agosto 14, 2020 2:17 PM

Médico peleó contra el Covid-19 en el IMSS en Culiacán, hasta que se infectó

enfermeras

Han transcurrido más de 112 días desde que el Covid-19 se instaló en Culiacán. Con el tiempo, el incremento de casos se ha traducido en mayor demanda de hospitales pero también en más desgaste del personal médico. Esteban da cuenta de ello.

Lea: Se expande el virus del Covid-19 en Sinaloa y crecen el número de camas https://bit.ly/2Yn0N3q

Afectado desde hace 15 días por el virus, tuvo que incapacitarse. Dejó de prestar sus labores, las que tenía que hacer por partida doble como la gran mayoría de sus compañeros. Es apenas uno de los más de mil 300 trabajadores de la salud que han resultado enfermos por el coronavirus.

La cifra sobre trabajadores con el virus en activo no es precisa. Tanto la Secretaría a nivel estatal como las delegaciones del ISSSTE y el IMSS coinciden en que han tenido una baja en su personal y la cifra que manejan es aproximada.

Y la explicación es que muchos trabajadores brincan de hospital en hospital y de institución e institución debido a la falta de cobertura ante la alta demanda de los servicios por el Covid-19.

Esteban explica que al principio el llamado ante la pandemia fue motivo de reto, pero en condiciones precarias, pocos apoyos, falta de insumos y materiales, y sobre todo de la empatia de la sociedad, el riesgo de muerte y jornadas extenuantes son ahora el pan de cada día, y los trabajadores poco a poco acusan cansancio extremo.

“Quería formar parte de esta guerra contra una enfermedad que sabía que era un reto para todos nosotros. Realmente me la creí y me creí un valiente guerrero que luchara de frente contra la pandemia; creí que tendría algo que contarle a mis nietos, como sobreviviente de una lucha histórica contra una enfermedad, y si moría en la batalla también moriría contento”, explica.

Esto ha ido menguando la capacidad médica en los hospitales no solamente en Sinaloa sino en todo México. Han sido más de 112 días de desgaste y con el acuerdo federal que obliga a personal dentro del grupo de riesgo, alrededor del 60 y 70 por ciento de su personal dejó de laborar tanto en el ISSSTE y Secretaría de Salud, como en el IMSS, dejando al estado con menos de 5 mil trabajadores en Sinaloa.

El esquema que anunció la Secretaría de Salud de recontratación de personal no es más que un carrusel. Los mismos que atienden un Hospital General en Culiacán pueden atender una clínica del IMSS en Guasave o Ahome.

Esteban es trabajador del IMSS, institución que a nivel nacional con corte al 9 de junio presenta saldo de 115 trabajadores fallecidos a causa del virus, tres de ellos en Sinaloa. A nivel nacional, el IMSS cuenta con 16 mil 452 profesionales de la salud para hacer frente a la emergencia sanitaria por el Covid-19, sin embargo también han tenido que recurrir al esquema de contrataciones de eventuales, pero estos son los mismos.

“Pero esto sigue y los apoyos se acabaron”, explica Esteban. Su condición le ha permitido sobrellevar la enfermedad desde su hogar, no ha requerido hospitalización sin embargo acusa cansancio y desazón y se ha sumado a los más de 500 trabajadores del IMSS en Sinaloa fuera de acción por el SARS-CoV-2.

“Ya no llega nada, los compañeros caen en la lucha cansados de tanto estrés y carga laboral, mal comidos, deshidratados, con su salud muy comprometida por tanto esfuerzo de mantenerse a salvo”, lamenta.

El riesgo de que un trabajador de la salud se contagie en estas fechas en que el Covid-19 ha cobrado casi mil muertes, es alto. El incremento en jornadas, la poca energía de por medio y un metabolismo estresado y en desorden, son factores preocupantes no sólo en la recuperación sino en el retorno a la línea de fuego.

“Ni siquiera la ilusión de recibir un bono que jamás llegó,que de 40 días lo bajaron a 30 y después lo prometieron en 3 pagos, para después que siempre no habría nada”, lamenta.

El bono al que se refiere Esteban fue anunciado a principios de abril por Víctor Hugo Borja, director de prestaciones del IMSS, quien anunció que trabajadores de la salud que directamente laboran en el tratamiento de los pacientes con Covid-19 recibirán un 20 por ciento adicional a su sueldo, efectivo a partir del 16 de marzo y hasta que termine la pandemia.

Pero a tres meses de distancia no han gozado de ese beneficio. Y otra preocupación se suma al riesgo de trabajo; es el desconocer si el virus dejará secuelas que posteriormente les impida realizar su trabajo, y al no existir record o evidencia de dicho riesgo, poder perder las prestaciones que por Ley tienen.

El IMSS se encuentra en su respuesta máxima de atención médica en las principales ciudades del país con mayor carga de la enfermedad y densidad demográfica para enfrentar la pandemia, y entre dichas entidades aparece Sinaloa con más de 6 mil contagios y casi mil muertes.

Y a la desbandada que hubo en el sector salud por parte de más del 60 por ciento de su planta de trabajo se le comienzan a sumar los casos de enfermos por el virus. Y esto lo lamenta Esteban.

“Como persona y como trabajador, y como derechohabiente de unas de las instituciones más importantes del país, muestro mi decepción y poco orgullo por sentirme tan olvidado, tan poco tomado en cuenta y no hablo solo por mí sino por muchos de mis compañeros que han estado al pie del cañón en la lucha contra esta enfermedad, que si bien ha venido de alguna forma a probarnos como seres humanos y como profesionales de la salud, nos ha demostrado que muchos trabajamos sólo mientras las cosas se muestran a nuestro favor, siempre y cuando no te exija la presión o el compromiso de un esfuerzo extra, o corras algún tipo de riesgo”, explica.

El riesgo ahora se ha triplicado. En Sinaloa durante la primera mitad de junio los casos casi alcanzan los 3 mil contagios y con ello la capacidad hospitalaria ha visto un incremento lo cual significa jornadas más grandes para la planta trabajadora, especialmente del área de enfermería, que además de la desbandada, ahora aqueja bajas por Covid-19.

“Me dio pena, sin lugar a dudas, ver correr a algunas personas poniendo de escusa enfermedades”, concluye.

Artículo publicado el 21 de junio de 2020 en la edición 908 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos