Revive sismo, temor del ’85 en la Ciudad de México

sismo-6-8-ciudad-de-mexico

El reloj marcaba poco más de las 13:14 horas, cuando la alerta sísmica comenzó a sonar. Casi al mismo tiempo todo comenzó a sacudirse con furia en el departamento en la colonia Cuauhtemoc. Bajé corriendo por las escaleras y afuera me topé con oleadas de personas, que al igual que yo buscaban ponerse a salvo.

En el exterior los edificios, árboles, y cualquier estructura se tambaleaba de un lado a otro. Perdí la noción del tiempo, mientras me movía también. Y de pronto todo paró. Desconocía la magnitud de lo ocurrido, pero al recorrer las calles, la realidad superó mis temores.

Afuera todo era caos. Los autos estaban detenidos, los automovilistas habían bajado a observar la escena. Había edificios en llamas, otros colapsaban o comenzaban a hacerlo. Se oían sirenas, gritos. El temor del sismo del 19 de septiembre de 1985, 32 años después había revivido entre los capitalinos.

No sabíamos qué nos esperaba, pero al caminar por las calles, nos empezamos a dar cuenta de la magnitud del daño, edificios que comenzaron a colapsar, el tránsito vehícular se detuvo, no había transporte público de ningún tipo.

El reloj siguió avanzando, mientras comencé a recorrer las calles a pie, pues no había forma de desplazarme. Cada vez había más gente afuera, nadie se atrevía a regresar a sus casas o trabajos. El temor de que se vinieran abajo las edificaciones, se fue apoderando de todos.

Me tocó también el sismo de 8.2 grados del 7 de septiembre pasado, y comparado con el de hoy, que más tarde supe que fue de 7.1, fue la forma en que se movió. En aquella ocasión fue oscilante, es decir que el movimiento es horizontal, en este caso fue trepidante, es decir que la sacudida fue vertical, de ahí el daño ocasionado.

Con el paso de los minutos la información comenzó a fluir. El caos estaba en todos lados. Había edificios en llamas, otros colapsando, y dentro de ellos se oían gritos pidiendo auxilio.

Las olas de gentes se convirtieron en ríos y luego en mares. En las calles todos querían ayudar. Los soldados, los cuerpos de auxilio, policías, comenzaron la tarea de retirar los escombros, de rescatar a las víctimas. Ahí las manos sobraban.

La incredulidad era compartida, mientras la grotesca escena de una ciudad en ruinas se iba multiplicando por todos los rincones de la Ciudad de México.

Una hora antes del sismo se había realizado el simulacro para recordar el de 1985. Y como una mala jugada del destino la historia parecía repetirse. El dolor y el miedo regresaba de entre los escombros, de entre los gritos y el ulular de las sirenas.

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.