domingo, diciembre 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Justifican corporaciones las muertes violentas: ‘todos tienen relación con drogas’

diego


La mañana del domingo 19 de agosto, entre un monte que circunda a unas parcelas al sur oriente de la ciudad, un cadáver fue plantado justo a un lado del bordo del canal Lateral 18.

No era novedad el hallazgo, porque el sitio ya había sido elegido por asesinos para dejar los cuerpos de sus víctimas, incluso desde tres meses atrás de que la policía municipal los encontrara. Los restos mortales los habían dejado a flor de tierra, envueltos en hule agrícola negro y hasta colgados en ramas de árboles. Algunos tenían mensajes con el que los desalmados justifican el asesinato, pero no se lo adjudicaban ni se identifican como grupo letal.

La oleada de homicidios dolosos llevó al director de la Policía Municipal, Carlos Alberto Acuña Ronquillo a justificarlos: todos tienen relación con drogas o tuvieron relación con grupos delictivos locales.

La misma siembra de cadáveres tuvo otro efecto: silenció a la Vicefiscalía de Justicia en la Zona Norte, y peor aún, los funcionarios encargados de dar la cara por los hechos violentos que sacudían a la ciudad cada 36 horas, se ocultaron bajo las enaguas de las secretarias y la fortificación de sus oficinas refrigeradas.

Pero el hallazgo de la víctima de ese domingo era diferente. Entre los jefes de la policía municipal comenzó el rumor que se extendió como reguero de pólvora: es el Diego. Y luego surgieron los vaticinios: habrá una nueva matanza en la ciudad basados en sus propias hipótesis, que formularon bajo la premisa de traiciones internas o lucha por ascensos en el clan local de “Los Mazatlecos”, brazo narcomenudista y de asesinos leales al Cártel de Guasave que fundó Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro, resquicio del diezmado Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva que a su vez se separó del Cártel de Sinaloa tras la traición y entrega de Alfredo Beltrán Leyva, el Mochomo, el 21 de enero del 2008 en Culiacán.

Los uniformados hablaron a condición de no ser identificados y ofrecieron sólo datos generales, pues aseguraron que el acopio de información de inteligencia se da en filas militares. Aseguraron que al Diego se le fincaba ser organizador de una célula que operó en el poniente de la ciudad, pero tras una recomposición interna fue desbancado.

Un día antes de ser encontrado sin vida, policías recibieron una denuncia sobre la privación de la libertad de un civil en la colonia Jiquilpan. Se enteraron de que se habían llevado a Diego A. R. R.
En sus indagaciones, también se enteraron de una segunda versión de la desaparición del joven de 29 años de edad, que habría sucedido camino a la colonia José Ángel Espinoza Ferrusquilla, a donde se dirigió tras recibir un telefonazo.

CARLOS ACUÑA. ‘Información reservada’.

El jefe de policía Acuña Ronquillo, parco y escurridizo aceptó que Diego era relacionado en hechos delictivos sucesivos y continuos relacionados con delincuencia organizada. “No puedo decir más, esa información es reservada por inteligencia. Nosotros sólo apoyamos las tareas que nos asignan”, dijo.

Diego era un viejo conocido de policías veteranos, pues apenas cumpliendo la mayoría de edad, fue preso por el asesinato a sangre fría del soldado Jesús Alberto Gutiérrez y de balear a su acompañante, Austreberto Arredondo Osorio, a las afueras de un expendio cervecero, en el bulevar Centenario y Emiliano Zapata, en febrero del 2010.

Una fuerza de tarea militar lo atrapó en el hotel El Pueblito tras recibir la denuncia anónima de que en una de las habitaciones se encontraba el homicida del soldado. Entonces se decomisó una pistola reglamentaria.

El joven Diego había tenido una adolescencia azarosa, pues su padre Antonio Rubio, el Toño Cerote había desaparecido dos años antes, luego que un grupo de sicarios lo privara de la libertad responsabilizándolo de haber consumado un cuantioso robo domiciliario en la casa de un narcotraficante en el poblado Gabriel Leyva Solano, Guasave. Desde entonces, Toño Cerote, quien contaba con detenciones por venta de drogas, no ha sido localizado.

Los forenses que revisaron el cuerpo de Diego encontraron signos de tortura y dos balazos en la cabeza, uno de ellos en la frente, a manera de “tiro de gracia”.

Tras correr el rumor de la muerte de Diego, los deudos reclamaron el cuerpo. Lo velaron. Horas después lo sepultaron. Dos tamboras amenizaron el cortejo fúnebre, y con disparos al aire, civiles lo despidieron.

La matanza vaticinada por policías no ha sucedido.

Artículo publicado el 26 de agosto de 2018 en la edición 813 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.