agosto 22, 2019 12:21 pm

Malayerba Ilustrada: Jornaleros

Cartón malayerba JORNALEROS

El maestro daba clases de mala gana. Cansado de tanto gestionar, pedir, ir y venir para lograr que la secretaría le pagara los dos meses de sueldo que le debía. Harto y malhumorado. Uno de los pobladores supo de sus carencias y lo abordó: te pago cuatro meses de salario, pero suéltame de vez en cuando a los niños.

Él se le quedó viendo y en ese momento esa mirada se lo contó todo: tenía la amapola florida, los bulbos hinchados y le urgía empezar a rallarlos y recolectar la cosecha de goma de opio. El maestro lo miró y lo miró otra vez. No parpadeó: entre pestañas, unos ojos con espinas y sangre, y él falto de lana y abrumado por todo, aceptó.

No fueron dos días sino toda la semana. Los niños en los surcos: bajitos, flacos, de manos pequeñas y todavía delicadas, eran lo que necesitaba la alfombra rosa de las amapolas y los bulbos y esa sustancia viscosa. Un peso mayor, manos torpes, movimientos bruscos, gente de mayor tamaño, habría echado a perder esa cosecha celestial, que parecía jugosa por las ganancias y de mercado garantizado.

El maestro aprovechó y descansó. Atendió asuntos administrativos de ese plantel en el que él era director, conserje, secretario, maestro y hasta consejero de padres y madres y alumnos. Se fue a reanudar sus gestiones, ya sin la presión de los bolsillos secos y la boca con distraídas papilas gustativas.

Los niños llegaban, dejaban mochilas y se iban a trabajar. En pequeños recipientes cilíndricos echaban los lentos y pesados fluidos que salían de los botones de la planta. Una, dos, tres rayas. Varias visitas al mismo surco: exprimir con cuidados de cirujano vascular ese juguete natural, esa hermosa pieza de la amapola, y cortar y cortar y cortar, hasta verla sangrar.

La jornada terminó y las clases reanudaron. El hombre aquel, de sombrero de tres pedradas y voz de mando, soltó a los plebes y le agradeció al maestro, quien contestó un cuando quiera. El fin de semana llegó raudo y los niños pidieron permiso para ir al pueblo más cercano, en el entronque con la carretera estatal.

Entre tiendas, restaurantes, puestos de panes caseros, farmacias, abarrotes y ferreterías, paseaban, miraban, preguntaban, querían: esto, aquello, lo otro. Uno de los mayores se acercó a un señor que comía huevos con machaca y tomaba café. Oiga, don, no trae algo que me venda. Algo como qué, preguntó el adulto. Algo, lo que sea.

Intrigado. El hombre dejó a un lado el tenedor y alejó la taza. A ver, a ver, cómo que lo que sea. Pues qué te traes. El niño metió la mano a la bolsa derecha del pantalón. Un bulto apuñado asomó: dólares y más dólares, brincando, sujetados con una liga, excitados. Y eso, muchacho. Preguntó, espantado. Es que salí de trabajar. E insistió: y no trae una pistola que me venda.

Columna publicada el 26 de agosto de 2018 en la edición 813 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 864
18 de AGOSTO del 2019
GALERÍA
Lluvias ocasionadas por la tormenta tropical 'Ivo' afectan a Mazatlán y Rosario
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

En el caso de la 'Estafa Maestra', ¿crees que además de Rosario Robles se debe investigar a Enrique Peña Nieto y a José Antonio Meade?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral