Ejército de Liberación Nacional se atribuye autoría de atentado en Bogotá

explosion-bogota

El guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) asumió hoy lunes en un comunicado la autoría del atentado explosivo contra la Escuela de Cadetes de Policía ocurrido el pasado jueves 17 de enero en Bogotá, el cual dejó 21 muertos, entre ellos 20 jóvenes estudiantes y al atacante que ejecutó la acción.

La agencia Apro dio a conocer que según el ELN, la Escuela de Cadetes de la Policía “es una instalación militar” porque en ella “reciben instrucción y entrenamientos los oficiales que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente y dan trato de guerra a la protesta social”.

Por tanto, agrega la guerrilla en el comunicado divulgado este lunes, “la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas es lícita dentro del derecho de la guerra” y “no hubo ninguna víctima ningún combatiente”.

En los hechos, sin embargo, la Escuela de Cadetes de la Policía es un enorme complejo de edificios que tiene una gran afluencia de visitantes civiles y de familiares de policías.

Entre los 68 heridos que dejó el atentado del jueves figuran tres menores de edad, entre ellos una niña de 3 años, según informó del director de la Policía Nacional, Oscar Atehortúa.

La comunidad internacional ha condenado de manera enfática el atentado terrorista del jueves, desde América Latina hasta la Unión Europea.

Los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas emitieron una declaración en la que reafirmaron que “el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacional”.

Y plantearon “la necesidad de llevar ante la justicia a los autores, organizadores, financiadores y patrocinadores de estos condenables actos de terrorismo”.

El ELN aseguró en su comunicado que, en sus campamentos, que son bombardeados por las Fuerzas Militares, “también se capacitan combatientes y oficiales”.

Agrega que “es entonces muy desproporcionado que mientras el gobierno nos ataca, plantee que nosotros no podamos responder en legítima defensa”.

La guerrilla, única que queda en Colombia tras la firma de un acuerdo de paz con las FARC hace dos años y dos meses, planteó su disposición a acordar con el gobierno “que se respeten determinadas áreas e instalaciones militares estatales, y determinadas áreas y campamentos donde opera el ELN”.

Como reacción al atentado del jueves, el presidente colombiano Iván Duque pidió a Cuba detener a los 10 delegados del ELN que están en la isla a la espera de una posible reactivación de los diálogos de paz que inició el anterior mandatario Juan Manuel Santos.

Al asumir el cargo, en agosto pasado, Duque dijo que mantendría los diálogos con esa guerrilla siempre y cuando suspendiera los secuestros y las acciones armadas y delictivas, lo cual no ocurrió.

El viernes, el presidente colombiano reiteró esas condiciones al ELN como un paso previo para establecer un diálogo con ese grupo armado.

El ELN le envió un mensaje a Duque en su comunicado: “Queremos reiterarle que el camino de la guerra no es el futuro de Colombia, es la paz, por ello le recordamos que lo mejor para el país es que envíe a su delegación de diálogos a la mesa para darle continuidad al proceso de paz”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES