jueves, enero 20, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

El tamaño sí importa

 

 

el-tamano-2

 

 

 

Cuando gozaba de fama, dinero y salía con las chicas más guapas, Diego (Vadhir Derbez) no volteaba a ver a su empleada Vivi (Ximena Ayala) ni cuando le daba indicaciones, mucho menos se sabía su nombre, pero recién salido de la cárcel y sin un peso en la bolsa, el chico sí accede a que ella le pague la cuenta del bar, y aunque todavía no la identifica muy bien, eso no será impedimento para que comiencen a salir.

Como Vivi siempre ha estado enamorada de Diego, no le será complicado tratar de complacerlo en todo, por lo que serán frecuentes las invitaciones a comer en casa, salir al cine, hacer ejercicio en el parque y escucharlo para que se desahogue de esa mala racha que no lo deja.

En una de esas pláticas, la chava le muestra a su ex jefe su portafolio de diseños de ropa, y éste le sugiere ciertos cambios. Los amigos se darán cuenta que hacen buena mancuerna para el trabajo, así que se dedicarán a crear vestidos y revolucionarán el mundo de la moda.

Todo parece que va muy bien: Vivi ya no esconde sus sentimientos hacia Diego, y a éste tampoco le es indiferente ella, el problema es cuando la fama y el dinero aparezcan de nuevo y él se distraiga en situaciones que pongan en riesgo la relación que tiene con, la ahora exitosa diseñadora: el chico tendrá que hacer una buena labor de convencimiento.

Desde Perfume de violetas (2001) Ximena Ayala demostró que la actuación es lo de ella y es, precisamente, su interpretación uno de los aspectos que salvan a El tamaño sí importa (México/2016), dirigida por Rafa Lara. Tampoco se trata de que haya logrado algo extraordinario, pero es lo más honesto y natural que entrega el filme.

A pesar de su gran esfuerzo, no se puede decir lo mismo del trabajo de Vadhir Derbez, quien ni borracho, triste, alegre, galán, o de jefe convence. Para colmo el actor y cantante desafortunadamente luce igual a su papá, no sólo en el poco o mucho parecido físico que pueda tener con Eugenio Derbez, quien hace un cameo en la película, sino porque le heredó algunos gestos y hasta recursos para hacer reír.

Lo otro rescatable de la cinta son esas cortas apariciones de Jesús Ochoa y Laura De Ita como esa pareja que vive en el mismo edificio del personaje de Ayala, quienes son muy asiduos y creativos para las relaciones sexuales.

El filme abusa en caer en lugares comunes, de ahí que es exageradamente predecible: la típica tímida que se cree fea, que se enamora del apuesto jefe y está segura que jamás le hará caso, pero un golpe de suerte provoca que la voltee a ver; el rico que de la noche a la mañana se queda sin dinero y tiene que aprender a vivir como pobre; la mala juagada del novio y compañero de trabajo a quien lo sacó de la mala racha; el regreso de la chica al seno familiar cuando se ve derrotada y necesita de los consejos del padre; y un largo etcétera que restan credibilidad a la cinta y la vuelven poco atractiva.

A pesar de todo, El tamaño sí importa se arriesga y entrega un final interesante, en el que se puede ver a una Vivi empoderada, libre, quien lejos de aferrarse a la dependencia, aprende a valorase y valerse por sí misma. Vaya a verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.