junio 19, 2021 12:16 PM

No te pago ¡para que me pegues!

colectivo

Aquel viejo periodista lo tenía muy claro.

Cuando haces tu trabajo de reportero con profesionalismo buscas las inconsistencias, ilegalidades, morosidades, abusos, excesos y corrupción en el ejercicio del poder porque ahí está la nota; en cambio, cuando ese mismo reportero se encuentra como responsable de la oficina de comunicación social de un gobierno busca evitar la visibilidad de esas inconsistencias, ilegalidades, morosidades, abusos, excesos y corrupción en el ejercicio de gobierno.

Lea: Exige colectivo de periodistas de Mazatlán respeto a su labor https://bit.ly/2HReAa5

Podemos estar de acuerdo o no, con esta lógica, pero es lo que frecuentemente marca la diferencia entre periodistas que están dentro o fuera del gobierno, y por extensión podríamos afirmar que es la dialéctica de la relación entre el poder votado y los medios de comunicación.

De esa relación que no es plana porque está atravesada por los intereses en juego y la ética de cada uno de los periodistas, es decir, entre quienes ven o no ven en el derecho a la información un mecanismo para aumentar los ingresos empresariales o personales.

Viene a cuento esta reflexión porque Luis Guillermo Benítez Torres, el alcalde de Mazatlán, nuevamente ha salido al paso del periodismo crítico, al que lo cuestiona con mayores o menores elementos, pidiéndoles con cierto desespero que no sólo publiquen las cosas malas de su gobierno (¡a declaración de parte relevo de pruebas!), sino también aquellas buenas noticias que produce su equipo de gobierno.

Por ejemplo, nos dice, lo hecho en lo que va de su mandato no ha significado mayor endeudamiento para las finanzas municipales, lo que suena bien pero habría que ver en esa lógica y por poner una evidencia, que se sacrifica en inversión para sufragar los gastos de una nómina que se ha duplicado y cómo esta se justifica en el marco de una política de austeridad o, mejor, que se mantiene el mismo gasto en materia de publicidad de “los tiempos de los gobiernos del PRIAN”.

El problema es que un alcalde, aunque lo desee no puede imponer la agenda a los medios de comunicación, más allá de si les compra o no publicidad para difundir “esas cosas buenas”, porque de lograr su cometido, las empresas y periodistas estarían a sus órdenes —que los ha habido y lo seguirá habiendo— y solo difundirían la información que a éste le resulte beneficiosa y eso significa contravenir el derecho a la información oportuna y veraz.

Es por lo que el Colectivo de Periodistas por la Paz y la Libertad sale al paso y le enseña en forma didáctica al alcalde porteño, la necesaria división que debe haber entre el poder votado y los medios de comunicación.

Sin embargo, en este político parece dominar aquella vieja idea del expresidente José López Portillo quien de un plumazo canceló la publicidad a los escasos medios críticos de los ya lejanos años setenta y dejó para grabarlo en granito la expresión autoritaria: ¡No te pago para que me pegues!!

Esta visión actualizada en un gobierno pretendidamente de cambio es un verdadero despropósito. Lo es tanto por la intención de someter al periodismo, como para buscar tener control sobre la transparencia y la rendición de cuentas de su gobierno, que hoy está obligado a cumplir todo funcionario electo o de lo contrario se hace acreedor a las sanciones reglamentarias.

Desafortunadamente para este tipo de alcaldes se ha avanzado en materia de regulación de poder votado y medios y lo de López Portillo solo queda como una mala anécdota de otros tiempos, que tiene que resolver la contradicción que dicta una visión anquilosada y los dictados de los nuevos tiempos en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Así que algunos de sus asesores, si es que los tiene, deberían recordarle la necesaria ubicación en el tiempo. No se puede gobernar en el siglo XXI, con los arreos y los resortes autoritarios del XX, y tiene dos opciones: asumir el cambio de los tiempos con lo que eso significa o, sencillo, poner a trabajar al responsable en materia de información gubernamental para que no se vean los pintitos en el arroz de su gobierno.

No hay más, como lo enseñaba aquel viejo periodista.

Artículo publicado el 2 de junio de 2019 en la edición 853 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.