Malayerba Ilustrada: Discos compactos

 

Dónde está, dónde. Se preguntó él, mientras, agachado, esculcaba el compartimento ubicado entre los asientos. Se estiraba y estiraba para alcanzar la guantera y un rinconcito ubicado debajo del estéreo, donde también ponían algunos de los discos compactos. Pero no podía, por más que extendía su cuerpo de dieciséis que no tenía prisa en crecer.

Estaban de huateque esa noche. Las diez y la oscuridad era aún joven, pero densa del otro lado de los cristales ahumados del vehículo en el que iban. Su primo, mayor que él, se había sentado a un lado y adelante iban unos amigos. El dueño del carro en el volante y el otro era el más cercano de sus compas.

Andaban mal. Drogas para consumo y para vender, deudas mal pagadas, promesas chuecas y pólvora en los índices. Pero ellos eran chingones, lo máximo: los reyes del barrio, los más temidos en la colonia, los dioses que borran los nombres de las listas malditas, los administradores del mañana y gerentes del futuro, los propietarios de la última palabra, esdrújula y de tres sílabas: mátalo.

Pero esa noche había que festejar, qué madres. Cerveza para todos, tecates blancas y sobredosis de tostitos con chile y Sabritas adobadas. Y que toquen los chirrines, aunque sea en el estéreo del carro. Pero eso sí, a todo volumen. Que se sientan el tololoche por debajo de la piel, como cuando retiembla en su centro la tierra. Que se escuche el acordeón. Órale pariente, ahí les va un corrido perrón, de esos que le gustan a los jefes.

Noche de peda. Ríos de ambarina, agua de fuego. Mares de meados. Por eso hicieron una parada: volver a surtir líquidos bien helados y tirar fluidos calientes en cualquier retrete, o pared o rincón. En el expendio de cerveza hay baño, aviéntate por otro seicito. Es más, cómprate un dieciocho para no andar batallando, y nos vamos a seguir rolando, buscando morritas y pisteando.

Se orillaron para surtirse de tecates. Se bajaron tres, dos de ellos a comprar cerveza y más botana, y el otro, el primo, a mear. El carro con la música a todo volumen, agrietando los cristales. Él se acordó de ese disco, de ese grupo, esa rola que tanto le gusta y que hasta a cantar se anima. Se agachó, se estiró. Dónde está. Y barajeó los compactos sin suerte. Y quedó atorado entre los dos asientos, esculcando compartimentos. Abrió la caja, la guantera, se arrojó al espacio hueco bajo el estéreo. Dónde, dónde.

En eso se escuchó una ráfaga y luego otra y otra. Uno se dirigió al minúsculo baño y soltó la tercera ráfaga. Y él ahí, entre los respaldos y los latidos del bajo y la tuba y la metralla de la tarola. Apenas escuchó. Luego se dio cuenta que nadie regresó. Salió y vio a los tres tirados. Y él con el disco compacto que tanto había buscado, en la mano.

Columna publicada el 30 de diciembre de 2018 en la edición 831 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 855
16 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES