martes, octubre 26, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

‘Narcopolítica’ no me arrodillará: Aurelia Leal, tras asesinato de funcionario de Guasave

sepelio

José Luis Guerrero Sánchez, médico de profesión y político por afición, ascendió a Secretario de la Comuna después de una campaña electoral secundando a Aurelia Leal López, en la coalición “Juntos Haremos Historia”, por la alcaldía de Guasave, pero 12 meses y medio después fue asesinado, degollado por un desconocido, en pleno corazón urbano de la ciudad.

Lea: Secretario del Ayuntamiento de Guasave no murió por el choque, fue asesinando https://bit.ly/2OKdoYx

Su jefa inmediata, la alcaldesa Leal López, denunció que el crimen fue un embate de la “narcopolítica” doméstica y campañas de odio, mientras hacía guardia de honor en los pasillos del palacio, justo a la entrada en donde despachaba el hombre más fuerte políticamente en la comuna, y quien decidía, de acuerdo con su investidura, la política interna de un gobierno que carburaba ya su segundo año.

La presidenta municipal mantiene su dicho, a casi una semana de los hechos, y lo aumenta con una exigencia de justicia para la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sinaloa, a la que asegura, le da el voto de confianza pues percibe que están trabajando en el asunto. “Aunque el caso bien lo podría atraer la Fiscalía General de la República por los matices que lo envuelven”, acepta.

Ella está en su despacho del segundo piso de la presidencia municipal, en cuya entrada se colocó un gran moño negro que señala el duelo general. Tras la puerta, están los deudos en espera de que la presidenta municipal se desocupe. La ex esposa y una menor hija del sacrificado esperan pacientemente.

Allí, asegura que no va a renunciar, ni a pedir licencia, mucho menos la van a arrodillar, a hincar los grupos de “narcopolíticos” que se han aliado para hacer fracasar al gobierno.

Aseguró que en la campaña en contra de su gobierno “son varios los actores, toda una estructura, una historia orquestada que buscó por todos lados, pero nada encontraron. Al doctor le encontraron unas casas, que no son de él, sino de su ex esposa cristiana”.

Antes, parte del cabildo, del gabinete y los síndicos, refrendaron lealtad a Leal López con un aplauso, mientras ella reflexionaba: “Pase lo que pase, no nos van a quebrantar ni arrodillar. No somos cobardes como los que atacan desde la oscuridad y el anonimato. No vamos a usar guardias (escoltas) ni camionetas (blindadas). Guasave está de pie, más fuerte que nunca. Sabemos qué pretenden, pero no voy a renunciar ni abandonar. No vamos a fallar. Unidos, unificados todos, vamos a sacar adelante a Guasave”,

La alcaldesa tocó el tema, azuzada por uno de los miembros del Subcomité de Desarrollo Social que ese jueves sesionaba. Y ya calma, recordó.

JOSE LUIS GUERRERO.

La mañana del viernes 15 de noviembre, ella cumplía un compromiso en Los Mochis, y él abordó por primera vez la camioneta Dodge Ram, doble cabina, color rojo, modelo reciente, con placas UG-95104 de Sinaloa, que regularmente usaba la alcaldesa. Él habría manejado la unidad desde su casa para dirigirse al poblado Ruiz Cortines en donde se realizaba la jornada médica “Guasavetón”.

Enfiló sobre la calle Blas Valenzuela y en el cruce con Juan Carrasco fue embestido por el conductor de una camioneta GMC, color blanco sin placas de circulación y con publicidad agrícola. La unidad era clonada.

El resto de la acción es un misterio que la Fiscalía General de Justicia del Estado investiga a través de la Unidad Especializada en Homicidios Dolosos en la carpeta ANGJA/UEHD/2638/2019/ pues el cadáver de Guerrero Sánchez fue encontrado en la banqueta, habiendo descendido por la portezuela del copiloto. Además, la autopsia reveló que murió debido a shock hipovolémico por laceración de grandes vasos sanguíneos vasculares en cuello (degollado).

Una secretaria de la alcaldesa recibió el aviso de la muerte de su secretario de gobierno, y se trasladó de urgencia al lugar.

En el lugar de los hechos, la Fiscalía General de Justicia del Estado abrió la investigación GUAS/UIMP/2637/2019/Cl en contra de la procuración y administración de justicia porque funcionarios municipales contaminaron la escena del crimen al remolcar la camioneta GMC color blanco a una pensión de vehículos.

De acuerdo con la alcaldesa, Guerrero Sánchez le advirtió escuetamente de su muerte 48 horas antes, “cuando le aseguró que algo grave le habría de pasar”, y le sugirió cuidarse de las traiciones palaciegas. “No creímos a quienes nos dijo, pero sucedió”.

En los casi 13 meses en que trabajó, el galeno no fue ajeno a la aversión política, pues una confabulación de regidores operada desde el exterior pretendió desconocerlo, pero no prosperó; otra intentona fue el acusarlo de un ataque sexual por burócratas municipales que tampoco avanzó.

Los ataques no eran nuevos en los abanderados por la coalición “Juntos Haremos Historia”, pues en campaña grupos de desconocidos intentaron amedrentarlos. Las amenazas llegaron hasta impedirles hacer campaña en poblados y hasta tratar de privarlos de la libertad en dos ocasiones: la primera en el Burrión, zona en donde pistoleros del Cártel de Sinaloa y del Cártel de Guasave se han enfrentado a balazos con saldos sangrientos, en donde “el jefe quiso hablar con ella” pero su grupo lo impidió, y otra en un restaurante de Guasave, que tampoco prosperó.

Antes del crimen, Julio César Cervantes Camacho y su esposa Katia Contreras Camacho, delegados del Partido Encuentro Social (PES) que postuló a Leal López para la alcaldía de Guasave, acusaron al hoy fallecido y a la presidenta municipal de enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, administración fraudulenta, malos tratos y lo que resulte por la adquisición de varias casas, despido de personal, malos manejos con el erario y casos diversos.

“Es una administración municipal que tiene inservibles todos los servicios públicos, obra pública entregada a incondicionales, enfrentada con los sindicatos del ayuntamiento, de la junta de agua, con la empresa recolectora de basura, y otros graves”, dijeron.

Ambos son los políticos críticos más visibles de la administración de Aurelia Leal López. Y él lo justifica: “Las críticas son un deslinde de la administración, porque fuimos gestores de que fuera nuestra candidata a alcaldía de Guasave, pero no consideramos que se trabaje en beneficio de Guasave”.

AURELIA LEAL. “No nos van a quebrantar”.

Consideró que los señalamientos fueren coincidentes con el asesinato del secretario del Ayuntamiento, pero sin ninguna relación entre ambos.

“Me sumo a la exigencia de justicia, de que se aclare, caiga quien tenga que caer. No tengo nada que ocultar, estoy limpio”, expresó Cervantes Camacho.

Este miércoles (20), cinco días después del asesinato de José Luis Guerrero Sánchez, Julio César Cervantes Camacho fue llamado a declarar en la agencia de la fiscalía en Guasave.

—¿Declaró sobre el homicidio del Secretario del Ayuntamiento?

—Declaré sobre mis desencuentros con él. De lo que ocurrió en la campaña y antes de la toma del cargo, y que después no tuve más contacto. Documenté mis dichos en las declaraciones públicas de deslinde con la administración. Mostré documentos y fotografías de las denuncias que en su contra ya había presentado. No tengo mayor conflicto, y quienes me conocen, saben que soy incapaz de causar un daño de tal naturaleza. El asunto es netamente político y de deslinde. No más. Estoy tranquilo.

Aurelia Leal López confirmo que no sólo ha declarado su detractor Julio César Cervantes Camacho, sino ella también, y estarán citando a funcionarios de la administración. “Todos vamos a comparecer para que el homicidio del doctor Guerrero Sánchez se aclare. Mientras tanto, no me van arrodillar.”

 

Cuota de sangre

La historia política de Guasave no está exenta de su cuota de sangre. En los últimos 18 años, al menos tres funcionarios municipales han sido asesinados, y otros la han librado para contarla. En su territorio también han encontrado la muerte políticos de municipios vecinos y jefes policiales han sido emboscados.

El 24 de abril del 2001, durante el gobierno de Armando Leyson Castro, Ignacio García Arrayales fue asesinado en la sindicatura de Bamoa; en mayo del 2003, en la administración de Raúl Inzunza Dagnino, el regidor perredista, Jorge Alberto Valenzuela Rivera fue masacrado en la comunidad de El Cubilete; en el 2011, cuando gobernaba Ramón Barajas López, el ex jefe de policía, Fidel Plascencia Esparza fue asesinado en Culiacán, habiéndola librado el Director Jurídico, Efraín Ibarra Espinosa.

En el 2005, en el gobierno de Domingo Ramírez Armenta, en las inmediaciones de Palos Blancos fueron asesinados a mansalva el alcalde de Sinaloa municipio, Saúl Rubio Ayala y su secretario particular, Omar Ruelas.

En el mismo territorio han sido emboscados los ex jefes policiales Jesús Carrasco Ruiz y Jorge Constantino Sajarópulos Corona. Ambos sobrevivieron el ataque.

Artículo publicado el 24 de noviembre de 2019 en la edición 878 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 978
24 de octubre del 2021
GALERÍA
Afectaciones del Huracán 'Rick' a su paso por Guerrero
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.