Malayerba Ilustrada: El día que me agarraron

malayerba-el dia que me agarraron

Sergio iba con su amigo el trailero. Traían 150 cajas de jabón y artículos de limpieza. Sumaban unas 35 toneladas. Iban a bajarlos en la Soriana. Contentos porque estaban a punto de concluir la chamba y de irse a descansar, luego de ese viaje de varios días de llevar y traer carga.

Lea: Malayerba Ilustrada: Travesti https://bit.ly/2u3pzpq

El semáforo mostró su cara de enojo. Alto total. Una camioneta Van se emparejó y el conductor se asomó y los miró fijamente. Mira güey, le gustaste, comentó Sergio. El chofer le dijo cállate cabrón. Cuando cambió a verde el de la Van pisó el acelerador. Dos calles adelante les cerró el paso. A las seis horas todo es escueto y la vida todavía languidece.

Se bajó el conductor y luego un bato que iba con él. Se abrió la puerta lateral de la Van y salieron dos hombres con pistola en mano. Órale, se puso cabrón. Ya nos llevó la chingada, dijo el chofer. Les hicieron señas mientras les apuntaban con las armas. Tenían que meterse en una callecita y luego detenerse.

Había una oscuridad resistente al sol de esa mañana. Los rayos arañaban pero el negro de la madrugada no cedía. Bájense. Échense boca abajo y no volteen cabrones. A la primera me los chingo. Mátalos si abren los ojos, le dijo uno que parecía el jefe. Los metieron al piso trasero de la Van y los llevaron a una especie de bodega. Aquí quédense. Pueden sentarse o acostarse, no más no anden viéndonos las caras, putos. Si quieren mear, ahí a un lado. Si quieren cagar también.

El jefe le dijo a uno de ellos vamos a estar aquí cerca, pero si la hacen de pedo mátalos. Los mantuvieron ahí, inmóviles. A uno se lo estaba llevando la chingada de hambre y al otro le dio sueño. Cuando la noche asomaba les dieron unos bimbuñuelos y un geitoreid a cada uno. Órale cabrones, traguen.

Supieron que estaban descargando. Todo esto por esos jabones y limpiadores, se preguntó Sergio en voz baja. El chofer comió todo un paquete de bimbuñuelos y medio geitoreid y cayó muerto de sueño. Él no pudo: el miedo, la muerte tan cerquita y ese bato que no dejaba de mirarlos con ese tercer ojo, oscuro y de acero, tenebroso. El del arma no interrumpía la escupidera, quizá por la ansiedad, la droga, la necesidad de ingerir algo más fuerte, o nerviosismo.

Terminaron y les gritaron a chingar a su madre. Los llevaron a un camino solitario y los obligaron a correr. Entumidos, no pudieron más que andar a prisa. A las mil pasó un taxista. Llévanos a la ministerial. Los vieron desaliñados y sucios y un poli los esculcó. Nos asaltaron. Apenas les hicieron caso. Con güeva, el oficial les dijo ah ya sabemos quiénes fueron: son los malandrines de aquí, del pueblo de al lado. Firmen aquí, nosotros les llamamos. Vamos a investigar, verdad mi comandante. Mjm contestó el oficial, bostezando.

Columna publicada el 17 de marzo de 2019 en la edición 842 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 855
16 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES