Malayerba Ilustrada: Travesti

CARTON MALAYERBA TRAVESTI-1


Era muy loco. Loco, loco, loco. Agarraba la avioneta para buscar chamanes en Oaxaca o en cualquier serranía. Dieron con la máxima, la gurú de los hongos alucinógenos, y les dio una buena dotación para esos viajes sin motor ni alas ni paracaídas de emergencia: el mismo paracaídas que no le había funcionado a él, después de andar por la cúspide del negocio de las drogas y caer estrepitosamente hasta su nadir.

Lea: Malayerba Ilustrada: Antecedentes penales https://bit.ly/2TiZTnO

Y le gustaban los hombres. Narco joven y bien parecido, desmadroso y ocurrente y travestido cuando le entraba a todo. Empezaba con el ron y el güisqui. Luego le daba al tequila y la mota. Lo que seguía eran las hipodérmicas donde fuera: entre los dedos, en la panza o en aquellos senderos venosos, negros e incendiados. Napalm en las arterias. Salta morena, gritaba. Salta. Mientras le daba fuertes y sonoras palmadas a la rosa extremidad.

Andaba en la farándula. Se toqueteaba igual con los guitarristas de los mejores escenarios internacionales, que con los actores de las telenovelas de éxito. El dinero entraba y salía como la comida y bebidas que engullía y los gases expedidos tan voluntaria como involuntariamente.

Subía y bajaba en los negocios, como en los aeroplanos. Tenía momentos de escandalosa riqueza y otros en que de plano apenas le alcanzaba para echarle gasolina a sus Cadilac. Pero cuando le iba bien nomás se enfiestaba durante días y semanas. Y sus allegados, aprontados y amigos lo sabían porque luego luego les anunciaba: vamos haciendo una fiesta. Una fiesta que dure un chingo. Un mes.

Esa noche cayeron muchos a la mansión a ratos destartalada, y a ratos reluciente y lujosa. Hombres de todo tipo, mujeres de pasarela y vagas. Aves nocturnas. Animales del drenaje oscuro y de luz lunar. Insectos bípedos y envenenados, enervados de tantos tóxicos y líquidos y pastillas y humos y viscosidades. Él vestido de mujer. Pocos sabían. Dos hombres lo atoraron en el baño: le dieron una cachetada y le preguntaron por él. No sabían que estaba escondido bajo ese maquillaje, esas prendas, esa falsa voluptuosidad. Sacaron una pistola y le apretaban el cachete con el cañón. Dónde está este cabrón, habla pendeja.

Trajeron a otro que era su amigo. Si no hablas te mato. No habló y lo degollaron. Lo vio morir y en un descuido de sus captores salió corriendo, tropezándose consigo mismo. A partir de ahí decidió dejar la droga pero no el travestismo. Entró a un centro de rehabilitación. Ya no lo vuelvo a hacer, loco. Ya no. Se le subieron los colores y su rostro no requirió cosmético Chanel.

Ayer salió de rehabilitación y volvió a inyectarse. Se puso un pedón con un veinticuatro de maiquelob. Ya dijo que mañana intentará de nuevo dejar las drogas. O tal vez pasado mañana. O la siguiente semana.

Columna publicada el 10 de marzo de 2019 en la edición 841 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES