abril 11, 2021 4:16 AM

¡No pasarán!

pas-diputados

 

Cuando todo mundo esperaba que Héctor Melesio se fuera de vacaciones y diera vuelta a la hoja, dio reversa y sentó a sus diputados. Algunos probablemente ya estaban en traje de baño tendidos en un camastro de playa, buscando olvidarse del escándalo de la obsesión de su dirigente.

 

Les ordenó que la iniciativa que habían retirado iba de nuevo pero antes, para legitimarla,  se pondría a consideración de organismos de periodistas y profesionales en unos foros ad hoc.

 

Aquellos, seguramente sin chistar, tomaron sus arreos de playa, dejaron a la familia  y volvieron a esta tarea penosa. Y penosa porque solo ellos la apoyan. Ya los dirigentes de partidos y los organismos ciudadanos les dijeron a los diputados pasistas  que no los acompañan en su cruzada contra la libertad de expresión.

 

No es una cuestión de matizar, acotar, precisar la iniciativa de ley, como parece tener como fin esos foros que se montarán y seguramente lo llenarán con universitarios comprometidos con el “proyecto”, sino del sentido de una propuesta a todas luces retrógrada e inoportuna. Vamos, contrario a la prevalencia de uno de los pocos bienes públicos vigentes que dicho de paso se ha vuelto un problema de vida o muerte.

 

No veo cómo el gremio de periodistas, por más que en éste hay muchos por conveniencia y sobrevivencia, pueda avalar algo que vaya contra su quehacer cotidiano.

 

Bueno, quizá me equivoque parcialmente, los “periodistas” y “medios” pasistas están a la orden de lo que se les indique desde la calle Ramón Corona.

 

Pero por los antecedentes nugatorios, quizá, el objetivo no sea sacar la iniciativa sino mantenerse visible en los medios de comunicación. Hay un aforismo político que reza: “Vale más que se hable mal de ti, a que no se hable de ti ni una sílaba”. De ser, es un recurso infame y frívolo, cuando se lucha contra la libertad de expresión.

 

Más todavía cuando la violencia criminal escala y obligaría a que los dirigentes políticos asuman sus responsabilidades públicas. Haciendo que los tres poderes hagan su trabajo y definan estrategias de contención de este lastre que en los últimos meses ha cobrado la vida de cientos de sinaloenses.

 

Y peor, que no se ve cómo pueda retroceder, aun cuando se haya militarizado el estado. Los hechos de las últimas semanas han escalado al punto que la carretera de cuota es escenario de enfrentamientos armados, sin que toda la “fuerza del Estado” logre garantizar la seguridad y el libre tránsito, afirma uno de los principales indicadores del llamado “Estado fallido”.

 

Es cuando la iniciativa aparece como frívola e inoportuna. Evidentemente hay problemas mayores que lastiman la seguridad y la economía regional, más aún cuando existe una amenaza latente contra el periodismo crítico y que debería llamar a conjuntar esfuerzos para evitar que en Sinaloa se cumpla lo que lastimó recientemente al periodismo en Chihuahua y Baja California.

 

En definitiva, insistir en sacar adelante la iniciativa de ley que ahora se le llama “antidifamación”, es un despropósito que está más allá de los acuerdos que podrían tenerse entre el PAS y el PRI. Es un asunto de interés público en el que nuevamente las voces se van hacer oír incluso en los propios foros pasistas.

 

Como al unísono, los republicanos españoles gritaban: ¡No pasarán!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 949
04 de abril del 2021
GALERÍA
MÁS DE 90 MUERTOS Y DECENAS DE DESAPARECIDOS POR INUNDACIONES EN INDONESIA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos