domingo, julio 3, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

¿La derrota de Graciela Domínguez?

graci (1)


Está bien buscar el consenso político en todos los asuntos legislativos, pero de ahí a que en aras de alcanzar ese propósito legitimador no se cumpla con un compromiso de campaña tan esperado, como es la austeridad republicana, pudiera percibirse que los morenistas se están tapando con la sombrilla del egoísmo de la minoría.

Se que hay un debate en la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso del Estado y en ellas se están presentando propuestas alternativas, como esa de los dos diputados panistas, que la austeridad sea integral, es decir, que no solo se reduzca a mochar el cheque quincenal de los diputados sino también el gasto operativo de la Jucopo, que a decir del diputado Villalobos es donde se consume más dinero del Congreso del Estado.

Uno, como observador, como ciudadano interesado en los asuntos públicos, ve con buenos ojos que se le quite el copete a todas las partidas que son ingresos embozados de los diputados y que los salarios sean razonables, no ofensivos, humillantes, a los ingresos promedio de los trabajadores sinaloenses.

¿Qué justifica que los diputados locales, los alcaldes, los regidores o el o la síndica procuradora deban tener ingresos superiores a los de un empresario medio, un profesionista, o un periodista, cuando para ser diputado se necesita tan solo ser votado? Así sea de rebote, como sucedió con los de Morena.

Ese estatus abusivo, recordemos, tiene que ver con un régimen depredador que ha existido hasta hoy y hay que desmontarlo, sin que tiemble la mano, para dignificar la política y volverla confiable entre los ciudadanos.

Y eso no puede venir de otro ángulo político, que no sea el de la nueva mayoría, es su deuda con quienes le votaron, si dejan que la hoy oposición les robe o anule esta bandera de campaña, estarían fallando a los ciudadanos que les votaron con el fin de que hubiera un freno a los abusos en los poderes y la administración pública y lo peor es que alimentaría la percepción de que no pudieron o no quisieron sacar adelante la iniciativa. Y digámoslo claro, se las van a cobrar y caro.

La hoy oposición está jugando a la radicalidad, haciendo la política contestataria de los primeros morenistas, metiendo dudas y recordando sutilmente a los diputados menos comprometidos con el ideario de izquierda que solo son tres años y que es ahora o nunca el momento de que la “revolución les haga justicia” en lo personal.

Es que esos 192 mil pesos multiplicados por 36 meses, en número redondos significan 7 millones de pesos, que para cualquiera es una fortuna y más para aquellos que antes de ganar una curul tenían ingresos modestos, empleos temporales o eran desempleados que vieron en la política una posibilidad de sobrevivencia.

Entonces, proponerle devolver 3 millones y medio al erario, en aras de la austeridad republicana, no resulta buen negocio, y es para algunos un robo en despoblado.

Es por eso por lo que Graciela Domínguez, la presidente de la Jucopo, no haya que hacer haciendo declaraciones aquí y allá, se le ve derrotada y es que probablemente la oposición alcance o ya alcanzó las filas de Morena, pero vamos a suponer que sus 23 diputados están en sintonía y en un acto de expiación expulsan las ambiciones personales, por qué no utilizar esa mayoría para sacar adelante la iniciativa, incluso tomar la palabra a los panistas y priistas que dicen buscar la integridad del acuerdo de austeridad legislativa.

No deben caer en este juego de posiciones que retarda el proceso y que una vez cubriendo la primera quincena, como ya sucedió, y ver el cheque o los cheques, las posibilidades de renuncia se reducen al grado que se cumpla la máxima campirana de “intenta quitar la mazorca a un puerco”, la defenderán con su vida.

Y aquí no vale aquello de que los otros partidos no lo quisieron, son mayoría absoluta y está en sus manos poner un límite al tiempo de negociación, o de lo contrario se impone la “dictadura” de la mayoría.

Es la prerrogativa que en todos los legislativos funciona, incluso lo ha utilizado la hoy minoría cuando ha sido mayoría en el Congreso del Estado, o vemos otra razón para el titubeo, o acaso la misma Graciela Domínguez no está convencida de la medida de austeridad.

Puede ser, no hay que descartarlo, hay algunas declaraciones suyas ambiguas. Por un lado, dice que son los otros y en otro momento ha dicho que cruza todas las fuerzas representadas en el Congreso del Estado, sabe que es una oferta programática de su partido y no se puede echar para atrás, porque de hacerlo mejor que se olvide de su carrera política.

No estaría a la altura de las circunstancias y las expectativas que tiene la gente de los diputados de Morena.

Artículo publicado el 21 de octubre de 2018 en la edición 821 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1013
26 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
gamo publicidad
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.