martes, diciembre 7, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Estar hasta la madre; estudiantes protestan en las universidades contra el acoso de maestros

acoso u deo

Un hilo colgado de lado a lado, carteles, los “post it” y hasta hojas de papel. Comenzaron como un ejercicio anónimo. Grupos estudiantiles se organizaron y le dieron forma al tendedero del acoso. Les hizo falta hilo. Están hasta la madre.

El acoso sexual fue la principal denuncia. Desde miradas lascivas a mensajes directos y solicitudes de favores sexuales a cambio de calificaciones, fueron las denuncias hechas por jóvenes mujeres estudiantes en universidades de Sinaloa.

Lea: ‘Hay dolores que se expresan callando’ https://bit.ly/2PjgWSH

El ejercicio fue replicado prácticamente en todas las escuelas del nivel superior de Culiacán y algunas en Los Mochis y Mazatlán, el tendedero del acoso puso en evidencia casos que mujeres estudiantes sufren por parte de docentes y administrativos en universidades.

“Claudia” es una de las acosadas. Hizo su denuncia pero pidió a este semanario cambiar su nombre y no revelar el grado y carrera que cursa. Señala que tiene miedo y que en Twitter ha recibido amenazas, incluso antes del tendedero del acoso, provocando que el gobernador, Quirino Ordaz Coppel, llame a que interponga denuncia.

Ella es estudiante de la Universidad Autónoma de Occidente (UAdeO) y desde antes del movimiento señaló ya haber buscado solución oficial en su unidad académica en Culiacán, sin embargo la llamaron a abstenerse a ir más allá y por eso encontró en el tendedero una vía no sólo para el desahogo sino para la denuncia.

Referente a las denuncias, la UAdeO para iniciar el procedimiento que marca su protocolo para la Prevención y Atención en Casos de Violencia de Género, sesionó el jueves 20 de febrero, y según boletina la institución: “Tal como ya se ha hecho en ocasiones anteriores, esta Comisión invita a los estudiantes a presentar sus señalamientos ante la Dirección de su Unidad Regional, primera instancia para recepcionar su queja”.

Sin embargo alumnas consultadas señalaron que sus quejas no son tomadas en cuenta, incluso, hay algunas que sienten temor por su integridad.

El común denominador en las alumnas es que no son escuchadas y sus señalamientos de acoso son desestimados. Según explicó Hussein Muñoz Helú, Vicerrector de operación institucional de la UAdeO, la facultad de ellos se limita a recibir la denuncia y el acompañamiento.

“Te comento que los señalamientos que hemos recibidos de algún usuario aquí en Culiacán y en los Mochis han sido atendidas; en el caso de Culiacán fueron tres y en Los Mochis fueron dos pero no podemos atender los señalamientos desde el anonimato porque”…

—Aquí lo interrumpiría, Doctor, perdón, ¿quiere decir que en el pasado han recibido este tipo de situaciones?

—Es correcto.

—¿En qué fecha fue eso?

—Bueno, ahorita no tengo la fecha, en el caso de Los Mochis fue hace un par de meses, tres meses quizá y en el caso de Culiacán ahorita no las tengo presentes, lo que sí te puedo decir es que hasta donde es competencia de la universidad, se ha atendido.

“En los casos de acoso la universidad no puede determinar si existe o no, tiene que ser a través de la fiscalía quien determine por medio de un procedimiento y una denuncia formal si existe un acoso o no”, añadió.

El problema se recrudeció al grado que las facultades de la Autónoma de Sinaloa (UAS) también llevaron a cabo ese ejercicio.

Docentes y directores fueron señalados y otra vez las alumnas desacreditadas. La denuncia cayó en oídos sordos, en ojos ciegos.

La investigadora en temas de violencia de género y derechos humanos de las mujeres desde una perspectiva feminista por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Aleida Hernández Cervantes, explica la lógica de esta actividad.

“Los tendederos tienen una función que suplen el lugar que deberían cumplir las denuncias formales. Las denuncias formales para las mujeres que han sido acosadas se han convertido en un camino tortuoso en el que tienen que estar cruzando por una serie de instancias y de espacios y de operadores jurídicos que no creen en su voz, que las descalifican, que no creen en su dicho y que en ese camino hay una fuerte victimización que inhibe la denuncia formal, entonces en estos momentos los tendederos de las estudiantes cumplen esa función de suplir la falta de efectividad de las denuncias formales”, explicó.

La especialista en temas de género y derechos humanos señaló que esa expresión es una forma que están encontrando las estudiantes de organizarse, de mostrar la serie de acosos que han sufrido, de actos violentos que han sufrido por parte de profesores y autoridades de las universidades, y que por lo general son hombres con jerarquía.

“Ellos tienen una asimetría de poder respecto de las estudiantes que es difícil de superar en condiciones de vulnerabilidad de ellas, por eso las denuncias formales que todo mundo exige son tan difíciles de realizar, porque por un lado hay muchas universidades que no tienen protocolo de denuncia al interior, y en lugar de colocarse en creerles en su voz y en su dicho, las autoridades universitarias por lo general las desacreditan y no las apoyan; entonces esta es la manera que han encontrado ahí en las universidades de Sinaloa”, abundó.

Y según concluye Hernández Cervantes, el fenómeno generalizado se debe a que la crítica que a veces se hace por parte de profesores y autoridades universitarias de desacreditarlas o de pensar que deben hacer primero la denuncia formal, es colocar en primer nivel el honor del profesor.

Lea: Mujeres: la sociedad hasta la madre https://bit.ly/2SYIRcM

“Entonces no deberían las autoridades responder desacreditando a las estudiantes porque otra vez es insistir en desacreditar la voz de las mujeres y en lugar de eso deberían de estar proporcionando mecanismos de protección, elaborando protocolos de atención y de sanción a la violencia contra las mujeres en lugar de estar desacreditando poniendo en primer lugar el honor de otro varón”, señaló.

Y dicha tesis prácticamente quedó comprobada en redes sociales. Ante el mensaje de la estudiante Yolany Mares, el gobernador Quirino Ordaz Coppel le sugiere hacer la denuncia de manera correcta.

“Buenos días, le pido de la manera más atenta que hagamos las cosas de la forma adecuada. Levante una denuncia FORMAL y solicite la ayuda de por la vía oficial, me es sumamente difícil ayudarle de otra forma. Yo estoy para servirle, ayúdeme a ayudar”, escribió en su cuenta Ordaz Coppel.

Artículo publicado el 23 de febrero de 2019 en la edición 891 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Al menos 22 muertos dejó la erupción del volcán Semeru en Indonesia este fin de semana
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.