miércoles, octubre 27, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Compromiso y ética

elsa y quimico3

El compromiso en política es un valor en sí mismo. Quien lo ejerce hace la apuesta por una ética en el servicio público, por una voluntad a toda prueba de servir a su comunidad, estar dispuesto a enfrentar a los poderes creados y contra viento y marea sostener unos principios en el ejercicio de una cuota de poder.

No es fácil en personas noveles en la función pública. Las rutinas de ejercicio de gobierno frecuentemente son vistas como una forma natural de hacer las cosas en la vida pública. Asumir que esto es así o decidirse a cambiarlo es la disyuntiva.

Es el contraste que estamos viendo en el primer año de gobierno de la Cuarta Transformación en Mazatlán. Por un lado, está Luis Guillermo Benítez Torres, el alcalde que mediante una retórica de cambio atropellada busca estar en sintonía con la narrativa de su líder moral, pero sus compromisos e intereses lo exhiben en sentido contrario a los hechos que está haciendo su gobierno.

Lucha contra la corrupción versus nepotismo. Gasto ordenado de los recursos escasos versus desorden en el gasto en dependencias públicas. Política a favor de los pobres versus despilfarro del dinero público. Obra pública para los mazatlecos versus escasa y abandono de la existente. Sintonía con el gobierno estatal versus reparto de culpas con el gobierno estatal.

Por el otro lado está Elsa Isela Bojórquez Mascareño, la Síndico Procuradora que, puesta en los zapatos de los ciudadanos, ha salido al paso a las “prácticas de nepotismo, dispendio del erario, opacidad y persecución de opositores y periodistas” que ejerce el gobierno de su partido Morena, que llegó al gobierno con la réplica de AMLO de “no mentir, no robar, no traicionar”, pero en los hechos dirá Bojórquez Mascareño, se actúa en sentido contrario de la oferta de la campaña electoral de 2018.

Algo inédito en la historia política de Sinaloa. Nunca un Síndico Procurador había actuado como oposición, haciendo valer las competencias de ley, siempre fungía como tapadera del alcalde en turno, lo que prácticamente vaciaba de contenido a esta figura institucional. Digno sólo para la foto de entrada y de salida.

Pero hoy esta figura de los cargos electos en las alcaldías de Mazatlán y también Culiacán y Ahome, están dignificando este contrapeso al poder y en los hechos haciendo lo que en su momento se negó a la oposición, es decir, que el Síndico Procurador correspondiera a la primera minoría para garantizar el contrapeso.

En sus actos de gobierno se cumple aquella máxima de que “cuando el perro es bravo hasta a los de la casa muerde”. Y esa ha sido una de las principales novedades del proceso de aterrizaje de la llamada Cuarta Transformación, aunque se ha encontrado con las resistencias.

Como bien lo denuncia Bojórquez Mascareño, el “estrangulamiento operativo” no ha sido obstáculo para continuar haciendo su trabajo. Y es donde se vuelve inexplicable la actitud poco receptiva del alcalde, quien en lugar de tender puentes con esta contraloría, en un acto machista y con un lenguaje de violencia recomendó que la síndica procuradora “se atienda con un psiquiatra”. O sea, la tilda de loca. Pues esa “loca” logró lo que no pudo hacer el alcalde en su primer informe, que es convocar a la clase política y actores sociales del puerto para dar apoyo político en favor de ella y las acciones que viene realizando a favor de una gestión pública sin nepotismo ni corrupción. O sea, una gestión de calidad.

Es notoria la molestia del alcalde con el trabajo de quien alguna vez le pidió “que si veía en él o su equipo algo que se saliera de la política de la Cuarta Transformación lo sancionara”, y eso es evidente, cuando no asistió a su acto de rendición de cuentas y sólo envió a dos funcionarios con su representación. Sin embargo, la Síndica Procuradora cuidó las formas y le dio todavía el beneficio de la duda, por si el alcalde quiere enderezar el barco, extendiendo la mano para corregir las acciones que notoriamente están mal hechas.

No hubo respuesta los días siguientes. Lo que indica que este alcalde está en lo suyo y con ello busca poder reelegirse, sin embargo, lo único que provoca con esta actitud es que la gente empiece a ver en Elsa Isela una posible candidata a la alcaldía del puerto.

Que para empezar, en este primer acto público estuvo bien acompañada de figuras del morenismo estatal y su representación política en el poder legislativo estatal y federal. Al tiempo.

Artículo publicado el 24 de noviembre de 2019 en la edición 878 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 978
24 de octubre del 2021
GALERÍA
Afectaciones del Huracán 'Rick' a su paso por Guerrero
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.