diciembre 1, 2020 11:13 PM

Está fallando la política social 

desempleo

Seiscientos ochenta y seis mil mexicanos han perdido su empleo formal y no hay ningún programa federal para ayudarlos, al mismo tiempo que  los créditos para microempresas fueron rechazadopor insuficientes e ineficaces. Es momento de modificar la política social para atender la crisis del Covid-19.  

Lea: Ante la crisis, crear futuro https://bit.ly/3bpnFCS

Señalar la necesidad de mejoras no es querer que el gobierno tenga malos resultados. Al contrario. 

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, (CONEVAL) no está integrado por enemigos del presidente, su secretario ejecutivo fue designado directamente por éldos consejeros académicos recientemente integrados fueron electos por su recomendación. 

Este órgano especializado y encargado de evaluar los programas sociales federales establece en la página 17 de su estudio especial que está publicado en su página web: “El 23 de abril de 2020 el Gobierno Federal establecio como prioritarios 38 programas”. 

  • “Ninguno de los programas se dirige explícitamente a la población en situación de pobreza, de acuerdo con la medición del CONEVAL, aunque podría coincidir con la priorización territorial aplicada por varios de los programas.” 
  • “Hasta el momento ninguna acción está dirigida a la población que perdió su empleo a raíz de la emergencia sanitaria.” 
  • “Algunas de las medidas anunciadas por el Gobierno Federal, podrían ser insuficientes para llegar a toda la población que se verá afectada. 

La política social federal marca el éxito o el fracaso de la lucha contra la pobreza. 

Los gobiernos locales también están obligados a innovar y adecuar sus programas sociales para ser eficaces ante la nueva realidad que plantea la crisis del Covid-19. Sin embargo, el impacto importante lo puede realizar la política social del gobierno federal puesto que este orden maneja el 80 por ciento de los recursos fiscales del país y el 100 por ciento de los ingresos de las empresas productivas del Estado, PEMEX y CFE. 

Falta direccionar eficazmente los programas federales.

El mal enfoque de la política social presentada por el presidente para enfrentar la crisis lo muestra, ese mismo 23 de abril, 672 mil préstamos personales a trabajadores del ISSSTE que son empleados que tienen su sueldo y su empleo seguro y sin vulnerabilidad por el paro económico. Qué bueno que se los den pero esa no es una acción que revierta un problema creado en el escenario de la pandemia. 

Falta un diseño adecuado para responder a las necesidades de los afectados. 

Existen 4 millones 535 mil microempresas, de hasta 10 empleados. De ellas dependen 10 millones 47 mil empleos. Les ofrecieron solo 2 millones de préstamos en cantidades y condiciones que al 13 de mayo solo solicitaron 316 mil 88 personas. 

Las tandas Bienestar, son créditos sin intereses, a pagarse a partir de agostoofrecidos solo a las personas seleccionadas por los Servidores de la Nación. Los préstamos del IMSS son de 25 mil pesos a 6.5 por ciento de interés para negocios registrados en el SAT e IMSS y que no hubieran despedido personal. 

El IMSS reporta que en marzo se perdieron 131 mil empleos formales y en abril 555 mil. Son empleos en ciudades y en el sector servicios. Estas personas no tienen tierra ni lancha para que puedan recibir los programas de sembrando vida o el de pescadores, que fueron parte de las acciones presentadas el 23 de abril, aunque ya se hacían antes y tenían su población beneficiaria definida desde enero. 

Los actuales programas no son suficientes ante la dimensión de la crisis. 

CONEVAL estima un aumento de 37.3 a 45.8 por ciento en la población que no podría adquirir una canasta alimentaria con su ingreso laboral y los bancos calculan que se perderán 1.millones de empleos formales. Si a ello sumáramos las pérdidas del empleo informal, el panorama sería más grave. 

Morena divulga que 50 millones de mexicanos tienen una renta mensual asegurada de 26 mil millones de pesosEsto son 520 pesos por persona. Si las familias pierden su ingreso principal ese apoyo no lo compensaServía de algo en el escenario anterior a la crisis, no durante ni después. 

Plantear que no es necesario reforzar los programas o, peor aún, que a quien ya los recibe no debe apoyársele, no tiene sustento ni en la evidencia científica ni en la dramática realidad de las familias mexicanas. 

CONEVAL vislumbra que el total de personas en situación de pobreza por ingresos se incrementará, entr 8.9 y 9.8 millones de personas y el número total de personas en situación de pobreza extrema por ingresos subirá entre 6.1 y 10.7 millones de personas. 

Es momento de escuchar a los demás, de atender otras opiniones y evidencias porque si no, la desigualdad va a aumentar y, otra vez, la pobreza va a crecer por las crisis económicas. 

Escuchar y mejorar.

Artículo publicado el 17 de mayo de 2020 en la edición 903 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 931
29 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos