martes, noviembre 30, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Alcohol y juventud, mezcla peligrosa

 

accidente-elhabal-1

Casi la mitad de accidentes automovilísticos son provocados por jóvenesentre los 20 y 29 años

 

En México, las lesiones generadas por accidentes viales son consideradasun problema de salud pública; para 2013, la carga de la enfermedad a causa de las lesiones por accidentes de tránsito se ubicó como la sexta causa de muerte, y en 2015, en Culiacán los accidentes viales tuvieron un incremento de 18.1 por ciento.

El fenómeno continúa la tendencia al alta y durante los primeros tres meses de 2017, Cruz Roja ha atendido en Culiacán 385 accidentes viales, los cuales han provocado la muerte de 10 personas, tres de ellas en choque y siete en volcaduras.

Según la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, en 2016 en Culiacán se  tuvieron poco más de mil 500 accidentes viales y ningún deceso,aunque cifras de Cruz Roja de esta ciudad capital indican que hubo 4 mil 060 incidentes, y 22 muertos por atropellamiento, 24 por choque y 9 por volcadura.

Y de acuerdo a cifras de la Secretaría de Salud, en Sinaloa de 2014 a la fecha suman alrededor de 5 mil accidentes viales al año, lo que ha ocasionado un promedio de 600 defunciones.

Apenas el pasado fin de semana, dos mujeres fallecieron a causa de un accidente de tránsito provocado sobre la carretera México 15, cuando viajaban de Mazatlán a Culiacán con un grupo de niños,luego de asistir a un selectivo de boxeo.

Una segunda oportunidad

Ante esta situación, desde 2007, en todo el país se estableció un plan de acción sobre seguridad vial que incluye actividades intersectoriales y acciones de seguimiento, sin embargo, los accidentes automovilísticos son la primera causa de muerte en niños de 5 a 14 años de edad en Sinaloa y la segunda causa de fallecimiento entre personas de 15 a 35 años.

Y el 26 de mayo de ese mismo 2007, la vida de Miguel Ángel Brown Salazar cambió para siempre. Un accidente de tránsito hizo que perdiera una de sus piernas y a sus 25 años. Ahí, uno de sus amigos no contó con la misma suerte y terminó perdiendo la vida.

“Fue en la Isla Musala, en ese entonces yo tenía 15 años de edad. En el accidente los pronósticos no eran alentadores, toda la parte derecha del cuerpo me la lastimé, la tuve hecha pedazos; tuve tres infartos cerebrales y por el golpe en la cabeza que tuve no se pudo atender los golpes y las fracturas que había en mi lado derecho porque los medicamentos resultaban contraproducentes al cerebro”, explica Miguel.

La historia la ha contado un sinnúmero de ocasiones y ha sido publicada por diversos medios de comunicación; el suceso que le cambió la vida a Miguel Ángel lo sigue contando para llevar un mensaje.

Hoy día, con una carrera universitaria y una labor como voluntario al interior de Cruz Roja Culiacán, Miguel Brown ha obtenido logros, entre los que destaca el ser seleccionado nacional en el equipo de futbol de amputados y también de baloncesto en silla de ruedas, y el más importante, una enseñanza de vida.

“Valorar más los detalles, valorar más cada situación; nada está escrito, la verdad que a mí a partir del accidente me ha ayudado muchísima gente, gente que ni conozco, familiares, amigos y de hecho me inscribí a Cruz Roja porque tengo la necesidad de devolver un poco de la ayuda que he recibido”.

De recuerdos amargos

Juan Carlos maneja con precaución su automóvil. Es un Chevrolet 2016, recién lo compró en noviembre del año pasado y para ayudarse en sus gastos, invierte tiempo como socio conductor de Uber.

Cuenta que regularmente labora por las noches, ya que según dice, es donde hay más trabajo y que además, ayuda a crear conciencia; a cada pasajero le cuenta la misma anécdota, un recuerdo amargo de su pasado.

“En septiembre de 2010, en pleno festejo de la Independencia, mi hermano, yo y otros amigos nos fuimos a un antro a pegar el grito, uno estaba ‘chavalo’ todavía y pues salimos como toda la plebada a festejar, yo no sabía que mi hermano se iba a matar”.

El festejo fue el del Bicentenario de la Independencia de México, su hermano menor perdió la vida en un accidente vial en donde dos personas más resultaron heridas. El accidente fue en Mazatlán y a casi siete años del suceso revive el momento.

El evento, explica, lo dejó sin su hermano mayor quien iba al volante cuando un automóvil embistió el vehículo que tripulaba, ocasionando que éste se volcara. Los tripulantes del otro coche huyeron del lugar, dejando sobre la escena latas de cerveza y una botella de whisky.

“Andaban pedos, pues, todos andaban pedos: mi “carnal” y los que le chocaron andaban pedos pero pues el único que no la contó fue él. Los plebes dijeron que los vieron y que se acercaron, les dijeron que iban a pedir ayuda, pero pues se pelaron”.

En Sinaloa, en el 40 por ciento de los accidentes viales está involucrado el alcohol y la edad promedio en las defunciones por este incidente oscila entre los 20 y los 29 años, según datos de la Secretaría de Salud.

Juan Carlos se lamenta. Dice que los operativos del conductor designado y de los alcoholímetros no son suficientes, porque “uno agarra la onda hasta que le pasa, hasta que pierdes a alguien”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 983
28 de noviembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte oficialmente en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.