Estalla crisis migratoria en la frontera sur

inmigrantes chiapas 9

Varados en Chiapas 20 mil indocumentados y no hay visos de solución: ONGs

Estalla la crisis humanitaria en la frontera sur de México. Hay entre 15 y 20 mil inmigrantes desplazados en situación de calle que llevan hasta tres meses en espera de ser atendidos por el Instituto Nacional de Migración, que desde el 15 de marzo pasado mantiene cerrada su oficina de regulación en Chiapas, donde llegan diariamente cientos de familias de distintos países del mundo con destino a los Estados Unidos.

Lea: México entre la turba centroamericana y Trump https://bit.ly/2D5qlHb

Organismos de derechos humanos advierten que lo que sucede en la frontera sur de México es doloroso porque las autoridades mexicanas en vez de estar dando solución responden con deportaciones masivas y eso es violatorio del Pacto internacional sobre Migraciones. Lo que ocurre aquí es una cacería de migrantes, afirma Ramón Verdugo, de la organización Todo por Ellos AC.

El activista por derechos de los migrantes relata que durante las noches se escuchan gritos de angustia de mujeres que permanecen en el interior de las instalaciones de Migración, donde hay un promedio de 1 mil 700 migrantes en espera de ser deportados a sus países de origen. Dos semanas atrás, dijo, la madrugada del domingo se escuchaba un escándalo. Eran gritos dolorosos de mujeres que lloraban no por el dinero que perdieran en el viaje sino que saben lo que les espera en su retorno y que tiene que ver con su vida.

En la estación migratoria de Tapachula hay un trato inhumano, dice. Un haitiano comentó que ellos comen después que los de otras nacionalidades. Un hombre y su mujer embarazada estuvieron dos días sin comer. Son pobres entre los pobres. Eso se ve solo en las cárceles o separos. Y hay casos muy representativos como el de una mujer que perdió a su hijo por darle un medicamento contraindicado para una mujer en gestación. Maras que protegen a migrantes a cambio de una remuneración económica; venta de drogas al interior; extorsiones por teléfono, secuestros o deportaciones para extorsionar a los familiares de los migrantes, son temas muy comunes y viejos que siguen presentes, asegura el activista.

Comenta que a ellos se les prohíbe la entrada para verificar el estado de los inmigrantes. La última ocasión que tuvo oportunidad de ingresar fue cuando el padre Solalinde visitó el lugar, y es deprimente, recalca.

Desde el 15 de marzo la oficina de regulación de Tapachula se encuentra cerrada y diariamente llegan cientos de migrantes ocasionando que a estas alturas haya un rezago enorme y el problema lo están resolviendo con deportaciones.

Durante la primera semana de abril se deportaron 71 migrantes haitianos a los que engañaron con el supuesto de que entregarían su documentación a bordo. Los subieron al avión y en vez de arribar al aeropuerto de la Ciudad de México, los regresaron al de Puerto príncipe, la capital haitiana. Eso da una idea de la política que México maneja contra los migrantes, dice Ramón Verdugo.

El Doctor Corzo, Quinto visitador autorizó un comedor para que los migrantes la utilicen y cocinen a su gusto.

Ninguna autoridad se ha acercado para ver que está pasando, solo la CNDH.

La CNDH se ha hecho presente en la estación migratoria. El doctor Corzo estuvo dos días e hizo gestiones ante el INM pero no hubo respuestas. Pidió la reapertura de la Oficina de Regulación, les pidió saber qué está pasando, por qué no abre, cuándo se empezarán a atender a las personas en espera, esa era la preocupación y conocer la posición del INAMI. Lo atendieron después de dos días que estuvo esperando respuesta.

El Gobierno federal sabe lo que está sucediendo acá. Todo esto que pasa no puede ser arbitrariedad de una sola institución o una persona.

El día 28 de marzo pasado presentaron una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y ante la Fiscalía General de la Nación por el delito de abuso de autoridad y la negativa a brindarle atención a los migrantes. Pidieron también al Ministerio Público Federal citar a declarar a la subdirectora de regulación migratoria, a la Delegada local de Migración y al Comisionado para que se deslinden responsabilidades sobre la persona o funcionario que ha dado la orden de cerrar la oficina de Regulación Migratoria.

De acuerdo a la ley, lo que ha hecho el INM es un delito y puede ser castigado con cárcel.

En la Estación Migratoria hay un promedio de mil 600 personas detenidas y tiene capacidad para 900; hay una sobrepoblación de 700 personas.

“¿Y qué lectura le das a eso? Lo que me preocupa es que independientemente de que el Gobierno de López Obrador esté subordinado a las decisiones y deseos del señor Trump, nuestro Gobierno puede ser igual o peor que administraciones anteriores. Eso es lo que me preocupa”.

Agrega:
“Hay haitianos y africanos, cubanos. Son personas que pueden acceder a un salvoconducto. Las personas que estaban en proceso de obtener visas humanitarias por ser víctimas de delitos o solicitantes de refugio, se han ido desahogando. A los defensores de los derechos de los migrantes, la oficina de Migración nos cierra la comunicación. Es un trato despótico y no hay condiciones mínimas para acceder a espacios para atender sus derechos. Tampoco los migrantes pueden ir a verificar en cuál de las oficinas instaladas en Chiapas el estado de su trámite porque los detienen y los deportan. No importa que traiga consigo su número único de trámite e identificación. Es una cacería de migrantes la que se está viviendo aquí.

Pareciera que la meta es obstaculizar, poner un tapón y sacar a todos los que se puedan, dice Ramón Verdugo, de Todo por Ellos AC.

—¿Y qué pasó con el Pacto Internacional?

—No hay respeto de nada. Aquí los pactos, leyes internacionales o programas para respetar los derechos de los migrantes no valen.

En Tapachula, la ciudad más invadida por inmigrantes, se observan los grupos segregados pro toda la ciudad. En el centro están los cubanos, hindúes, paquistaníes y venezolanos, en los suburbios y barrios hacinados se encuentran los centroamericanos y haitianos, durmiendo en los parques y banquetas, bajo los árboles, porque la mayoría no tienen para pagar sus cuartos de hoteles.

Artículo publicado el 14 de abril de 2019 en la edición 846 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES