agosto 3, 2020 3:04 AM

Acusa Óscar Blancarte a Raúl Rico de campaña en su contra

blancarte
ÓSCAR BLANCARTE. ‘Soy el capitán del barco’.

Circula en redes una campaña de desprestigio contra Cultura Mazatlán: Blancarte

 

El sábado 2 de marzo es la coronación de la reina del Carnaval de Mazatlán, 2019 “Equinoccio el Renacer de los Sentidos” y para la quema de mal humor que se celebra el mismo día, no pocos mazatlecos proponen que el monigote quemado sea el del extitular del Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán (ICTAM), Raúl Rico González.

Pero como Rico González todavía ejerce una fascinación dentro y fuera del Instituto de Cultura, no solo evitarán quemarlo, sino que sus acoples de oropel ya se agruparon para prepararle un homenaje que está por confirmarse.

El mismo 2 de marzo también habrá Combate Naval, pero mientras empieza el estallido multicolor en Olas Altas, a Óscar Blancarte, director general del ICTAM, ya lo hartaron las redes sociales desde donde lo han bombardeado con diversos “golpes bajos”.

En entrevista con Ríodoce, luego de un viaje a la Ciudad de México, asegura que viene preparado para subirse al ring en estos días de combate naval.

 

‘No soy como las chachas’

Por redes sociales se dijo que tú regresarías de la Ciudad de México y que tarde o temprano ibas renunciar ¿era verdad o chisme? —se le cuestiona Blancarte.

—Mira yo vengo preparado de la Ciudad de México con una cultura del trabajo y de la eficacia. Me preparé, ahora voy a decir un símil para subirme al ring a recibir golpes bajos y los he recibido. De alguna manera está metida ahí la mano del ex titular…

—¿A la mano de quién te refieres?

— A la mano de Raúl Rico…

—¿Raúl Rico dirige una conspiración contra el Instituto de Cultura?

—Así es, él dirige la conspiración marismeña. Entonces todo indica que una jugadita muy sucia del extitular, manejando redes sociales y al modo de la cultura mazatleca, creando supuestos y de los supuestos vienen las dudas, ¿no?

—Pero insisto ¿no regresaste a Mazatlán a renunciar a Cultura?

—No. Yo no soy como las chachas.

—¿Cómo son las chachas?

—Las chachas, las muchachas, las sirvientas, valga la expresión, que dejan el trabajo así como así….y salen por la puerta de atrás…

—Tú tomaste el timón del barco de la Cultura hace más de 100 días, ¿cómo está la brújula, cómo se ha portado la tripulación?

—Así es. Habrá tormentas pero habrá que sobrepasarlas y hay que dirigirlas. Mira, yo fui subdirector de educación naval en la época de (José) López Portillo, entonces tenía 30 años, ya aprendí lo que es la milicia, ya aprendí lo que es la disciplina y lo que es la disciplina naval.

—Como quien dice la cultura naval…

—Así es. Entonces por eso me gusta la metáfora que haces del timón y del barco, que de alguna manera se han usado últimamente. Yo he aprendido que la disciplina y el mandato se obedecen. Y aquí el que no obedezca va para afuera.

—¿Para afuera de Cultura?

—Sí. Le quitaremos su puesto y lo despediremos. No digo nombres, pero yo digo que cualquier empleado que no acate mis órdenes y mi rumbo será despedido.

—Ahora que mencionas la palabra rumbo ¿tiene rumbo el barco de la Cultura?

—Sí tiene un rumbo, porque hay una agenda cultural muy amplia, que va desde la escuela de cine, la cineteca municipal que haremos, la feria del libro, el festival de la primavera y el festival de la guitarra que se harán en marzo.

 

‘Intereses mezquinos’

Oscar Blancarte señala que los golpes bajos a través de las redes sociales van a seguir porque “hay intereses creados, intereses mezquinos que han manejado al Instituto de Cultura desde tiempo atrás”.

—¿Raúl Rico y su gente tenían un cacicazgo en el Instituto?

—Así es.

—¿Consideras que tu antecesor manejaba un concepto de cultura fifí?

—Así es.

—Los apologistas de Rico decían que con la salida de éste se ponía en peligro la Cultura en el puerto.

—Así es. Esa es la cultura fifí, y lógicamente les afectamos intereses. Desde el principio el alcalde les hizo saber que no tendrían privilegios y que iba a haber un cambio de rumbo. Un cambio de rumbo que se ha dado y pues no les gusta a muchos privilegiados, que cultura la maneje yo. Y entonces crean falsas informaciones, a través de las redes sociales que es lo más fácil del mundo, que cualquier gente anónima ponga un perrito en la foto y manden por WhatsApp una información falsa.

—¿Consideras que llevas el barco y tú llevas el mando?

—Poco a poco, porque yo no conocía nada del carnaval, no sabía de los eventos que se hacían de las candidatas, ni detalles de cómo se organiza el carnaval…

—¿Tu antecesor Raúl Rico no preparó cuadros?

—Así es, no preparó cuadros y estamos encontrando mecanismos para tener cuadros y poco a poco, ha sido una… sin dinero, porque dejaron las arcas vacías, el señor Raúl Rico, y que había que pagar impuestos.

 

—¿Con cuánto dinero partió el barco y de dónde salió la lana?

—El señor alcalde sabe que contábamos con un millón y medio de pesos para organizar los eventos y esos eventos que realizamos los organizamos básicamente gracias a mi gestión con los colaboradores del Centro Municipal de las Artes, entre otros…

“Iniciamos el 2 de noviembre con un evento muy bonito y muy popular, gracias al Instituto Municipal de la Juventud, a la participación ciudadana y al equipo que colaboraba conmigo. Pero eso no significa que no sea un paso que se tiene que dar al  momento que las cosas estén puestas sobre la mesa. Ver con qué elementos buenos contamos y qué elementos malos.

—¿Te refieres a los tripulantes del barco?

—Así es. Los elementos que puedan entorpecer mi labor y que no obedezcan mi autoridad ¿no? Tal vez se acostumbraron a manejar al ritmo del extitular a Cultura, un ritmo muy especial en donde cada quien tomaba decisiones y aquí las decisiones las tomo yo.

—¿El químico Benítez ya te dio la autoridad del barco?

—Así es. Soy el capitán del barco. Tuve una entrevista con él, en donde me dijo que tuviera la seguridad de mi cargo, que las redes sociales son chismes, y vamos para adelante.

 

Conspiración marismeña

—Te fuiste a la ciudad de México ¿cuáles fueron los motivos?

—Pedí un permiso al Consejo por chismes y diretes que había en redes sociales de que yo privilegiaba a una candidatita a reina del  carnaval, cuando esa candidatura es por subasta y por votos y dinero… no era así, pero yo me deslindé, me hice a un lado para que no entorpeciera las elecciones y no hubieran malos entendidos.

—Fue como un breve descanso en la navegación…

—Aproveché… de alguna manera se lo había pedido ya al químico hacerlo pasando el carnaval, para ir a arreglar asuntos familiares a México, porque yo me vine de una manera abrupta a asesorar al Químico y había dejado pendientes, entonces aproveché para arreglar problemas familiares que tenía. Y problemas económicos…

—¿Consideras una infamia falsa lo que circula en redes sociales?

—Es una infamia, porque afecta la moral y la integridad de las personas, a tal grado de que yo reflexioné ahora que estuve en México, porque uno de mis hijos me preguntó que si era cierto que yo andaba con una mujer casada.

—¿Qué le dijiste?

—Le dije: hijo yo siempre te he enseñado la cultura del respeto y no hacer lo que no te gusta que te hagan. Eso que se maneja en Mazatlán es un chisme. Y me dice: ‘pero papá, te puede matar el esposo de la señora por un chisme’. Le dije: yo conozco al esposo de la señora, es amigo mío, y hemos platicado como gente adulta y hemos sabido que es un chisme. Es una información falsa, una infamia, porque está poniendo en prestigio la calidad moral de la señora y la moral mía y están poniendo en peligro la integridad de la familia.

—¿Con ese chisme de Facebook se ha puesto en peligro tu vida?

—No, no tanto, pero puedo decir que hay otras gentes que sí me han comentado que tenga mucho cuidado, porque hay pasiones desencadenadas en el carnaval. Y me preocupa mucho porque yo viví en una ciudad de 20 millones de habitantes desde que era estudiante de 10, donde la personalidad de uno se dispersa y se fusiona con la multitud. Y de alguna manera el llegar aquí y encontrar una cultura del chisme y darlo como un hecho válido, me parece deleznable.

—¿Pero tienes miedo de qué algo te pase?

—Pues no, porque no he recibido ninguna amenaza, por fortuna, directa, pero me tengo que tomar mis reservas, porque vienen las candidatas de las reinas del carnaval y no sé qué personas puedan encontrarse ahí.

 

‘El cambio de rumbo disgusta a privilegiados’

—¿No ves en Cultura que además de ti, puede haber un poder tras bambalinas?

—Tal vez mi visión profesional…me impide ver. Soy cineasta, pero he trabajado en la función pública como subdirector de educación naval y conocí la administración pública.

—¿Como cineasta ya tienes una trayectoria?

—Como cineasta también he producido y conseguido fondos y soy buen gestor, soy un gestor natural y tengo mi capital político muy grande y me siento muy seguro de mi mismo, me siento muy capaz de mí mismo.

—¿Cómo has salido de las auditorías?

—En todas las auditorías gracias a Dios he salido bien. Entonces tengo capacidad, tengo asesores fiscales, tengo despachos contables, tengo abogados que me manejan mi empresa y tengo una coproductora que es Leticia Arellano, que fue reina del carnaval de Mazatlán, que maneja las finanzas de la empresa.

 

Los monigotes

—¿Piensas revisar el organigrama de Cultura?

—Pasando el carnaval retomaré el asunto del organigrama y veremos qué gente funcionó, qué gente es capaz, y qué gente no funciona para el Instituto.

—¿Sientes que tienes el espaldarazo del alcalde para hacer eso?

—Se lo haremos saber al alcalde.

—Se dice que tú eres un artista ¿nunca has sentido que algunos subordinados tuyos te han querido tratar como un monigote?

—El asunto de los monigotes es una decisión mía… prácticamente los monigotes pensé hacerlos diferentes, novedosos, hacerlos para los niños que básicamente están alejados del carnaval y que no entienden mucho del carnaval y por eso pusimos el espantapájaros, la muñequita y elementos que de alguna manera sean atractivos para los niños y van y se toman las fotos.

Hace días el alcalde aceptó que los monigotes están feos…

—No importa, puede criticar muchas cosas y uno acepta los errores y los defectos de uno pero así se ha dicho, así se ha escrito. Están hechos y de alguna manera a mucha gente le gustan.

Pero que quede claro que eres un artista…

—Sí soy un artista práctico, mi vida se ha regido por la capacidad. He recibido premios y reconocimientos nacionales e internacionales. Me siento muy orgulloso de ser yo, de ser Óscar Blancarte, un mazatleco que viene a dar a Mazatlán lo mejor de sí.

Artículo publicado el 17 de febrero de 2019 en la edición 838 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 914
02 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Alerta ámber