febrero 18, 2020 11:53 am

Estiman consumo de drogas con monitoreo de aguas residuales; Sinaloa con el nivel más alto

drenaje 1

En Sinaloa la droga corre en altos niveles hasta por el drenaje. Las aguas residuales del estado tienen los niveles de residuos de drogas más alto del país.

Lea: Aumentan enfermedades mentales y vicios en jóvenes, especialista en adicciones https://bit.ly/2ZHuStr

El estudio Medición de Drogas Ilícitas en Aguas Residuales del Instituto Nacional de Salud Pública reveló las drogas que se consumen en las ciudades, con un análisis de los metabolitos que se excretan a través de la orina y llegan a las aguas residuales.

El informe detectó la presencia de anfetamina, metanfetamina, mariguana y cocaína.

En Nuevo Laredo, Culiacán y Torreón se encontraron los consumos per cápita más elevados.

El monitoreo del uso de drogas a través de aguas residuales es factible en México y podría constituir un sistema de vigilancia para identificar cambios de su consumo en tiempo real, indica.

Para el estudio obtuvieron muestras de 31 plantas de tratamiento de agua residual de ciudades con conocidos índices de consumo de drogas y delitos; y de 95 sitios de poblaciones específicas, entre escuelas, unidades de tratamiento de adicciones y centros de readaptación social.

El informe menciona que el nivel más alto de metanfetamina en aguas residuales se encontró en Sinaloa con 2 mil 308 nanogramos por litro; y el de cocaína con 628 nanogramos por litro.

La anfetamina fue cuantificada en Tamaulipas con 152 nanogramos por litro, Sinaloa con 120 nanogramos por litro y Quintana Roo con  80.

Los niveles más altos de morfina se encontraron en Morelos, seguido de Tamaulipas y Chihuahua.

Con esos resultados, los investigadores estimaron el nivel de consumo de drogas por cada mil habitantes y Culiacán resultó con el más alto en metanfetamina.

De acuerdo con el estudio, se estima que en Culiacán cada día se consumen mil 817 miligramos de metanfetamina por cada mil habitantes, equivalentes a 1.81 gramos.

El consumo más alto de anfetamina fue en Nuevo Laredo con 240 miligramos por cada mil habitantes; y el de cocaína de 2 mil 336 miligramos por cada mil habitantes.

En los centros educativos, de readaptación social y de tratamiento de adicciones evaluados, la cocaína fue la droga con el nivel más alto.

En el caso de los centros de readaptación social se confirmó la alta prevalencia de utilización de mariguana en la población penitenciaria.

La identificación de mariguana y cocaína en gran parte de los centros educativos revela que estas dos drogas son consumidas por población adolescente, establece el estudio.

El informe señala que la metanfetamina fue más consumida en ciudades del norte del país, mientras el consumo de anfetamina fue evidente en Nuevo Laredo, Culiacán y Cancún.

El estudio detalla que la heroína no se cuantificó en las muestras obtenidas, lo cual podría atribuirse a la degradación química del compuesto, lo que hace complicada su identificación después de su consumo.

El informe menciona que el estudio revela que la población abastecida por las plantas tratadoras de las que se tomaron las muestras, presenta un consumo enfocado en mariguana y cocaína, acorde con el perfil de consumo reportado en la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas.

Con esta técnica no invasiva, detalla, es factible estimar el consumo de drogas en escuelas como se ha hecho en Milán, Turín y Verona, en Italia, donde el metabolito de mariguana fue encontrado en mayor proporción.

La estimación del consumo de drogas mediante aguas residuales, menciona, es un método de relativo bajo costo que representa una aproximación al consumo en zonas urbanas y metropolitanas.

El monitoreo en aguas residuales ha sido utilizado en varios países y permite estimar el uso de drogas en tiempo real.

Este tipo de monitoreo de drogas se ha implementado en plantas de tratamiento de agua residual que dan servicio a áreas poblacionales bien definidas, lo que permite estimar el consumo de la población servida por el sistema de drenaje que alimenta la planta.

Los investigadores explicaron que este método permite estimar el porcentaje de consumo y su intensidad, hay facilidad para la toma de muestras, proporciona anonimato y la posibilidad de muestrear en lapsos de tiempo cortos que hacen de la medición de drogas en aguas residuales una técnica útil para monitorear los cambios temporales en el consumo y evaluar el impacto de intervenciones dirigidas a modificar el consumo drogas en poblaciones cautivas o con poca movilidad.

Menciona que de acuerdo con las encuestas, el consumo de drogas ilícitas en México se ha incrementado rápidamente en población de 12 a 65 años, al pasar de 1.6 por ciento en 2008 a 2.9 por ciento en 2016.

El incremento ha ocurrido en todas las drogas, pero los cambios más pronunciados se han observado en mariguana y cocaína.

Señala que el cambio acelerado en el consumo de drogas requiere de monitoreo constante y cercano, que permita adecuar las acciones de salud pública a las necesidades de la población usuaria y redefinir las acciones preventivas para hacerlas más eficaces.

Actualmente, la principal fuente de monitoreo del consumo de drogas son las encuestas poblacionales.

Artículo publicado el 29 de diciembre de 2019 en la edición 883 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 890
16 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral