agosto 14, 2020 2:27 PM

Sesiones virtuales en el Congreso local, una salida polémica contra el estancamiento

congreso sinaloa-sesiones virtuales

Hace dos meses, el Covid-19 detuvo la agenda legislativa del Congreso del Estado de Sinaloa. Desde el 1 de abril el Poder Legislativo no ha podido votar para reformar o aprobar ninguna iniciativa, ni siquiera leer un proyecto de dictamen.

Acorralados por un marco legal obsoleto que no contempla la posibilidad de reuniones virtuales, los diputados ha quedado paralizados en su actividad más sustantiva, como es legislar porque no tienen validez jurídica sus acuerdos.

Ni la Constitución Local vigente ni la Ley Orgánica del Congreso del Estado habían tenido contemplada la eventualidad de una contingencia sanitaria o una situación fortuita que impidiera al Poder Legislativo continuar con sus sesiones para ejercer sus facultades y obligaciones legales. La posibilidad de reuniones virtuales o remotas no habían sido incluidas en el marco legal en Sinaloa.

Los legisladores han dicho en repetidas ocasiones en conferencia de prensa virtuales que no están paralizados que siguen trabajando en home office, lo mismo que la planta de trabajadores, pero nada de éste trabajo ha podido tener valor jurídico en sesiones de las comisiones, menos en sesiones del Pleno. Lo que han tenido son foros, conversatorios, encuentros, reuniones diversas, organización virtual desde la Jucopo para dirigir los esfuerzos legislativos en diversos frentes desde la donación solidaria hasta empujar reformas al marco legal para incluir la modalidad de reuniones virtuales.

Aun con la inexistencia de una reglamentación legal, la Jucopo convocó el 15 de abril a las comisiones permanentes a trabajar a distancia en la revisión, análisis y deliberación de iniciativas que les han sido turnadas. El objetivo era no detener la elaboración de proyectos de dictámenes, para tenerlos listos para ser discutidos y votados por las respectivas comisiones, cuando las condiciones sanitarias permitieran a los diputados sesionar de nuevo.

Otros congresos estatales llevan la delantera a Sinaloa en la realización de sesiones virtuales; cuando el 1 de abril en la entidad se había votado por postergar el periodo ordinario de sesiones por la contingencia sanitaria, ya Coahuila tenía casi una semana de haber realizado su primera sesión remota. Como ya lo han hecho Nayarit, Durango, Chiapas, San Luis Potosí, Baja California Sur, Jalisco, entre otros.

Cuatro fueron las iniciativas presentadas para reformar la Ley Orgánica del Congreso del Estado para incluir la modalidad de sesiones virtuales para darle validez jurídica a los asuntos que en ellas se voten.

La primera propuesta fue planteada por la diputada del PAS, Angélica Díaz Quiñónez, junto al secretario general de su partido, Víctor Antonio Corrales. Las iniciativas de reforma están integradas por reformas también a la Constitución Legal para hacerla más robusta jurídicamente, además de incluir reformas a la Ley de Gobierno Municipal para que las sesiones de los 18 cabildos de Sinaloa también puedan ser virtuales, en casos excepcionales.

En su propuesta figura el reconocimiento de un voto electrónico y la notificación de participaciones en las sesiones también por la vía virtual, así como la condición de que las sesiones virtuales deban ser aprobadas por dos terceras partes de los miembros presentes en el Pleno.

Posteriormente el diputado del PRI, Armando Ramírez, planteó también reformas a la Ley Orgánica para realizar reuniones virtuales, pero propone dentro de la reglamentación que cuando se realicen asistan al recinto los integrantes de la Mesa Directiva en las sesiones del Pleno, o bien el presidente y el secretario en el caso de la Diputación Permanente.

La iniciativa establece las sesiones virtuales podrían ser realizada a propuesta de la Jucopo, pero excluye la posibilidad de que se convoque para la instalación de periodos ordinarios, para tratar asuntos como la creación de municipios, nombramientos de personas, fiscalización de cuentas públicas, autorización de créditos, probación de leyes de ingresos anuales del Estado y los municipios, conceder amnistía por delitos políticos, elegir al fiscal general, entre otros.

La propuesta de la Jucopo fue la tercera en llegar a la Oficialía de Partes. La iniciativa de los diputados de diversos grupos parlamentarios coincide en que las sesiones virtuales serían de carácter excepcional derivadas de contingencias ambientales o sanitarias.

En su propuesta de reglamentación señala que las sesiones virtuales también podrán ser realizadas por las comisiones permanentes, por los mismos motivos, debiendo acordarlo previamente con la Mesa Directiva y la Jucopo.

En el caso de las reuniones virtuales del Pleno y la Diputación Permanente, deberá ser precedido de un acuerdo conjunto de la Mesa Directiva y la Jucopo, quienes deben acreditar una situación de carácter excepcional.

La iniciativa de reforma de la Jucopo precisa que en las sesiones virtuales solamente se podrán agendar los asuntos que requieren el voto nominal, es decir, se excluyen aquellos que requieren una votación por cédula, empleada para la realización de nombramientos. No incluiría los asuntos con votación económica ni los que requieran una cédula que implica un voto secreto.

De acuerdo con el artículo 193 la Ley Orgánica del Congreso del Estado, las votaciones nominales proceden para los siguientes casos: Proyectos de ley, iniciativas que el Congreso del Estado se dirijan al Congreso de la Unión, y cuando así lo determine el Presidente de la Mesa Directiva.

Aunque en los decretos de las autoridades sanitarias de las últimas semanas que llevaron al confinamiento a un extenso sector de las actividades productivas, se consideró como esencial la actividad Legislativa, pero el Congreso del Estado decidió aplicar un protocolo de suspensión gradual de actividades para salvaguardar la salud y la vida de los diputados, el personal que labora y los ciudadanos que acuden al recinto Legislativo. Las medidas iniciaron con la suspensión de actividades de trabajadores en situación de salud vulnerable, hasta llegar al cierre de gran parte de las actividades, para trasladarlas al trabajo desde casa.

A nivel nacional al menos siete congresos han realizado sesiones virtuales ante la pandemia para no suspender sus sesiones del pleno, pero no todos han hecho reformas a sus leyes orgánicas, si no se han basado en acuerdos de la Jucopo o del Pleno.

Artículo publicado el 31 de mayo de 2020 en la edición 905 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos