febrero 23, 2020 10:50 am

El desprecio por la vida: Aleida fue asesinada por tres hombres por defender a su hijastra

feminicidio aleida 3

Aleida Magaly quería “hacer las paces” con Jesús cuando lo vio en una fiesta en septiembre. Dos meses antes habían tenido desencuentros porque ella reclamaba a Jesús que anduviera con su hijastra, ya que era menor de edad y él mucho mayor.

La noche que se encontraron, Jesús, Manuel y Héctor se llevaron a Aleida, de 41 años, en un carro y ya no se supo nada de ella, hasta cuatro días después cuando fue hallada con dos balazos, flotando en las aguas del río Culiacán.

Héctor y Manuel fueron detenidos y vinculados a proceso penal por feminicidio la semana pasada; Jesús sigue prófugo.

El problema entre Aleida y Jesús empezó en junio cuando ella le dijo que dejara en paz a la hija de su pareja porque se trataba de una menor de edad.

La madrugada del 15 de septiembre, entre las 3:00 y las 4:00 horas, se vieron en una fiesta en el fraccionamiento Santa Rocío; y ahí testigos observaron cuando Jesús, Héctor y Manuel se llevaron a Aleida en un carro Honda, color blanco, al que le falta el faro delantero izquierdo.

Según los testigos, Jesús conducía el vehículo; Manuel iba como copiloto y en el asiento trasero Héctor y Aleida.

Minutos después a la fiesta volvieron solo Jesús y Manuel.

Desde ese día su familia ya no la volvió a ver. El hermano de Aleida empezó a buscarla en hospitales, corporaciones policiales y el Semefo (servicio médico forense); y su mamá presentó denuncia por la desaparición.

El 19 de septiembre, el cuerpo de Aleida fue encontrado en avanzado estado de putrefacción y con dos impactos de bala, en el río Culiacán, a la altura de la colonia Bachigualato.

Días después de que hallaron el cadáver, un amigo de los imputados encontró a Héctor en la calle y le dijo que ya había aparecido Aleida.

“Sí, ya la encontraron, de todas maneras ya está muerta”, contestó Héctor.

“De seguro fueron ustedes”, dijo el amigo.

“Sí hombre, ya la matamos. La vieja estaba chingando a su madre, la dejamos tirada en el río, lo bueno que estaba borracha cuando la matamos”, afirmó Héctor.

Durante las investigaciones, los agentes interrogaron a un vecino del fraccionamiento donde vivía Aleida y después Jesús fue a buscarlo para preguntarle sobre qué había hablado con los policías y respondió que sobre la muerte de Aleida.

Jesús dijo al vecino que Aleida lo había amenazado por andar con la menor y que esa noche lo buscó para hacer las “paces”, pero “ella solita cayó, la encontré sola en la noche y la maté. Es neta, yo la maté”.

Durante las investigaciones, la Fiscalía obtuvo testimonios de vecinos y de personas que estuvieron en los lugares que estuvo Aleida esa noche y la fiesta en la que desapareció; y de los amigos a quienes Jesús y Héctor confesaron el crimen.

Vecinos de la invasión en la que vive Jesús, declararon que esa noche lo vieron junto con Manuel y Héctor en el automóvil Honda.

También se consiguieron imágenes de las cámaras de vigilancia de algunos comercios, en los que se observa el paso del vehículo Honda sin el faro delantero, salir del fraccionamiento y dirigirse rumbo al río.

A la audiencia celebrada en el Centro de Justicia Penal de la Región Centro, acudió la ex esposa de Manuel.

La joven declaró que se había separado desde agosto, pero el 14 y 15 de septiembre estuvieron juntos, que incluso fueron al Grito al Palacio de Gobierno y durmieron en la casa de los abuelos de él.

Durante el interrogatorio, las Fiscales preguntaron cuál era la dirección de la casa de los abuelos y cómo se llamaban, pero la joven dijo desconocer eso, a pesar de que minutos antes declaró que vivió ahí durante cinco meses cuando estaba casada con Manuel.

La madre de Manuel también acudió a declarar y dijo que es muy tranquilo y que en la mañana salía a trabajar vendiendo garrafones con agua y en la noche regresaba temprano a su casa.

Cuando llegaba a salir en la noche, manifestó, era temprano y volvía a alrededor de las 22:00 horas.

“Las personas lo miran bien porque él ayuda a las personas”, expresó.

La señora declaró que Manuel se drogaba en ocasiones y ya había estado detenido antes por vender drogas.

La hermana de Manuel también fue llevada por la defensa para que declarara, pero desistieron de su testimonio.

La defensora de oficio de Héctor y Manuel dijo al Juez que no había indicios de que los imputados estuvieron en el río entre las 3:00 y la 4:00 de la madrugada del 15 de septiembre.

Es aberrante que pretendan fincar responsabilidad con esos datos de prueba, solo presentan una investigación deficiente, expresó la abogada.

La Fiscal dijo que hasta el momento no hay un señalamiento directo hacia los imputados, pero sí otros datos que ponen de manifiesto la probable participación en el feminicidio.

El Juez consideró que había datos de prueba suficientes para presumir que Manuel y Héctor participaron en el feminicidio de Aleida y dictó auto de vinculación a proceso.

La FGE tiene un plazo de cuatro meses para concluir con la investigación.

Artículo publicado el 22 de diciembre de 2019 en la edición 882 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 891
23 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral