300 agentes de las policías locales, Guardia Nacional y el Ejército en la zona, ha sido insuficiente para contener la pelea. Tan solo el viernes de la semana pasada asesinaron a 16 personas, nueve de ellos sicarios y siete pobladores de Bagrecitos, a quienes aparentemente dispararon indiscriminadamente.

La mañana del viernes, reportaron un tiroteo en Caminaguato y acudieron elementos de la BOMU sin encontrar rastros. Alrededor de las 10:30 sicarios que viajaban en tres vehículos dispararon a los agentes y huyeron.

A tres kilómetros del lugar, a las 14:16 horas, rumbo a Ojo de Agua, localizaron una camioneta Toyota Hilux, color blanco, tiroteada y con siete cadáveres.

Los cuerpos, quedaron junto al vehículo y portaban chalecos y equipo táctico. Solo encontraron un fusil AK 47 junto a uno de ellos. Algunos cadáveres portaban fundas para pistola pero sin el arma.

Por la tarde, a las 17:05 horas, en Bagrecitos, reportaron la masacre de varios pobladores.

De acuerdo con la versión de los habitantes, un grupo armado llegó a la comunidad y disparó contra los hombres que encontraba en el camino.

TEPUCHE. Saldos de guerra.

Sobre la carretera quedaron dos hombres que circulaban en motocicletas, otros quedaron en las inmediaciones de sus domicilios y en las cercanías del arroyo.

Lea: Los saldos rojos de Tepuche https://bit.ly/37UwwMx

Hombre que se percataron de la agresión alcanzaron a huir por entre el monte.

En lugar quedaron los cadáveres de dos hombres que no son habitantes de ahí y son desconocidos para los habitantes y dos camionetas Toyota. Uno de los desconocidos vestía ropa pixelada y portaba un AK-47 y el otro vestía playera negra y pantalón azul.

Hasta el momento las autoridades presumen víctimas circunstanciales a los siete pobladores, debido a que no estaban armados y fueron asesinados cuando se encontraban en las calles y en sus domicilios y un grupo armado llegó y empezó a disparar contra los hombres que encontraba a su paso.

A esas víctimas, se suman otros tres hombres, asesinados cuando circulaban en un vehículo rumbo al poblado El Fusil, la noche del 28 de mayo. Las autoridades presumen que ellos no tenían relación con los grupos delincuenciales.

En la disputa han muerto miembros de ambos grupos, un ex candidato a síndico y ex comandante de la Policía Municipal; y el actual comandante.

Desde los primeros días de junio las llamadas al número de emergencias 911 reportando tiroteos o la presencia de grupos armados en diversos poblados de la sindicatura se volvieron frecuentes.

En algunos casos, los agentes policiales no localizaban ninguna evidencia y en otros solo vehículos tiroteados.

La semana pasada además de las masacres del viernes hubo otros dos hechos violentos.

El lunes 21, localizaron el cadáver de un hombre. Estaba semidesnudo y con una bandera de Rusia clavada en el abdomen con un cuchillo, en la carretera que conduce de Culiacán a Tepuche.

El miércoles 23, en el poblado Tecolotes, se enfrentaron elementos de la BOMU con delincuentes con un saldo de un sicario herido.

Los habitantes de las comunidades de Tepuche, veían venir la ola de violencia. Los primeros días de marzo salieron a manifestarse para exigir la instalación de una base militar permanente y anunciaron la creación de la Fuerza Comunitaria Rural, que nunca se concretó.

Eran vecinos de Aguacaliente, San Rafael, Mojolo, Palos Blancos, Tecolotes, Barrio de San Juan, La Guásima y La Reforma.

La respuesta del Ejército fue que no podía instalar una base y de la Secretaría de Seguridad Pública que implementaría recorridos de vigilancia.

El antecedente que tenían eran los hechos violentos que registraron semanas previas en Loma de Rodriguera, donde hubo varios enfrentamientos; y en Paredones donde los habitantes reportaron la incursión de un grupo armado y quema de casas, aunque los más de 10 reportes al 911 resultaron falsos.

Los pobladores decían temer que llegara la “narcoviolencia” a Tepuche. Y a finales de mes llegó, con el asesinato del ex candidato a síndico y ex comandante de la sindicatura, Luis Alberto Monárrez; y dos días después el de quien en ese entonces era el comandante, Jovel Pérez Meza, asesinado dentro de la comandancia.

AGUACALIENTE. Las advertencias.

El pleito entre ambos grupos viene de más atrás. De noviembre del año pasado, cuando el grupo del Nini incursionó en la comunidad de Aguacaliente, controlada por el Ruso, con el pretexto de que nació en ese lugar.

Lea: El norte de Culiacán y la tormenta que se asoma https://bit.ly/2BSdMkM

Desde entonces empezaron los asesinatos y la presencia de grupos armados en colonias de la zona norte de Culiacán. Los primeros días de diciembre un convoy de hombres armados circuló por las calles de la Loma de Rodriguera.

Luego en la colonia Rubén Jaramillo desfilaron camionetas con hombres armados a plena luz del día y asesinaron a un hombre al que presuntamente intentaron levantar; y en la Loma de Rodriguera hubo un enfrentamiento que dejó un hombre herido, al que horas después un grupo de pistoleros intentó rescatar del hospital del Seguro Social pero se encontraron con el Ejército y se registró un tiroteo en la clínica.

Después la violencia se movió hacia Tepuche y sus pueblos. Desde marzo se han registrado 19 hechos violentos entre tiroteos y asesinatos.  Once de ellos ocurrieron este mes.

Uno de esos hechos violentos ocurrió la mañana del sábado 17 de junio, cuando elementos de la BOMU fueron agredidos por un convoy de tres vehículos y se inició un tiroteo.

En el lugar quedó un automóvil y lograron detener a los dos tripulantes del vehículo  en el que llevaban los cadáveres de dos hombres asesinados.

Otro fue el 8 de junio, cuando hombres armados quemaron dos ranchos y asesinaron a un joven.

 

Refuerzan seguridad

El Secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, dijo que la Fiscalía General de la República está realizando las investigaciones sobre lo que ocurre en Tepuche.

Es claro, dijo, que se trata de una rivalidad entre dos grupos de la delincuencia organizada pero se negó a identificarlos.

Aseguró que tras los hechos violentos las corporaciones de los tres órdenes de gobierno reforzaron la seguridad con recorridos terrestres y aéreos.

Prevén que en las próximas semanas aumente el número de Bases de Operaciones Mixtas Urbanas en la zona.

“Se hizo una petición de Gobierno del Estado a la Guardia Nacional para aumentar los efectivos en esa área. Ahorita nosotros tenemos cinco bases operando, se pidieron 10 bases para que operen esa área”, indicó. Aseguró que actualmente tienen desplegados a 300 elementos en la zona.

Del 29 de mayo a la fecha, indicó, han asegurado 40 armas largas, entre ellas cinco ametralladoras Minimi, dos fusiles Barret calibre 50 y cuatro aditamentos lanzagranadas, 10 granadas, 35 mil cartuchos y 24 vehículos.

 

Grupos muestran poder

Para personal de la Fiscalía General del Estado en las evidencias halladas en los tiroteos los grupos han dejado entrever la capacidad de fuego y del número de personas que participan.

Uno de los tiroteos “más fuertes”, presumen fue el que ocurrió la madrugada del sábado 13 de junio.

El enfrentamiento fue en el poblado San Rafael. En el lugar las autoridades no localizaron cadáveres ni personas lesionadas, pero sí vehículos.

En total aseguraron 14 unidades tiroteadas, algunas blindadas y una de ellas era una patrulla apócrifa de la Agencia de Investigación Criminal de la FGR.

Según personal de la Fiscalía, solo en los vehículos asegurados debieron circular por lo menos 60 personas.

Otra muestra de la capacidad de fuego, indicaron, fue en el tiroteo del 18 de junio, entre elementos de la Marina y delincuentes, también en San Rafael.

En esa ocasión fueron cinco los vehículos asegurados pero en uno de ellos llevaban más de 20 mil cartuchos útiles.

Artículo publicado el 28 de junio de 2020 en la edición 909 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos