¿Qué tipo de prensa quiere Andrés Manuel?

amlo y zapata

Hay muchas cosas que no terminamos de entender ni de la llamada cuarta transformación ni del presidente Andrés Manuel López Obrador. Seguirlo de cerca todos los días, con sus zigzagueos mediáticos, sus posturas, sus arranques y sus reculadas, produce necesariamente el desconcierto. Pero hay una cosa que de plano no tiene explicación: su excesiva exposición y protagonismo. Da la impresión, casi todos los días, que el señor sigue en campaña, que no se ha dado cuenta que ya ganó la elección, que es presidente y que debe dedicarse a gobernar, que no necesita granjearse a la opinión pública porque ya la tiene en un puño y que entre menos tiempo dedique a retar enemigos —que los tiene, eso nadie lo duda—, más tiempo tendrá para atender los reclamos de la silla que ocupa. Tampoco parece entender que el país, después de cada elección, necesita reposo social y político, y que su cotidiana beligerancia ha impedido que los ánimos decanten para dar paso a un proceso de conciliación.

No tomaba todavía posesión del cargo cuando ya se había peleado con los empresarios, a los cuales sigue llamando “mafia del poder”, pero con los cuales, contradictoriamente, comparte el pan y la sal cada vez que hay un evento cupular. Y a los cuales rinde pleitesía siempre que a sus “estrategias” convenga. Ahí están los magnates de la televisión privada, Ricardo Salinas Pliego y Emilio Azcárraga Jean, solo por citar dos.

México estaba ansioso de cambios hasta de estilo en el quehacer público, pero Andrés Manuel lleva las cosas al extremo de pedir a los medios que “seamos parejos”, que si se exige transparencia, los medios deben hacer lo mismo. Y llega a exigir al diario Reforma que dé a conocer quién le entregó la carta que hizo pública, en la cual el tabasqueño le pide al gobierno español pida perdón a México por los crímenes cometidos durante la conquista hace 500 años.

El presidente reconoció que el diario no está obligado a dar a conocer sus fuentes pero lo conmina a hacerlo. Reforma nunca lo hará, ningún medio que se preste de ser digno lo haría, no tanto porque la Ley los protege, sino por un principio ético. Y Reforma puede tener la línea que quiera, de derecha, de izquierda, de centro… o no seguir ninguna de estas líneas, pero es un medio que, solo por ser tal, merece respeto, sobre todo del poder público.

Andrés Manuel no se cansa de reiterar que respeta a la prensa pero en la práctica hace otra cosa. Y, peor aún, siembra discordias. Eso se pudo comprender cuando estaba en campaña. De hecho lo hizo. Pero hoy es distinto, ahora es presidente y, como lo ha dicho siempre desde que tomó el poder, presidente de todos los mexicanos. Sin embargo, esto no se refleja en su práctica cotidiana. Muy por el contrario. Ayer fue un periodista de televisión, ahora es un diario. El presidente habla mucho de tolerancia pero no es congruente. Esgrime su derecho de réplica y nadie hasta ahora se lo ha negado. Por el contrario, sus conferencias mañaneras tienen un despliegue descomunal en todos los medios. En todos. Unos con un enfoque y otros con otros, en el marco de la libertad que ejerce cada quién.

 

Bola y cadena
LA PREGUNTA ES QUÉ ESPERA ANDRÉS MANUEL de la prensa mexicana, qué tipo de prensa quiere. No será la que le conviene a su proyecto. Habrá medios que simpaticen con él y otros que estén en contra. Hay muchos intereses atravesados sobre todo en los grandes medios, sin duda. Y que jugarán en favor de sus propios intereses. Y también debe entenderlo. Tenemos décadas de un sistema que cooptó a la prensa con dinero a borbotones. Lo que tiene que entender antes de que su enredo prospere, es que puede cambiar el esquema sin verse como un presidente pendenciero y torpe. ¿Le gusta la historia, presidente? Pues aprenda: Luis Echeverría destruyó a Excélsior pero no a don Julio Scherer. Y nació Proceso.

 

Sentido contrario
HACE CIEN AÑOS ASESINARON A EMILIANO ZAPATA, el líder campesino más importante de nuestra historia. No solo luchó por la tierra para su gente, también lo hizo por la justicia y la libertad. No quiso nunca más poder que el que tenía con su tropa y lo que con ella podía lograr a punta de carabinas. Después de un siglo, México sigue siendo un país vergonzosamente desigual, la democracia que nos hemos inventado es profundamente imperfecta; nuestro sistema de justicia es no solo ineficaz, sino además corrupto y hasta criminal. Andrés Manuel López Obrador, el presidente de la república, dice que la revolución mexicana es la tercera gran transformación histórica del país y que vamos por la cuarta. Y entonces pienso que si el país intentó transformarse con el levantamiento de 1910, fracasó. Y si fracasó no hubo tal transformación. Y recuerdo entonces lo que dijeron los zapatistas del EZLN cuando ganó Morena el pasado 1 de julio. “Podrán cambiar el capataz, los mayordomos y caporales, pero el finquero sigue siendo el mismo”.

Humo negro
El PASADO DOMINGO 14 DE ABRIL, nació Javier Valdez Cárdenas. Cuando cumplió 50 años, escribió: “vengo de la loma, del terregal, de los dedos descarapelados y un brazo dos veces fracturado. Pura col ros, barrio 18. Cholo y jipi de utilería. Monaguillo, peón de albañil, velador, cantinero, ayudante de maqueador, músico y árbitro de volibol. Marisquero, cartero, corrector de estilo y de planas, vendedor de ropa de segunda en los campos agrícolas, paquetero (cerillo), maestro y periodista, militante de la mejor izquierda y poeta frustrado… Soy un sobreviviente. Tengo amigos muertos, perforados a tiros, o vencidos por el tiempo. Soy un luchador, un resiliente, un guerrero, un perdedor en la tómbola de los exitosos, un infiltrado, un polizón cómplice de otros que tampoco pagaron boleto…”. Cuatro semanas después lo asesinaron.

Columna publicada el 14 de abril de 2019 en la edición 846 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

2 Responses

    1. Se ve que te mandaron a poner ese comentario y que no conoces a estos compas estos arremangan parejo seas del partido que seas. La neta que se pasaron al darle tanto tiempo el beneficio de la duda si desde los primeros días se le vio la zanca al pollo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES