agosto 4, 2020 2:09 PM

Necesitamos colaboración pero solo tenemos confrontación

protestas jalisco1

Han muerto más de 13 mil mexicanos  y 12 millones de personas perdieron su fuente de ingreso en abril.

Vivimos una profunda crisis humana.

Entramos a la “nueva normalidad”. Pero el país en el futuro no debe ser como fue en el pasado. Hoy es posible impulsar un nuevo curso de desarrollo nacional. Ello requiere sumar  a todos los actores económicos y sociales para construir un acuerdo nacional que nos lleve a superar la crisis que se vive en el país y a una nueva etapa de crecimiento económico con justicia social.

Lea: Otra propuesta: renta vital de emergencia https://bit.ly/2XPc50i

Lamentablemente los puentes de comunicación para la deliberación están deteriorados y son bombardeados permanentemente.

Los espacios de comunicación muestran que no estamos concentrados en diagnosticar los problemas y en encontrar soluciones. En la arena pública la mayoría de las intervenciones no son de propuestas y análisis sino de ofensas y descalificaciones. Estamos ocupados en la conspiración por el poder.

Es urgente diseñar políticas eficientes y eficaces.

INEGI exhibió que la mayor pérdida de empleos en abril se dio en los micro negocios, que pasaron de dar trabajo a 22.8 millones de personas en marzo a 14.7 millones en abril; los pequeños establecimientos redujeron de 8.5 a 6.2 millones; los medianos de 5.5 a 5; los grandes de 5.1 a 3.8 millones.

La solución que aplicó el gobierno federal para el problema de las microempresas fue insuficiente e ineficaz. A un problema de 5 millones de empresas propuso solo 2 millones de acciones, a un problema de falta de ingresos y ahorro propuso que se endeudaran con él, que es un riesgo fuerte si no sabes con qué lo pagarás. Las personas rechazaron el programa, de su meta de un millón de préstamos, el IMSS sólo colocó 190 mil.

¿Se pueden mejorar esas políticas si al que señala insuficiencias se le considera corruptible y resentido y solo hay espacio para la incondicionalidad?

¿Se pueden mejorar esas políticas si la única demanda es que renuncie el presidente?

Los mexicanos que no han perdido el empleo están percibiendo menores ingresos, informó el INEGI. De marzo a abril, el porcentaje de quienes reciben un salario mínimo pasó de 22 por ciento de los trabajadores a 41.3 por ciento. El de dos a tres salarios pasó de 16 por ciento a 8.3 por ciento; más de 3 salarios mínimos pasó de 10.3 a 4.8 por ciento.

Una nueva normalidad de desarrollo y equidad requiere de cambios radicales en las instituciones y en las políticas prevalecientes. Es importante fortalecer la presencia del Estado en la prestación de bienes y servicios básicos, hacer efectivo el derecho universal a la salud, a la educación, la alimentación y a la protección social. Es imprescindible, crear un mercado de trabajo menos inseguro y más idóneo, adecuado a los cambios que está teniendo el mundo del trabajo. El coronavirus nos ha mostrado  con toda crudeza el inaceptable nivel de desigualdad y la necesidad urgente de construir una normalidad distinta.

El Programa Universitario de Estudios para el Desarrollo de la UNAM, que integran, entre otros, Rolando Cordera, Saúl Escobar y Cuauhtémoc Cárdenas señaló: “urge un Nuevo Pacto Social Global cuyo compromiso, cuyo objetivo central, sea asegurar protección social universal, alimentación y educación de calidad, en un marco de sustentabilidad ambiental. Este pacto, para cobrar expresión concreta y la sostenibilidad presupuestaria indispensables, requiere un compromiso de los actores políticos, económicos y sociales relevantes en la respuesta a las siguientes preguntas; ¿Qué economía y sociedad queremos? ¿Qué diálogo social debemos reconstruir para identificarlas? ¿Cuánto cuesta, cómo se financiará y cómo se repartirán las responsabilidades y cargas para ponerlas en marcha?”

Vladimir es un  mazatleco de 31 años que perdió a su madre por el Covid. Habla temblorosamente y con la boca seca solicitando que no lo dejen fuera de un programa de apoyo alimentario. Está cerrado el hotel pequeño y viejo donde trabajaba, cerca de la central camionera. No sabe si lo volverán a contratar. “Aunque sea para ella” implora señalando a su hijita Tania, de 3 años que mira espantada el rostro de derrota de su papá.

Dialoguemos para encontrar solución a esta tragedia que vivimos; asumamos que el 47 por ciento que no votó por el presidente López Obrador no odia ni es enemigo del 53 por ciento que sí votó por él.

Construyamos un gran acuerdo con tolerancia y  disposición a escuchar y a considerar la opinión de los otros.

Artículo publicado el 07 de junio de 2020 en la edición 906 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 914
02 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos