Ataque contra Bartlett es porque trasnacionales le temen: Rosío Vargas

rosío 2

Detrás del polémico nombramiento de Manuel Bartlett como director de la CFE se esconde el oscuro negocio de las trasnacionales y sus aliados en México para aniquilar a Pemex y la CFE, señala académica experta en energías e  investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte

Renuente al inicio de la entrevista por compartir su opinión en torno al golpeteo político entre los organismos que aglutinan a los grandes empresarios y el virtual Presidente Andrés Manuel López Obrador en torno al nombramiento de Manuel Bartlett como futuro director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la doctora Rosío Vargas Suárez, experta en energías en México y Asesora del Senado de la República en esta área, declara que detrás del linchamiento político contra Bartlett Díaz por parte de los grandes empresarios mexicanos, está el riesgo de venirse abajo el gran negocio de las trasnacionales por aniquilar a Pemex y la CFE e importar el gas y otros combustibles de los Estados Unidos a México.

Las imputaciones que señalan al ex secretario de Gobernación sobre el fraude electoral y otras, es solo una cortina de humo para obligar a López Obrador a retractarse de poner al frente de una de las dos empresas energéticas claves para el país, a un hombre que si algo le caracteriza es su defensa a ultranza de los recursos energéticos de la nación frente al voraz apetito de los empresarios nacionales coludidos con los grandes intereses de las trasnacionales europeas y norteamericanas, dijo.

Entrevistada vía telefónica, la Asesora del Senado aclara: “Ojalá y pueda yo ayudarle porque en realidad soy más académica que política. Pero le he prestado interés a su petición porque desde el 2008 conozco al senador Manuel Bartlett y desde entonces colaboro con el Senado —sin cobrar honorarios—, apoyando en temas de energía. Y puedo afirmar que es un hombre absolutamente honesto, congruente con su visión nacionalista, y precisamente por eso creo que lo están atacando”.

La investigadora adscrita al área de estudios de Globalidad del Centro de Investigaciones sobre América del Norte en la UNAM, afirma que “no es por incapacidad por lo que se cuestiona al Senador Bartlett para ocupar la dirección de la Comisión Federal de Electricidad; detrás de esta campaña de linchamiento está el empresariado incómodo que ve en Bartlett la figura del funcionario que va a pisar callos de los grupos empresariales que tienen el control de las tres áreas más delicadas y donde hay más corrupción y justo donde están todos los grupos económicos nacionales y extranjeros.

“En la Comisión Federal de Electricidad es donde convergen todos estos grupos económicos trasnacionales y por eso están viendo ya la posibilidad de que empezarán a ponerles límites en sus intentos por acabar con Pemex y la CFE para tener todo el control del mercado y la producción de dos áreas económicas muy importantes para el país que son las energías renovables y la producción de gas natural”.

—¿A que grupos se refiere?

—Uno de ellos son las empresas españolas que controlan el área de las energías renovables y que están haciendo grandes negocios con subsidios promovidos por el gobierno mexicano, incluso en las negociaciones del TLCAN, aun cuando sus operaciones distan mucho de cumplir con políticas ambientales tan elementales como la baja de emisiones.

“El otro grupo que se disputa el control de los energéticos de la nación son los propietarios de las empresas trasnacionales con sede en Estados Unidos, que controlan la producción del gas natural que extraen del suelo mexicano y luego se lo venden a empresas como la CFE, de tal forma que coludidas con grandes empresarios mexicanos tienen el proyecto de aniquilar a la CFE y quitarle esa capacidad de producción y a partir del  2019 hacerla depender totalmente de la importación de gas desde los Estados Unidos.

“Esto, en los análisis hechos por los especialistas en política energética, es considerado el grandísimo negocio que tienen ya cocinado las trasnacionales estadounidenses y los empresarios mexicanos agrupados en organismos como la Coparmex y sobre todo el Consejo Mexicano de Negocios”.

La especialista y autora de libros como El papel de México en la integración y la seguridad energética de norteamérica, aclaró que “la propuesta del  presidente electo Andrés Manuel López Obrador ni siquiera ha sido tocar la reforma energética porque sería tanto como provocar una invasión de los Estados Unidos, y en esto ha sido muy prudente”.

“Si con el nombramiento de Manuel Bartlet están poniendo a operar organismos como el Consejo Mexicano de Negocios para que se retracte de imponerles a un enemigo de los grandes empresarios, imagine echando atrás la reforma energética lo que pasaría”, cuestiona la experta en  temas como la política energética de México y Estados Unidos y geopolítica de la energía.

Hasta ahora, ni el virtual Presidente electo ni el recién nombrado director de la CFE para el próximo sexenio han dicho una sola palabra que indique que los van a sacar, pero en la lógica de estas trasnacionales, el negocio es completo y temen que una visión nacionalista les limite la capacidad de ganancia.

Para la experta, el haber concesionado a las empresas extranjeras las áreas estratégicas del país es un asunto sumamente delicado, al grado que estas mismas empresas están obligando a Pemex a conectar sus ductos con los gigantes de Estados Unidos y Canadá como “Kinder Morgan”, creando un conflicto de soberanía. Y en esto, los grupos empresariales de México asumen como si no pasara nada.

El telón de fondo en toda esta polémica en torno a Manuel Bartlett como futuro director de CFE se explica en el interés que tienen estas empresas estadounidenses por mantener la depedencia de la CFE del gas importado del vecino país y en ello están utilizando a la Coparmex, el Consejo Mexicano de Negocios y echar abajo tal nombramiento porque además, grandes empresarios como Slim, esta metido con gasoductos en la frontera, Bailleres tienen interés en las licitaciones y detrás de ellos hay todo un ejército de lobistas empresarios de negocios; universidades como el ITAM,  lideres de partidos políticos y demás grupos binacionales que están empeñados en asegurar los interés de la clase empresarial mexicana y del exterior.

En el caso de lograr imponer sus intereses, señala, México estará ante la desventaja de estar sujeto a que estas empresas nacionales y extranjeras pongan los precios y costos  que se les antoje en la cuestión de los contratos para la extracción de combustible como gasolinas, gas LP y quien va a pagar el error es el consumidor de a pie.

Autora en coautoría con Manuel Bartlett sobre un análisis de la reforma Energética de Felipe Calderón, la doctora Rosío Vargas, sostiene que Calderón entregó mediante régimen de contrato las áreas económicamente claves para el país, es decir la su privatización. Con Peña Nieto se consolida el marco jurídico para crear las condiciones legales a estas empresas sobre el uso y explotación de los recursos naturales estratégicos de la nación.

Por eso la idea de no producir gas en México y de importar todo el gas de los Estados Unidos es el grandísimo negocio que estas trasnacionales pretenden amarrar con la clase empresarial mexicana. Y tocar esta parte es apenas la punta del “iceberg” de toda esta cloaca de corrupción que amenaza con el aniquilamiento de estas dos grandes empresas mexicanas que fueron concesionadas por el gobierno de Calderón y Peña Nieto al gran capital trasnacional.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1101
GALERÍA
inician las campañas electorales rumbo a los comicios del 2 de junio en México.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.