martes, noviembre 30, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

La controversia por planta de fertilizantes en Topolobampo

planta topo protesta

La apertura de la planta de fertilizantes en la bahía de Topolobampo entró a una nueva fase de confrontación, cuando el colectivo ¡Aquí No! tomó el cabildo para exigir que el alcalde, Manuel Guillermo Chapman Moreno declare improcedente la licencia de uso de suelo y el permiso de construcción que recién acababa de vencer.

Lea: La planta encantada de Topolobampo https://bit.ly/2XV9oeg

El Presidente Municipal de Ahome se negó a la imposición, y refrendó que no tenía capacidad legal para negar licencias que cumplían con los reglamentos municipales. Allí las cosas dieron un vuelco. Se radicalizaron las posiciones.

En la víspera de la primera quincena de julio, las licencias municipales terminaron la vigencia.

Para continuar el proyecto de construcción de la planta industrial que produciría 2 mil 200 toneladas métricas de amoniaco, la empresa Gas y Petroquímica de Occidente debía de renovar los permisos.

El presidente municipal, Chapman Moreno se anticipó al manejo mediático de tan espinoso tema, y en conferencia de prensa anunció que renovaría ambos permisos si los industriales demostraban más allá de una duda razonable, que los permisos federales estaban en regla, vigentes, y no tenían ninguna impugnación o condicionante que generara controversia social.

Incluso aseguró que en ninguna de las dependencias municipales, sea la Dirección Jurídica o la Dirección de Ecología e Imagen Urbana, existía notificación oficial por dependencia federal superior que impidiera al municipio liberar las licencias.

Ante esto, el alcalde dijo que con el afán de contribuir a la economía local, regional, estatal y nacional,estaba en favor de la planta industrial porque generaría una riqueza superior incluso a la que provocó el ingenio azucarero cuando la ciudad comenzó a tomar forma. “Estamos ante una disyuntiva histórica que no debemos desaprovechar por desinformación o por intereses particulares de unos cuantos”.

Pese a su posición, Chapman Moreno dijo que no emitiría una opinión oficial hasta tener toda la información técnica del proyecto y saber si los industriales tienen o no vigentes los permisos como la Manifestación de Impacto Ambiental, o la aprobación de los pueblos originarios, requisito insalvable aún.

Tras el posicionamiento, el colectivo ¡Aquí No! alzó la voz  y en minutos un grupo apenas mayor a 50 personas incluyendo líderes pesqueros, sociales y comunitarios, tomaron el cabildo.

Ulises Pinzón, José Francisco Villegas y Gerardo Peña Avilés, entre otros, demandaron al alcalde rectificar el camino y negar los permisos, porque la planta se edificaba en un lugar prohibido, habiendo falseado información contraviniendo normas internacionales, y además el proyecto era un peligro para miles de vidas y el propio ecosistema costero.

Chapman Moreno mantuvo su posición.

Luego, legisladores como Carlos Iván Ayala Bobadilla, Yadira Marcos Santiago, Beatriz Adriana Zárate Valenzuela, Lucinda Sandoval Soberanes, Casimira Zamora, Merary Villegas e Ignacio Salinas alzaron la voz y pidieron que el alcalde Chapman Moreno retuviera la autorización hasta que el gobierno federal se pronunciara.

Incluso, todos formaron un bloque común para obligar la reubicación de la industria.

Chapman Moreno no se dobló por la presión legislativa, y mantuvo su posición.

El pasado viernes 12 de julio, tras una encerrona con investigadores marinos y con los líderes sociales de los campos pesqueros Lázaro Cárdenas, Melinda Sandoval, Ohuira, Claudia Quintero, Paredones, Irene Díaz, Armando Pinzón y Ulises Pinzón, vocero del colectivo ¡Aquí No!, Chapman Moreno mantuvo su posicionamiento de extender los permisos siempre y cuando los industriales acreditaran que sus autorizaciones están en regla.

Los líderes sociales terminaron por aceptar el posicionamiento y lo calificaron de correcto, habiendo tenido la certeza de que hasta el viernes 12 de julio, los permisos no se habían aprobado.

Todos aceptaron que la posición del alcalde era correcta y ofrecía confianza, mientras que a ellos les daba tiempo para mantener la lucha legal en la ciudad de México, con las instancias federales a las que les corresponde aprobar la construcción y operación de la industria petroquímica.

Ulises Pinzón dijo que la lucha va ganando adeptos, y que ahora tienen el respaldo político que antes se les negó para luchar contra carretadas de dinero e influencias en el gobierno.

Aseguró que no está en contra de la industria petroquímica, “pero que se instale en el lugar correcto, cumpliendo con las normas a que están obligadas. Lo único que pedimos es que sea reubicada, en Mazatlán, Culiacán, o en donde sea, pero aquí no”.

Por su parte, Gas y Petroquímica de Occidente comunicó a medios de comunicación que la industria se construirá en octubre.

Artículo publicado el 14 de julio de 2019 en la edición 859 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 983
28 de noviembre del 2021
GALERÍA
Marcha '25N' contra la violencia de género en la CdMx
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.