noviembre 22, 2019 9:25 am

El Poder Judicial y el ‘Castillo de la Pureza’

CIUDAD DE MÉXICO, 13NOVIEMBRE2018.- Eduardo Medina Mora, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SPJN), durante la presentación de Janine Madeline Otálora Malassis, Magistrada Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), quien rindió su informe ante el pleno de la sala superior de justicia.
FOTO: MISAEL VALTIERRA / CUARTOSCURO.COM

Santiago Nieto es uno de los principales arietes del presidente Andrés Manuel López Obrador —el otro es el fiscal general, Alejandro Gertz Manero— contra la corrupción. Por eso no es poca cosa que haya resbalado en el caso de Eduardo Medina Mora. Un columnista de El Universal, Mario Maldonado, publicó que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda pidió congelar las cuentas de Medina Mora un día antes de que el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación renunciara a su cargo. Y que una vez que éste renunció envió un nuevo oficio a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para que las cuentas fueran descongeladas. Es decir, que el hecho motivante de estos dos momentos contradictorios ocurridos en un lapso de dos días, fue la renuncia del Ministro.

Lo entrevistaron al respecto y lo negó. Dijo que casi siempre ocurre que congelan cuentas y luego hacen lo contrario. Pero no se lo creyó ni él. Malo para el funcionario y malo para el gobierno de López Obrador. Si chantajearon a Medina Mora con la investigación que hay en su contra desde hace meses para que renunciara a su asiento en la Corte, la Cuarta Transformación estaría incurriendo en los mismos métodos deleznables que sirvieron al PRI durante décadas para ajustar cuentas internas y contra sus “adversarios” de otros partidos y fuerzas. Era vox populli que si el gobierno quería contener la carrera de alguien solo le sacaba su expediente. No pasaba nada, lo sacaban de la jugada y el otro —casi no había otras— se quedaba callado. “Le hicieron manita de cochi”, se decía.

En el caso de Medina Mora, lo que sabemos hasta ahora es que se le está investigando por depósitos millonarios a sus cuentas aquí y en el extranjero que no concuerdan con sus ingresos y bienes declarados. Todo esto está muy bien. Si la Cuarta sacude el árbol, las frutas maduras caerán solas. No se ocupa un gancho para jalarlas al canasto. Medina era una de esas frutas. Como Juan Collado, Rosario Robles… hay más, muchas del sexenio pasado y de la administración de Felipe Calderón, por no irnos muy lejos.

Pero la virtud que lleva implícita la lucha contra la corrupción de López Obrador, se convierte en vileza si se aprovecha una situación como la que vive Medina Mora para sacar adelante otros propósitos.

Lo que de entrada se presume es que el Presidente quiere controlar la SCJN y que para avanzar en esa línea ocupaba el asiento de Medina Mora. Y que teniendo elementos para presionarlo, utilizó a Santiago Nieto. Medina es indefendible. Su trayectoria en el servicio público desde el gobierno de Vicente Fox cuando fue titular del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) hasta llegar a la gran Corte en la administración de Enrique Peña Nieto, está llena de basura. Pero resultaría inaceptable que se le presione para abandonar un puesto solo para que lo ocupe un Ministro afín al proyecto de la Cuarta Transformación. Menos aceptable aún cuando el propio Presidente dice y repite todos los días que en este país se acabó la impunidad. Si hay elementos para indiciarlo, Medina Mora debe ir a juicio por los delitos que se le puedan imputar y ya se sabrá si es culpable o no. Pero intercambiar de antemano la silla de la Corte por una promesa de inmunidad para el ex Ministro sería un gran error de quienes ahora navegan con la bandera de “no más impunidad” y “lucha contra la corrupción”. Y una tacha mayor para Santiago Nieto.

Lo han dicho una y otra vez: “no somos iguales”. Por lo tanto, quienes impulsan este proyecto transformador, que lo es, deben marcar muy bien las diferencias. Ya se había percibido un tufo de venganza cuando se enderezó la caballada en contra de Rosario Robles y luego se detuvo a Carlos Ahumada en Argentina. Le precedió la detención del abogado Juan Collado. Y los que siguen.

México está cambiando a partir del histórico julio de 2018. La gente estaba hasta la madre del llamado PRIAN. Y la Cuarta Transformación tiene todos los elementos para sacar sus proyectos adelante. ¿Ocupa la SCJN? Es posible que sí. Hay muchos ejemplos en el mundo de países que han logrado cambios o han pretendido hacerlos bajo la condición de controlar cuatro poderes: el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial… y la prensa. La cuestión es cómo lo intentan.

Bola y cadena
AL CIERRE DE ESTA EDICIÓN, LA Unidad de Inteligencia Financiera transparentó que la carta donde solicita el bloqueo de las cuentas de Medina Mora se hizo después de que éste renunció —el jueves 3 de octubre a las 22:30 horas— y que por lo tanto no se tomó esta medida para presionarlo. No explica, sin embargo, por qué un día después, cuando ya el ex Ministro había renunciado, solicitó que las cuentas se descongelaran.

Sentido Contrario
“ERA COMO EL CASTILLO DE LA PUREZA”, dijo el Presidente para referirse al Poder Judicial. Le habían pedido su opinión sobre la suspensión del Magistrado del Primer Circuito, Jorge Camero Ocampo, debido a que se le encontraron inconsistencias financieras con su nivel de ingresos. Es el Magistrado que dio cauce a los amparos contra la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía. El Castillo de la Pureza es una película de Arturo Ripstein con guión de José Emilio Pacheco y trata de un hombre que encierra en su casa a su mujer y a sus hijos durante 18 años para aislarlos de la contaminación de una sociedad corrupta. Los somete a catecismo y a dietas veganas pero cuando sale a la calle se atasca de putas y de tacos de maciza. La doble moral, pues. Como en el Poder Judicial.

Humo negro
CON TODO Y QUE LES HA ESTADO quitando privilegios —como los contratos amañados y las condonaciones de impuestos—, los empresarios se han estado alineando a la Cuarta Transformación. No son tontos. Este es un proyecto que tiene aire para tres o cuatro sexenios y tienen que jugar con las nuevas reglas.

Columna publicada el 13 de octubre de 2019 en la edición 872 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 877
17 de noviembre del 2019
GALERÍA
Paro Nacional en Colombia contra políticas del gobierno de Iván Duque
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

Los diputados de Sinaloa se aprobaron 50 días de aguinaldo, ¿cuánto crees que deberían recibir?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral